Extremistas que salen del closet

9 de junio del 2011

Simon Wiesenthal es conocido por haber dedicado gran parte de su vida a la caza de los nazis que estuvieron involucrados en el asesinato de millones de hombres, mujeres y niños judíos en campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. El mismo fue un sobreviviente de ellos y aunque sus motivos no fuesen los más altruistas porque indudablemente su prioridad era la venganza y no los deseos vanguardistas de verdad, justicia y reparación, Wiesenthal es una figura a resaltar de la historia reciente.

Después de haber salido del encierro de Mathausen, creó el Centro de Documentación Judía, el cual alimentaría los procesos judiciales de Núremberg en contra de los nazis fugitivos por los crímenes de guerra. Gracias a él fueron apresados no sólo Adolf Eichmann, Karl Silberbauer, Franz Stangl y Hermine Braunsteiner, sino 1.100 criminales más.

Actualmente el Simon Wiesenthal Holocaust Center en Los Ángeles estudia el fenómeno del nazismo, denuncia los reductos neonazis que surgen alrededor del mundo y busca sentar las bases para la eliminación del racismo. Sin embargo, el trabajo de Wiesenthal ha trascendido más allá de este centro de estudio y documentación y hoy éste apoya los Museos de la Tolerancia de Los Ángeles, Nueva York y Jerusalén. Es allí donde a través de experiencias interactivas, están las verdaderas lecciones de vida.

Edward Rothstein, periodista cultural de The New York Times, dice al respecto que ¨ningún museo del holocausto estaría completo sin evocar otros genocidios del siglo veinte como Ruanda, Darfur, Camboya¨. No obstante, la intolerancia en el Museo no se limita a tratar temas masivos como los anteriores, sino que aborda los conductores borrachos, el bullying que flagela colegios de todo nivel, la lucha por los derechos civiles, la discriminación contra los latinos y los homosexuales y el radicalismo en contra de los árabes después de Septiembre 11 de 2001.

En el transcurso del recorrido hay avisos que llaman a ¨asumir su responsabilidad¨; ¨hable¨, ¨piense¨, ¨pregunte¨; todo con el fin de que cada persona que asista tome alguna acción en contra del extremismo y los prejuicios que tantas muertes y dolor han causado.

Los europeos ya se han matado entre sí durante dos cruentas guerras y en Estados Unidos ha sucedido algo similar. Ellos tienen por qué estar pontificando y pidiendo a nosotros, las latitudes más jóvenes, que abramos los ojos frente a las consecuencias de la intolerancia.

Sin embargo, algunos en Colombia parecieran no querer comprender, ni evolucionar como Wiesenthal lo hizo. La revista Semana publicó recientemente la conmemoración del natalicio 122 de Adolf Hitler por parte de cientos de neonazis criollos en un salón de hotel. De igual manera, en la página web heroesvisibles.com –que apoya abiertamente a las Fuerzas Militares y denuncia como comunista o narco guerrillero a cualquiera que las cuestione- se encuentran links a grupos como Avanti Ragazzi, Movimiento Vanguardia Nacional y la Alianza Estudiantil Nacional,los cuales evidentemente son de extrema derecha. Lo que es en extremo alarmante es la cantidad de seguidores que estos grupos tienen y los comentarios que ellos hacen públicos sin ningún resquemor, ver. Preocupante sin duda, en un entorno en el cual estamos buscando la reconciliación.

En el Museo de la Tolerancia hay dos puertas por las cuales entrar. Una de ellas tiene encima un seductor y atractivo letrero que dice ¨Sin prejuicios¨. La otra iluminada de rojo dice ¨Con prejuicios¨. La primera no abre porque de entrada lo que todos debemos aceptar es que somos llenos de prejuicios e intolerantes frente a ellos. Posiblemente aceptándolo logremos en un futuro no muy lejano una sana convivencia en la cual aceptemos las diferencias y convivamos con ellas. Es una manera de aprender la lección.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO