Turismo: el salvavidas de empleo para Bogotá 

Turismo: el salvavidas de empleo para Bogotá 

10 de agosto del 2017

Para nadie es un secreto la crisis que estamos atravesando en la capital de la república, pero paralelo a esa situación, el sector turismo arroja excelentes cifras para el primer semestre de 2017 superando todas las expectativas; ha sido este sector – Hotelero, Restaurantes y Comercio-  el que en lo corrido del año,  ha empleado a 17.274 personas en la ciudad y soportado las inclemencias de la desaceleración, que en otros sectores como el de las manufacturas, ha dejado sin trabajo a más de 70.000 personas.

La estabilidad de este sector no es casualidad, si se tiene en cuenta que ha realizado grandes esfuerzos de inversión en el último lustro, con una oferta superior a las 20.000 camas, más de 500 establecimientos registrados, 22.000 restaurantes formales con cartas gastronómicas para todos los gustos y bolsillos y no podemos olvidarnos, del crecimiento en la construcción de centros comerciales que suman casi 75 en Bogotá. Estos datos sin duda, dan cuenta de la capacidad turística de la capital como jalonador de la economía y por ende, su influencia para la generación de empleo directo e indirecto.

Según datos de Procolombia y Migración Colombia, en lo corrido del primer semestre del año, Bogotá fue visitada por 665.489 turistas extranjeros, los cuales invirtieron en promedio $259.000 en alojamiento, por lo que según cifras de COTELCO, se ha percibido ingresos superiores a los $170.000 millones aproximadamente para el primer semestre, con una ocupación promedio superior al 55 %, en la que se incluyen los visitantes que viven en el país.

Hay que resaltar, como la construcción del nuevo Aeropuerto el Dorado, ha sido importante en este proceso. Actualmente desde Bogotá, se cubren 45 rutas directas a 27 países del mundo y 40 rutas a ciudades nacionales. En suma, Bogotá tiene 760 frecuencias aéreas internacionales semanales cubiertas por 24 aerolíneas, y 3898 frecuencias aéreas nacionales semanales cubiertas por 6 aerolíneas. Esto evidencia el importante número de viajeros que por diferentes motivos llegan a la ciudad, situación que debe ser aprovechada para mejorar la imagen de Bogotá, como destino nacional e internacional.

El mismo informe resalta que el 63 % de los visitantes, vienen en plan de turismo y el segundo motivo es el de negocios con el 23 %, es decir que más de 400.000 personas vienen del extranjero con la finalidad de conocer la ciudad y casi 200.000 personas, vienen en plan de negocios. Por supuesto hay que tener en cuenta la importancia de mejorar la oferta y los atractivos para los que vienen en plan de turismo y también,  ampliar el número y calidad de los eventos sobre negocios que se llevan a cabo en Bogotá; en este sentido un gran aliado debe ser debe ser la Cámara de Comercio en coordinación con Invest in Bogotá y el mismo Corferias.

Es relevante hacer profundos esfuerzos en la gestión y promoción de Bogotá como destino, en los países europeos y asiáticos, esto particularmente se evidencia al discriminar el número de viajeros extranjeros de acuerdo al país de origen; el análisis muestra que el primer país en número de visitantes a Bogotá es EE. UU, seguido por Venezuela, México, Argentina, Brasil, Ecuador, Perú y Chile. Es decir que España y Alemania en 9 y 10 lugar son los primeros representantes de Europa, y que en los primeros 15 no existe ningún país asiático.

Los esfuerzos que la administración distrital realice para mantener e incentivar la inversión en estos rubros, así como los recursos invertidos en la promoción de Bogotá como destino turístico, serán importantes para motivar procesos económicos de crecimiento en la capital, generando alternativas de inversión causadas por políticas públicas que realmente sean incentivos, y que encadenen procesos productivos que redunden en el mejoramiento de la empleabilidad de los Bogotanos.

Es imperativo convertir  a Bogotá en una verdadera ciudad cosmopolita, y para tales fines, debe profundizarse en el bilingüismo, implementar señalización en inglés, ampliar el número de guías turísticos y mejorar su capacitación, desarrollar rutas seguras, mejorar el sistema de transporte y por supuesto, trabajar de la mano con los demás sectores de la economía, volver a encarrillar la productividad de las empresas que son jalonadas por el turismo, como la construcción de grandes complejos hoteleros, restaurantes, centros comerciales, que servirán para recomponer la masacre laboral que estamos sufriendo en Bogotá.

Esta ciudad, como las grandes capitales del mundo, debe afianzarse como una meca cultural y de turismo religioso, puerta en el trazado del post-conflicto. Debemos caminar esta senda, mostrándole al mundo las bondades de esta ciudad, ampliando y mejorando la oferta no solo como destino de tránsito, sino como destino de visita, la calidad de nuestros atractivos turísticos deben manifestarse continuamente, aprovechando todos los canales de comunicación disponible, es así, como la visita del Papa aparte de servir como suceso de unidad nacional en pos de la paz, también debe ser utilizada para mostrar los beneficios  que tiene la ciudad en su oferta cultural, hotelera y gastronómica para todos los visitantes extranjeros que lleguen a este evento.

Nos quedan tres tareas que debemos realizar a corto y mediano plazo que deben ser ejecutadas en sinergia por los entes distritales y nacionales de la mano con la empresa privada: Mejorar la promoción, mejorar el destino y consolidar la imagen de la capital de la república.

Por: Roger José Carrillo Campo

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.