El Huila está “vanidooooso” con el vicefiscal

El Huila está “vanidooooso” con el vicefiscal

26 de febrero del 2016

Como decía “el culebro” Casanova, oriundo de este departamento (estrella del programa “don Chinche”), el Huila está muy vanidoso y orgulloso con el vicefiscal, Jorge Fernando Perdomo.

En un acto abierto, el Diario del Huila en la celebración de sus 50 años, exalta –este viernes- al funcionario como el personaje del año 2015.

Lo interesante del asunto es que la escogencia fue realizada en amplia consulta popular por varias semanas. Los lectores (más de 15 mil) dieron el veredicto.

El periódico, el más tradicional y leído del departamento, dirigido por María Pía Duque, dice hoy en separata especial que Perdomo es el académico y fiscal más respetado del Huila.

“Estructuró la reglamentación de la ley de Justicia y Paz y el marco jurídico. Ha sido coequipero principal del fiscal general Eduardo Montealegre, en la reforma que adelanta el ente investigador”.

Perdomo también ha sido la mano fuerte del Estado contra la corrupción nacional, pero ha estremecido al Huila metiendo a la cárcel a Armando Arias, el poderoso director de Comfamiliar, a quien le comprobó evidentes fechorías en el ejercicio del cargo.

En el Huila le profesan inmenso cariño, la mayoría. Y pavor unos pocos, a quienes les pisa los talones en su brigada contra la corrupción de cuello blanco.

El segundo personaje galardonado (en ese ranking popular) es el exgobernador Carlos Mauricio Iriarte.

Cuando los políticos terminan sus gobiernos, generalmente salen desprestigiados, cuando no a enfrentar la justicia. El caso de Iriarte es excepcional. Salió en hombros de las mayorías regionales que celebran su buen tino, trato respetuoso y eficiencia administrativa.

Iriarte no asiste al homenaje porque a la misma hora su esposa, María Fernanda Ramírez, recibe un doctorado en Bogotá.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.