Parecidos y diferencias

Parecidos y diferencias

9 de julio del 2017

Participé en la reciente Feria del Libro de Madrid, realizada en el pasado mes de junio, porque se lanzó la edición española de mi novela “Victoria en España”, publicada por la editorial Sial Pigmalión. Esta publicación fue posible gracias al convenio firmado por las editoriales Pijao Editores de Colombia y Sial Pigmalión de España que, en términos generales, hace referencia a la edición de autores españoles en Colombia y la de autores colombianos en España.

Tuve el privilegio de ser parte de esta primera camada del convenio.

Lo primero que se me ocurre de esa participación es contarles algo de mi percepción del evento, por lo que hago una comparación necesaria entre la feria de Madrid y la de Bogotá.

Se parecen porque el centro de cada evento es el libro, solo que en la de Bogotá el libro es ostensiblemente una mercancía, por los costos y el trato a los autores, mientras que en Madrid es un objeto cultural, el libro y el autor son el centro del evento.

En Madrid el escenario es un espacio público, el hermoso parque de El Retiro, en Bogotá es un espacio cerrado y de carácter privado, el recinto de Corferias.

En Bogotá se paga el ingreso, lo que encarece la compra de un libro, con dos puertas de acceso para controlar las entradas, mientras en Madrid es gratis, con las nueve puertas del parque al servicio del público. Como el parque es inmenso, hay que saber qué puertas está más cerca del lugar donde se ubica el evento ferial, aunque pasear el parque es un gran placer por el contacto con la naturaleza.

En Madrid la ciudad provee de casetas de exhibición a las editoriales, en general iguales para todos los expositores, y al ser sin costo permite descuentos que oscilan entre el 17 y 20 por ciento, convirtiendo la Feria en un evento atractivo para el público en general.

En Bogotá cada editorial alquila un espacio, el que quiera según su capacidad económica, a precios impuestos por el dueño del recinto, presentándose el caso de costos por libro superiores en el recinto ferial al de las librerías de la ciudad. Además, una editorial puede tener varios stands si tiene con qué pagarlos.

En las dos ferias hay eventos alrededor del libro, en ambas hay recintos para ello y en eso se parecen.

Mi novela se lanzó en la biblioteca “Eugenio Trías” que, entre otras cosas, hace parte del Parque de El Retiro, y posee espacios para conferencias, mesas redondas y lanzamiento de libros.

Fue una hermosa experiencia participar de la Feria del libro de Madrid, a la que asistí por primera vez en la década de los 80.

Gracias a Pijao Editores por esta oportunidad.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.