Grecia de visita en Colombia

31 de agosto del 2013

El gran museo francés del Louvre ha enviado a Bogotá una colección de 94 piezas originales de cerámica griega y pequeñas esculturas de los siglos VI a IV AC, para conformar la exposición “Dioses, mitos y religión de la antigua Grecia” en el Museo Nacional de Colombia. Se trata de la colección del marqués de Campana una de las más célebres de Europa en el siglo XIX. De los diez mil vasos que conserva el Louvre, tres mil provienen de ese gran muestrario.

El Juicio de París – Siglo IV a.C.

Por estos infortunados años en que Grecia atraviesa por tan descomunales problemas económicos y políticos, sano y justo es recordar sus épocas de esplendor, lo inspiradoras que fueron y  los grandes aportes que transmitieron a nuestra civilización, en términos de democracia, filosofía, lógica, política, arquitectura, fiestas, juegos deportivos (los olímpicos son solo una categoría), matemáticas, teatro, música, arte en general y refinamiento de la estética.

Los vasos griegos son emblemáticos de la vida cotidiana de la antigua Grecia, la cerámica pintada una de sus grandes especialidades artesanales. La muestra expuesta permite apreciar vasos de diferentes variedades, para: [i] transportar y almacenar líquidos (Ánforas, Pelikés, Hidrias), [ii] mezclar vino y agua (Cráteras, Stamnos), [iii] servir y sacar líquidos (Copa, Cántaro, Oinochoe, Olpe, Skiphos), [iv] el aseo personal (Lekanis, Pyxis, Alabastrón, Aríbalo, Lekito, Lébès, Lutrófora).

Dos grandes escuelas marcaron la cerámica griega antigua: la ática y la corintia; estas desarrollaron, esencialmente, dos tipos de grabado: el de figuras negras sobre fondo rojo y el de figuras rojas o negras sobre fondo blanco.

Conceptualmente la exposición presenta tres grandes temas: El universo de la mitología griega, La religión en la ciudad y La religión en la esfera privada. Cada uno con piezas ilustradoras del concepto presentado.

Cada etapa importante de la vida en la Grecia antigua (nacimiento, pubertad, matrimonio, muerte) es entronizada por un rito de carácter religioso. El matrimonio es la celebración más importante, durante tres días se organizan ceremoniales que singularizan los aspectos contractuales, preparan a los contrayentes y honran las divinidades, particularmente las del amor y la fecundidad. La muerte, otro gran evento es también solemnizado para permitir el paso apropiado del difunto al Hades que encarna el infierno; solo los ritos, los sacrificios y las libaciones pueden apaciguar este reino subterráneo de los muertos. Esta ceremonia fúnebre también dura tres días y tiene varias etapas, entre las que sobresalen: la prothesis o exposición del cadáver con el acompañamiento de familiares, allegados y plañideras, y la cremación o inhumación. Los vasos expuestos ilustran bellamente estos actos rituales.

La exposición es una excelente oportunidad para recordar el panteón griego que es fruto de la conjugación de las creencias del Oriente Próximo, de las divinidades prehelénicas, a las que los griegos añadieron las suyas propias, y de cuyo florecimiento nos da parte el gran poeta Hesíodo, contemporáneo de Homero. La mitología griega es rica en grandes aventuras, pasajes y sofisticados intríngulis; alusiones permanentes a ella se encuentran en las cerámicas pintadas expuestas en el Museo Nacional.

Bien vale la pena acordarse de la teogonía griega, según la cual al principio fue el Caos quien engendró a Gea y esta a Urano, pareja que se conformó y engendró a Cronos y Rea, de quienes nacieron los doce Titanes entre los cuales figura Zeus el gran dios. Este, después de gran batalla, se impuso y rescató a sus hermanos que habían sido engullidos por Cronos su propio padre. Zeus, después de la victoria tuvo siete hijos. Este candoroso y agradable culebrón mitológico tiene más de humano que de divino. En él no es difícil constatar que los dioses griegos son una mezcla humana y divina, antropomórficos; de la primera provenían sus caprichos, contradicciones, arbitrariedades, veleidades, y de la segunda: la inmortalidad y el poder.

El monte Olimpo albergaba el cielo en el que vivían de néctar, ambrosía y mil intrigas doce dioses: Zeus y sus hermanos: Deméter, Hera, Hades, Poseidón (Anfitrite, aunque hermana no hacía parte de esta partida) y sus hijos: Atenea, Hermes, Apolo, Dionisos, Artemisa, Ares, Hefestos. Cada uno de ellos especializado en alguna labor terrestre, espiritual o divina. La pictórica de los vasos enseña diferentes escenas de estas divinidades.

Sophie Padel-Imbaud, del museo del Louvre, nos precisa “Esta visión del paso del desorden primitivo al mundo jerarquizado de los dioses, todos personificados y dotados de atribuciones individuales, es la base de la religión de los antiguos griegos”. Una religión claramente politeísta.

El Olimpo griego y sus costumbres prefiguran las etapas que posteriormente sobrevinieron: la romana y la cristiana. Oriente –> Grecia –> Roma –> Cristianismo, es la secuencia que condujo a la cultura occidental. Tantas cosas que nos parecen exclusivas de la religión cristiana tienen origen en la teogonía griega, algunos ejemplos son: los cultos, los ritos, los sacrificios, los templos, los altares, las novenas, la invención de lo divino, el politeísmo poco confesado (dioses trinitarios, vírgenes, santos), el cielo, el infierno, el purgatorio. Los cristianos adaptaron incluso las fechas de festividades para hacerlas coincidir y ganar adeptos cuando no confusión: la navidad, el día de reyes, son solo algunas de ellas.

A título de colofón, invitar a asistir a esta estupenda exposición que excepcionalmente puede verse en Colombia; a nuestros compatriotas  de las diferentes regiones de Colombia que “se den la rodadita” a Bogotá, la otrora denominada “Atenas suramericana”, bien vale la pena un reencuentro con parte de nuestros orígenes culturales. Una excelente ocasión para adentrarnos en esta remota cultura, cimiento de la civilización occidental.

____

PD. “Dioses, mitos y religión de la antigua Grecia”

Museo Nacional de Colombia, Bogotá

11 de julio al 13 de octubre de 2013, martes a domingo

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.