El curioso encanto de los uribistas con el caballo

El curioso encanto de los uribistas con el caballo

30 de julio del 2017

El amor por los caballos no es sólo de los uribistas. Sería entregarle exclusivamente a ellos esa afición. Tengo entendido que Rodrigo Lara Restrepo también tiene sus buenos ejemplares. Y también Maluma. Y un largo etcétera.

Posiblemente, Colombia no había tenido un presidente tan buen caballista. E incluso uno que fuera capaz de montar con un tinto en la mano. ¿Y también con una copa en la cabeza? (¿Esto último se lo vi a él u otro personaje?).

Entonces, resulta “normal” que un uribista –el representante Álvaro Hernán Prada-, apoyado por toda la bancada, haya logrado aprobar el proyecto “por medio de la cual se declara como patrimonio genético nacional la raza autóctona del caballo de paso fino colombiano y se dictan otras disposiciones. [Raza del caballo de paso fino como patrimonio genético]”, hoy es una ley de la República que pretende proteger la genética de este ejemplar”.

Álvaro Hernán Prada1 - Sal y dulce

Prada –montador desde niño en finos caballos que llevaba del cabestro el hoy senador Ernesto Macías (como mayordomo de algunas fincas), sustentó la ley con el argumento de que alrededor del caballo de paso fino colombiano se generan 364.142 empleos directos e indirectos, según estadísticas que presentó al Congreso y que nadie se puso a revisar.

Dijo que hay criadores, entrenadores, jinetes, palafreneros, ingenieros de sistemas, administradoras, camarógrafos, narradores, jueces de pista y prepita, digitadoras, contadores, mensajeros, personal de servicios generales, personal de vigilancia, herreros, médicos veterinarios, droguerías veterinarias, funcionarios del ICA, concesiones de comidas, restaurantes, parqueaderos, empresas de publicidad, clínicas veterinarias, industrias de alimentos e insumos para animales, industria de marroquinería, industria de microchips, industria farmacéutica, laboratorios veterinarios y empresas prestadoras del servicio de montaje de pesebreras.

El proyecto de ley posiciona al caballo de paso fino colombiano como una raza autóctona del país y no como una raza general de las Américas. Se trata de un ejemplar trasfronterizo con presencia en más de 20 países, que promueve la economía colombiana en todo el mundo, pues vienen compradores a buscar la raza por ser un caballo destacado, gracias al trabajo de todas las generaciones que protegieron su genética.

El pasado 22 de julio, el representante Álvaro Hernán Prada fue condecorado por Fedequinas y Asdepaso en el marco de la Feria Nacional Agroexpo, por su defensa del proyecto de ley y el gremio caballista.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.