La basura está en la mente

La basura está en la mente

19 de Mayo del 2017

Cuando uno le pregunta a José Malagón, un reciclador de oficio, ¿qué es la basura? él con toda firmeza responde “ son oportunidades y plata, porque la basura está en la mente y la plata está en el piso”.  José pertenece  a una asociación de 350 recicladores que a  diario buscan material reciclable  por todo el barrio Toberin al Norte de Bogotá. Así como él, existen en la ciudad más de 21 mil recicladores que cumplen una de las tareas urbanas  más importantes  para proteger el planeta y la ciudad, reciclar los residuos que desechamos los 8 millones de capitalinos.

Los  bogotanos producimos 6 mil toneladas diarias de basura,  eso es como depositar cada día un edificio de 7 pisos de desechos  en el relleno de Doña Juana. Sin embargo la ciudad solo recicla el 17% del mismo; particularmente el plástico, el papel, las latas, el cartón, pero la realidad es que se podrían aprovechar el 60% de todos esos residuos. Tenemos un sistema de aseo y aprovechamiento que es insostenible y al borde del colapso. No se puede seguir permitiendo un esquema que recoge, transporta y deposita basura en un relleno. En pleno siglo XXI, se requiere una ciudad que reduzca el consumo innecesario, reúse mejor sus materiales y recicle al máximo sus residuos.

Después del desastre y la improvisación del Ex Alcalde Petro con su propuesta de aseo, nos acostumbramos a vivir en una ciudad sucia, con bolsas de basura en las esquinas, firmas vandálicas en la paredes y fachadas, lo mismo que llantas usadas tiradas en los andenes;  nos ahogamos literalmente en la misma basura que producimos, cuando lo que hay allí,  es una oportunidad maravillosa para crear empleos verdes y proteger el medio ambiente de nuestra ciudad. Si recicláramos más como sociedad, habría que tener menos rellenos sanitarios con malos olores, menos calles, quebradas y ríos contaminados, como también menos emisiones de CO2. El reciclaje es una forma concreta de proteger el planeta.

La nueva licitación de aseo para Bogotá debe ser innovadora, no nos podemos permitir seguir en lo mismo, recoger basura para botar basura. La administración Peñalosa debe emplearse a fondo para que sea un esquema con áreas de servicio exclusivo,  en donde los operadores de aseo hagan recolección, barrido y limpieza con la mayor eficiencia, pero simultáneamente debe lograr que los recicladores se conviertan en verdaderas empresas de aprovechamiento de los residuos de la ciudad. La Corte Constitucional ha señalado que son ellos los únicos que pueden aprovechar el material reciclable de la ciudad y ha señalado una serie de acciones afirmativas que se deben emprender para garantizar los derechos de este grupo poblacional, que han cumplido una tarea urbana y ambiental que nadie más ha querido realizar.

Al ser los recicladores un grupo poblacional vulnerable, sus asociaciones son débiles, por lo tanto el Distrito debe iniciar un proceso de  fortalecimiento, para convertirlas en verdaderas empresas de aprovechamiento de residuos. A partir del año pasado comenzaron a recibir un pago que se recauda con la tarifa de aseo y que les permitirá tener ingresos y desarrollar nuevas acciones para agregar valor a los servicios que prestan a la ciudad. Deben también emprenderse esfuerzos sociales para apoyar aquellos recicladores adultos mayores y ser implacables para no permitir la participación de niños laborando en este oficio.

Si queremos tener ciudades limpias, embellecidas y protectoras de su ambiente, los nuevos esquemas de aseo deben darse por operadores en zonas de servicio exclusivo y aplicando nuevas tecnologías. El esquema de aprovechamiento de residuos con recicladores debe ser una prioridad en la agenda pública  y la creación de una cultura de reciclaje en todos los hogares,  una máxima social.  Reciclaje sin recicladores es basura.

Todos debemos asumir esta responsabilidad para proteger el planeta y la ciudad, ¿ya recicla usted en su casa?. Comience por lo menos separando en una bolsa blanca todo lo reutilizable; plástico, papel, latas, envases y en la bolsa negra,  los otros residuos. Ya con solo su aporte será inmenso el resultado para lograr una ciudad limpia y sostenible.

*Por Diego Molano

Concejal de Bogotá

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.