El viejo Miguel

Publicado por: admin el Jue, 07/11/2013 - 19:15
Por: Ricardo Gutiérrez Gutiérrez

El Cerro de Maco que hace parte de los Montes de María, es el eterno vigilante y la fuente inspiradora de la riqueza creativa de los Sanjacinteros, cuyos primero
El viejo Miguel
Por: Ricardo Gutiérrez Gutiérrez El Cerro de Maco que hace parte de los Montes de María, es el eterno vigilante y la fuente inspiradora de la riqueza creativa de los Sanjacinteros, cuyos primeros pobladores, la cultura Zenú, se caracterizaron por su laboriosidad e ingenio en la agricultura, las artes y en el tejido de hamacas. Esa topografía  favorece un clima que influenciado por los vientos alisios, facilitan las reuniones donde los músicos haciendo gala de su herencia ancestral construyen  preciosas obras musicales. Los Farotos con sus danzas, evocan a los indígenas que se disfrazaban con el vestuario de sus mujeres, para protegerlas de los españoles que las asediaban. Según la tradición el Mama, adornado por llamativos colorines que baila en medio de dos filas, lleva un perrero para darle al bailarín que no lleve el ritmo. En ese ambiente innovador, Los gaiteros de San Jacinto, han conservado la música tradicional de gaitas y tambores heredada del mestizaje indígena. El acordeón llegó producto de la integración comercial y cultural e incorporó a la música nativa, los ritmos europeos, los ritmos cubanos y mejicanos. Al integrarse con el tambor llamador y el alegre de las gaitas, gestó un ritmo parecido al vallenato que lo llamaron "son", que eran canciones sin identificación de ritmos. Producto de esta integración fueron acogidas las creaciones, motivando la producción de las " gaitas " que también  llamadas "cumbias". Exponente destacados fue  Andrés Landero quien inicialmente fue un versado gaitero, aprendió después los secretos del acordeón, utilizando sólo tres dedos. En San Jacinto, en ese ambiente de comercio y de música se gestaron los amores de Miguel Pacheco Blanco y Mercedes Anillo, padres de Adolfo Pacheco, quien además de ser compositor de La Hamaca grande, El viejo Miguel, El mochuelo, Mercedes, y otras composiciones, es un distinguido abogado que se graduó a los 43 años en la Universidad de Cartagena después de muchas vicisitudes en su vida. Miguel fue un campesino humilde muy inteligente, de piel morena por eso le decían " El mojino", descendiente de raza negra, por parte de su bisabuela Crucita Estrada, casada con el Ocañero Laureano Pacheco. Él disfrutaba con la banda del pueblo su canción preferida: "El perro de Petrona" y compartía con su amigo Toño Fernández, alma de los Gaiteros de San Jacinto, quien igual que Teófilo Mendoza, le puso letras a las gaitas. A Miguel no le gustaba que Adolfo se dedicara a la música, consideraba como mucha gente de la época, que "la música es perdición". Mercedes fue una mujer blanca, descendiente de judíos,  le aportó recursos económicos y habilidad comercial al matrimonio, cantaba en reuniones familiares y apoyaba las inquietudes musicales de Adolfo. Miguel tenía un salón de baile llamado El Gurrufero, sinónimo de caballo descuidado, ofrecía grandes festines con la música que traía de Barranquilla, estimulando de esa manera la venta de licor, uno de sus  negocios, igual lo hacía en su Caseta "San Andrés" donde presentaba los conjuntos musicales del momento. Mercedes murió  dejando a Adolfo de 9 años. Esa inesperada partida puso a Miguel frente a un gran desafío, una dura prueba a su coraje y voluntad, pero sucumbió ante el alcohol. La muerte no lo separó jamás de Mercedes, le parecía que sólo era un sueño profundo y que los sueños no tienen distancia. Sintió como la soledad y la tristeza invadieron los espacios más recónditos de su corazón,  se desanimó y al abandonar sus negocios, se fue a la bancarrota. En el merengue "El viejo Miguel" Adolfo describe cuando salió de San Jacinto desconsolado, a vivir a Barranquilla: "Buscando consuelo, buscando paz y tranquilidad el Viejo Miguel del pueblo se fue muy decepcionado yo me desespero, me da dolor porque la ciudad tiene su destino, tiene su mal para el provinciano te queda el recuerdo perenne de su amistad que dejó en la tierra de sus paisanos."