El caso de Juan Carlos Varela Bellini

17 de julio del 2012

Según Michel Maffesoli (sociólogo francés), los medios de comunicación se han convertido en la arena donde se negocian los significados. No donde se impone previamente un ajusticiamiento público, no donde se invoca implícitamente al linchamiento de una persona o donde se saca provecho de un accidente trágico para ganar réditos con una población llena de […]

Según Michel Maffesoli (sociólogo francés), los medios de comunicación se han convertido en la arena donde se negocian los significados. No donde se impone previamente un ajusticiamiento público, no donde se invoca implícitamente al linchamiento de una persona o donde se saca provecho de un accidente trágico para ganar réditos con una población llena de rabia por vivir en un país de contrastes y de contradicciones sociales.

Esa es la doble moral que caracteriza a las prácticas monopolísticas de los medios masivos de comunicación, para que selectiva y desproporcionadamente, de vez en cuando y cuando les conviene, utilicen todo su poder para al caído caerle. Y el mejor ejemplo de ello, es el caso de Juan Carlos Varela Bellini y los motociclistas vía a la Calera, porque en el trágico hecho lo que hubo fue un accidente completamente involuntario y jamás de los jamases un asesinato premeditado.

Además, la policía que hizo presencia en el lugar de los hechos, ha dicho claramente y hasta el cansancio, que todas las partes involucradas en el accidente, estaban bajo la influencia irresponsable del alcohol y que tuvieron que defender la vida de Juan Carlos Varela Bellini y la de su acompañante, porque de lo contrario, el cuento sería otro.

Pero qué se puede esperar de un país que no le perdona a Shakira el famoso “ublime”. Una mujer que no ha hecho otra cosa que representar con talento, amor y dignidad a todos nosotros los colombianos. Y ahora resulta que el gremio de los motociclistas son los abanderados de la inteligencia vial, cuando todos sabemos que son los que más infracciones de tránsito e imprudencias cometen.

En todo caso, como bien lo dijo Mario Fernando Prado en su columna del periódico El Espectador, que la justicia sea justa y que no se deje presionar por los medios de comunicación o por ningún gremio en particular. Y así como lamento profundamente el fallecimiento de los tres motociclistas y no me quiero imaginar el dolor de sus familias, tampoco me quiero imaginar cómo estará de destruido emocionalmente un hombre bueno como Juan Carlos Varela Bellini y su familia, que desde un principio le han dado la cara al país, porque están dispuestos a responder y lo único que piden es el derecho a tener un juicio justo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO