El cacerolazo a Dios

Publicado por: admin el Vie, 31/01/2020 - 20:17
Share
A esta columna llegó la siguiente circular:
“El Comité Nacional de Paro,
CONSIDERANDO
El cacerolazo a Dios

A esta columna llegó la siguiente circular:

“El Comité Nacional de Paro,

CONSIDERANDO:

– Que los seres humanos y demás seres vivos venimos sufriendo, desde el comienzo de los tiempos, la devastación y la muerte en virtud de fenómenos naturales como los terremotos, los tsunamis, los huracanes, los ciclones, las inundaciones, los cambios climáticos, el deterioro intrínseco de la naturaleza, etc., todo lo cual se explica porque la Tierra quedó mal elaborada; – Que esta conclusión también es observable en las numerosas afecciones físicas y mentales que los seres humanos podemos sufrir, debido a que la Humanidad también quedó mal elaborada, respecto de lo cual el señor Giuseppe Vita, cuando presidía la compañía farmacéutica alemana Schering AG, afirmó: ‘De las 30.000 enfermedades conocidas, actualmente solo pueden ser tratadas con más o menos éxito unas 10.000’ (cfr. revista Deutschland, N°. 5, Berlín, noviembre de 1995), a lo que se suman acontecimientos como las hambrunas, epidemias, pandemias, pestes, etc. – Que además de las situaciones a las que se refiere el párrafo precedente, los seres humanos estamos sometidos a muertes naturales horribles, tristezas profundas, desgracias personales y familiares de toda clase, demoledoras incertidumbres existenciales, problemas agudos de creencias, dolorosos procesos de envejecimiento y otras vivencias aterradoras para el Homo sapiens, pruebas, así mismo, de que la Humanidad quedó con ‘defectos de fabricación’; – Que, como si todo lo anterior fuera poco, los pobladores humanos del Cosmos generamos o somos víctimas de una portentosa cantidad de odios, pobrezas, desigualdades, egoísmos, venganzas, delincuencias, guerras, perversiones, indiferencias, insolidaridades, asesinatos, torturas, afectaciones a la naturaleza y otros nefandos males que tallan el alma; – Y que al ser nuestro deber, y el de todos los colombianos, llamar la atención de Dios acerca de las incomprensibles y dolorosas situaciones listadas, este Comité

RESUELVE:

 Citar a la ciudadanía colombiana a efectuar diversos cacerolazos en todo el país entre las 7 de la noche del próximo jueves y las 7 de la noche del viernes siguiente.  Señalar como objetivo expresarle al Creador, en donde quiera que esté, tanto en nuestro nombre como en el de quienes ya no habitan la Tierra, el asombro, el malestar y el pesar por las situaciones indicadas.  Fijar como tema de meditación, según ya lo planteara el filósofo Epicuro en la antigüedad, si esas imperfecciones existen porque Dios no quiere suprimirlas (lo que indicaría que no es infinitamente bueno), no puede (lo que indicaría que no es infinitamente poderoso), o no sabe (lo que indicaría que no es infinitamente idóneo). Escenarios que no admitía el filósofo alemán Gottfried Leibniz al afirmar que vivimos en ‘el mejor de los mundos posibles’, si bien una experiencia crítica similar a la de Epicuro la vivió el filósofo Voltaire al preguntarse, tras el terremoto que arrasó la ciudad de Lisboa el 1 de noviembre de 1755: ‘¿Cómo puede Dios permitir la trágica muerte de miles de personas? ¿No se compadece de ellas?’. Respuestas debe haber, pero la Humanidad no las conoce, o las que conoce no son satisfactorias.  Como para este Comité es vital estar al tanto de las reacciones de Dios sobre los cacerolazos y los motivos expuestos, se acordó, por unanimidad, pedir al actual senador vallecaucano Roy Barreras, presidente vitalicio de la ‘Asociación Colombiana de Políticos Mutantes’, ACPM, que se valga de sus habilidades para lograr una cita personal con el Creador y obtener, de primera mano, una explicación o justificación de los males descritos. Nuestro compañero sería, así, un enviado de la Tierra ante Dios, luego un enviado de Dios ante la Tierra, rol que mutaría a Mesías (tal vez por ello hoy luce una larga barba de monje de clausura).  Si en el término de 24 horas el senador no logra ni la cita ni las respuestas anheladas por millones de seres humanos, ordenaremos acciones más contundentes. Dado en Bogotá, D. C. (Distrito de Cacerolazos), a los treinta días del mes de enero del Año del Señor de 2020. Comité Nacional de Paro”. Hasta aquí el texto de la mencionada comunicación. INFLEXIÓN. ¡Por Dios, qué irreverencia la de esta gente!