ICBF: Roscograma y la Puerta Giratoria de Samuel Azout…

6 de marzo del 2016

El ICBF no solo tiene problemas de gestión reprochados a su cuestionada directora Cristina Plazas Michelsen –nieta del protagonista de uno de uno de los más escabrosos desfalcos bancarios, Jaime Michelsen Uribe-, quien ya debía estar pensando en renunciar, sino de indigestión pero burocrática -que contrasta con el hambre de los niños(as) de la Guajira y Chocó-, y la presencia de una puerta giratoria alrededor de Samuel Azout, Alto Consejero para la Prosperidad Social antes y ahora Alto Consejero para la Superación de la Pobreza, exdirectivo del propio ICBF, quien al mismo tiempo es socio y miembro de la junta directiva de la Fundación Carulla Aeiou, entidad que ha tenido millonarios contratos con el ICBF.

Roscograma del ICBF

A pesar de las falencias que se conocen del ICBF, quizás la respuesta sea el hecho de que la entidad está siendo devorada por la politiquería del ICBF, nutrida, auspiciada y mantenida por su Directora, Cristina Plazas Michelsen, quien mantiene intocables directores regionales de políticos poderosos o representativos de la U. No se atreve a tocarlos por representar cuotas políticas directas como a la Directora Regional Bogotá, cuota de Ángel Custodio Cabrera, el Director de Caldas de Mauricio Lizcano, el Director del Valle de Dilian Francisca Toro, la Directora de Risaralda de Carlos Enrique Soto –contra quien tramitamos ante el Consejo de Estado una acción de pérdida de investidura…-.

Y cuáles son los Directores del resorte directo de la Directora General, Cristina Plazas: Antioquia, Nariño, Putumayo, Chocó -aunque en la región se dice que también es cuota de Dilian Francisca Toro- , Guajira, Bolívar, Santander. Estos Directores son amigos directos de la Directora General.

La entidad por demás a nivel nacional, ha sufrido cambios permanentes de funcionarios de su equipo. La Directora de Protección Ingrid Rusinque duró solo unos meses. La Secretaria General, ya salió, duró un año. El jefe de Talento Humano, salió después de pocos meses. Se le acusa igualmente a la Directora General, de malos tratos a sus funcionarios y débil capacidad de gestión.

Le Cayó la Roya al ICBF

Convenio de Asociación número 1344 (contrato directo), suscrito entre el ICBF a través de su Secretaria General Sandra Liliana Roya Blanco y la Fundación Carulla AEIOTU, con fecha 30 de diciembre de 2014 -¿regalo de navidad?- por la suma de $6.303.061.536, donde el ICBF aporta la suma de $5.449.344.260 es decir más del 85% de los recursos, así $1.634.803.278 para la vigencia 2014, $3.814.540.982 para la vigencia 2015, como vigencia futura.

La Fundación Carulla AEIOU con aportes en especie por valor de $853.717.276 representado en equipo humano, en dotación, evaluación externa, y plan de comunicación, en desarrollo del Plan Nacional de Desarrollo ¨Prosperidad para todos¨ para ¨asegurar el desarrollo infantil temprano de los niños y niñas en la primera infancia¨. En otras palabras, la plata, más de $5.500 millones, la ponemos los colombianos (as) por orden de su directora Cristina Plazas, a través del ICBF, y los cerca de $850 millones que dice aportar la Fundación Carulla, no son más que parte del beneficio que logra recibir esta por dicha operación, es decir al final del ejercicio no hay dicho aporte.

Uno se pregunta ¿por qué la directora del ICBF, Cristina Plazas, no firmó dicho contrato, siendo la ordenadora del gasto y la responsable directa del manejo de dichos recursos, y en su lugar lo dejó para la firma por la Secretaria General, Sandra Roya Blanco, pese a que conocía de tiempo atrás a Samuel Azout? ¿Sería que la abierta ausencia del respeto a los principios de la contratación pública como son la libre concurrencia y pluralidad de oferentes, derivaron en esta modalidad contractual que da a entender que no habría otra entidad que desarrollara dicho convenio?

Contratación directa con la Fundación Carulla versus libre concurrencia y pluralidad oferentes

Justificada mediante acto administrativo sin número del 30 de diciembre de 2014 – como regalo de navidad, firmado de nuevo por la Secretaria General del ICBF, se declara procedente y justificada la celebración del contrato de asociación y se ordena la celebración del contrato de asociación con la Fundación Carulla AEIOU entidad sin ánimo del lucro para ¨aunar esfuerzos y recursos técnicos y financieros para desarrollar y ejecutar la estrategia de fortalecimiento de la calidad de la educación inicial, desde los seis componentes de gestión de calidad establecidos por el ICBF. ¿Acaso la Fundación Carulla es la única organización que puede desarrollar ese convenio? NO. En Colombia hay amplitud de organizaciones que pueden ejecutar esta labor.

¿SAMUEL AZOUT: FILANTROPIA TRANSFORMADORA O CONFLICTO DE INTERESES?

Samuel Azout: fue Representante directo del Presidente Santos en la Junta Directiva del ICBF, entre Septiembre de 2010 hasta fines del 2011 y además, Presidente de la Junta Directiva.

Samuel Azout: miembro de la Junta Directiva de la Fundación Carulla Samuel Azuot, aparece aun hoy día y lo habría sido desde su fundación miembro de la junta directiva de la Fundación Carulla, como en efecto lo es aún hoy día, pese a ocupar diversos cargos en el gobierno nacional, e incluso en la junta directiva del ICBF.

Samuel Azout: nombramiento como Alto Consejero Presidencial para la Prosperidad

Social:

Samuel Azout quien había dedicado su vida a los supermercados, tras vender Carulla a Éxito, creó y presidió la Fundación Carulla, y se dice que realizó importantes aportes financieros a la campaña presidencial de Santos, -como a la de Sergio Fajardo-. Fue designado por el gobierno de Juan Manuel Santos como Alto Consejero Presidencial para la Prosperidad Social, pese a no contar con ninguna experiencia demostrada con la población vulnerable de Colombia, salvo sus fundaciones con pocos jóvenes atendidos.

La Fundación Carulla a través de su programa Aeio-Tu que cuenta con varios centros en el país. Sin embargo, al parecer dichos programas no funcionan con los subsidios cruzados, como se dice sino fundamentalmente con aportes del Estado. La articulación de actores estuvo a cargo de la Red Unidos, que el Dr. Azout coordinó, cuyos pobres por no decir vergonzoso resultados resultan ser, según expertos consultados, todo un fiasco

Uno se preguntaría si tales posiciones, Consejero Presidencial, Director de Extrema Pobreza, le otorgaron a la Fundación Carulla la ventaja e influencia suficiente para apalancar y obtener los millonarios contratos con el ICBF a cargo de Cristina Plazas, quien por largo tiempo venía siendo la mano derecha del Presidente Santos, – Secretaria Privada- en Palacio y conocida de tiempo atrás de Azout.

Fundación Carulla, Samuel Azout y Sergio Fajardo

Tiempo atrás logramos demostrar que la Fundación Carulla de la cual era miembro de la junta directiva Samuel Azout tuvo como integrante de esta a Sergio Fajardo, incluso durante el año anterior a la elección como candidato a la gobernación de Antioquia, e incluso después de su elección – y aun siendo gobernador- como gobernador, época para la cual dicha Fundación tenía varios contratos con entidades públicas entre ellas ICBF que se ejecutaban dentro del departamento de Antioquia, habiendo Sido Fajardo a varias de ellas, con lo estimábamos se rompía la igualdad de condiciones frente a otros candidatos.

Cabe preguntarse si en todo este marasmo anárquico institucional en que se ha tornado el ICBF, la presencia de la Fundación Carulla, y de Samuel Azout fue meramente casual, o si en virtud de dicha condición se otorgaron dichos millonarios contratos sin pluralidad de oferentes.

Otras lupas:

Saludcoop y Cafesalud: la prolongación del Megacartel de la Salud

Como lo habíamos advertido desde el año pasado en el libro “El Megacartel de la Salud. Palacino, Saludcoop y el Fiscal Montealegre” en el capítulo la Intervención Grosso Modo, el recientemente despedido Presidente de Cafesalud, Guillermo Grosso, se sabía había metido no solamente las manos sino los pies en semejante descalabro económico, el más grande en la historia del país,-como liquidador de Saludcoop- y ahora como el que es caballero repite, los señalamientos de corrupción en su contra no deberían sorprender, lo preocupante es que lo sabía ampliamente el Superintendente de Salud Norman Julio Muñoz –quien por mucho tiempo fue alto directivo de Minsalud, y viceministro de Salud-, el propio Ministro de Salud Alejandro Gaviria Uribe, quien estaba advertido igualmente de este problema, y no hizo nada la problemática del liquidador de Saludcoop, Luis Leguizamón, de quien el Superintendente de Salud –encargado de vigilarlo- se volvió ya no solo en coadministrador, como lo revelan las grabaciones divulgadas, sino su defensor de oficio. Todo parece ser que el epilogo de Saludcoop será la feria de las ventas y liquidaciones de Saludcoop y Cafesalud que representa cerca de 12 billones al año, es decir un botín de un Reficar o dos Isagenes, en solo aportes estatales tras contar con cerca de 5 millones de afiliados humillados, cautivos y mal atendidos, mas sus activos, locaciones, equipos y hospitales.

@pablobussanc
Reddeveedurias2016@gmail.com

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.