¡Fracasa inteligencia vial!

22 de agosto del 2012

De qué sirven numerosas campañas y cuantiosas sumas de dinero invertido en ellas, si cada semana los colombianos tenemos que enterarnos y lamentar la muerte trágica de peatones en las vías por culpa de la irresponsabilidad. ¿A qué persona inteligente, se le ocurre consumir licor y manejar? No solo está destruyendo su propia vida por […]

De qué sirven numerosas campañas y cuantiosas sumas de dinero invertido en ellas, si cada semana los colombianos tenemos que enterarnos y lamentar la muerte trágica de peatones en las vías por culpa de la irresponsabilidad.

¿A qué persona inteligente, se le ocurre consumir licor y manejar? No solo está destruyendo su propia vida por llevar encima del volante una botella de trago, sino también enterrando los sueños de jóvenes como Nelson Rincón, el hincha de Millonarios que murió víctima de una nueva especie asesina: el depredador del licor.

¿Eso es usar inteligencia vial?, asesinar inocentes colombianos, jóvenes la mayoría, estudiantes empezando a vivir que dejan a sus familias con dos dolores. El primero, no volver a ver a su ser querido y el segundo, ver como los responsables de esos delitos pagan casa por cárcel.

A estas alturas de la vida y con supuestas campañas de prevención vial, las penas deben ser más estrictas para quienes insistan en querer conducir embriagados.

Por culpa de otro irresponsable borracho, Xiomara Rincón, no podrá ver más a su hermano, el joven aficionado de Millonarios, atropellado cuando estaba en una acera con unos amigos, organizando la salida hacia Medellín para acompañar a su equipo favorito en la jornada de fútbol.

Nelson estaba en la acera, no estaba en la calle exponiendo su vida. Eso es lo más sorprendente, que el responsable de su muerte haya llegado hasta el andén donde él estaba departiendo con sus mejores amigos. Nadie imaginó que sucediera ese fatal accidente. Tampoco lo imagina el responsable del mismo, que de seguro al despertar de la borrachera, se encontró con una supuesta pesadilla, que es ahora su realidad. El remordimiento de quitar en cuestión de minutos la vida a dos inocentes y dejar heridos a otros dos.

Es doloroso escuchar el testimonio de una madre en los medios de comunicación llorando y clamando justicia para que sea puesto tras las rejas el asesino de su hijo. Como ella misma lo relató, es injusto ver que mientras va al cementerio a darle sagrada sepultura, el responsable esté tranquilo en su casa.

El senador Eduardo Merlano, a quien hace poco conocimos todos los colombianos, precisamente por el escándalo en un puesto de control vial, debió y debe dar ejemplo a los ciudadanos respecto a su comportamiento en las calles de la ciudad.

Dios quiera que uno de nuestros honorables congresistas se apiade del dolor de estas familias y proponga penas más altas para los que manejan con licor. Porque las medidas hasta ahora impuestas, han sido insuficientes.

Colorario: ¿Por qué el Senador Merlano anda tan campante con su investidura después de los vergonzosos hechos que protagonizó? Si un edil de Bogotá hace pocos días, por algo menos gravoso, como es salir en pico y placa, fue destituido por la ProcuradurÍa. ¿Qué pasa ahí señor Procurador?

Twitter: @g_rodriguezm

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO