Juegos perversos de poder

10 de diciembre del 2010

A varios periodistas les dije lo mismo los últimos años. A Samper lo sostuvieron “Los Cacaos”.

“Los Cacaos” eran Julio Mario Santodomingo, Luis Carlos Sarmiento, Carlos Ardila y Adolfo Arango, dueños de los grupos económicos más pesados de Colombia. Estos personajes no salían del palacio presidencial en donde hacían visible su apoyo a Samper. Creían de buena fe que la caída del Presidente fuera quien fuera y por lo que fuera era desastrosa para el país.

Su visión fue institucional y sobre todo de negocios. Nadie dudaba que Samper recibió millardos de pesos de la mafia para su campaña pero consideraban que para el país era ruinoso que el Jefe del Estado perdiera el puesto si la crisis deslegitimaba al Estado y la democracia. Políticos obraron con la misma lógica.

A “Los Cacaos” se sumó Hernando Santos, director de “El Tiempo”. Se agruparon el poder económico y los medios de comunicación más influyentes: Caracol radio y tv, RCN radio y tv, El Tiempo y El Espectador. Samper no hubiera dado un brinco de no ser por esa batería de megaempresarios con su largo brazo mediático y su ejército de periodistas.

Del lado contrario reclamaban justicia empresarios como Hernán Echavarría, intelectuales, periodistas y políticos entre los cuales me conté.

El desenlace de aquella crisis fue devastador para el país. El Presidente había ganado con trampa y aguantárselo humilló a la población. Se sostuvo pero no pudo gobernar.

Lo que vino en la política fue desastroso. El Partido Liberal que había sido fundamental en la historia colombiana se desprestigió y desperdigó. Subieron gobiernos fruto de la rabia y el desquite de la gente.

Del “Proceso 8000” desencadenado por las conductas corruptas de Samper se saltó a la “parapolítica” que es la propia mafia en el poder. Las noticias de dirigentes en la cárcel, corrupción, crímenes y abuso de poder son pan de cada día desde entonces.

Lo curioso es que los medios de comunicación de “Los Cacaos” y periodistas que sostuvieron a Samper pasaron de la noche a la mañana “con cara de yo no fui” a ser parte de nuevos regímenes que se conformaron en los gobiernos de Pastrana, Uribe y Santos.

No extraña que el establecimiento empresarial esté del lado del poder, esa es su lógica política. Lo novedoso es que en Colombia el poder empresarial y el mediático son lo mismo y de los mismos. La actitud de los medios de “Los Cacaos” no fue clara ni la de buena parte de sus periodistas.

Con su cara de inocentes castigan sin piedad al partido de Samper como si todos los liberales fueran Samper o como Samper y premian a los tránsfugas y oportunistas que salieron corriendo y a los partidos de corto vuelo que inventan para lavarse el pecado original. Caprichos de la política. Parte del poder que perdió el Partido Liberal por Samper cayó en manos de medios de comunicación y periodistas que fueron samperistas.

Los más favorecidos con la pirueta fueron los Santos. “El Tiempo” con Hernando Santos a la cabeza sostiene a Samper y más adelante su hijo Pachito y su sobrino Juan Manuel desertores del liberalismo son ungidos vicepresidente y presidente por cuenta del asco a Samper, el castigo a su partido y en representación de su rosca mediática.

Traigo esto a cuento porque la elección de Viviane Morales como Fiscal rompió esa dinámica perversa. A ella le cayeron como buitres con el cuento de que elegirla era entregar la Justicia al samperismo. Por fortuna no pudieron quemarla con la marrullería con que quemaron a tanta gente buena del liberalismo para subir figurones sin partido y mantener el poder atornillado al dinero y a medios de comunicación que desahucian a los partidos.

El juego político que por fortuna se acaba con la elección de Viviane, mujer liberal de condiciones extraordinarias, dejó años de corrupción que desquiciaron al país. Falta poco para ver en la cárcel la cúpula de poder que engendró y va a reencontrarse con sus aliados del paramilitarismo. Queda la olla podrida que empieza a destaparse.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO