Win Sports +: Un golazo o un papelón

Publicado por: admin el Lun, 03/02/2020 - 04:51
Share
¿Porqué Win Sports pasó de ser el canal que todos querían ver, al que muchos rechazan y no desean sintonizar?

El pueblo, que orienta sus gustos, se rebela e incendia las redes. “El Canal lo p
Win Sports +: Un golazo o un papelón
¿Porqué Win Sports pasó de ser el canal que todos querían ver, al que muchos rechazan y no desean sintonizar? El pueblo, que orienta sus gustos, se rebela e incendia las redes. “El Canal lo pagará su madre”, expresa en Hashtag que hace tendencia hace rato y parece ganar por goleada. Las posiciones son radicales. Unos quieren imponerlo con agresividad en la propuesta y lambonería en su defensa. Quienes lo rechazan no tienen consideración ni con la programación, ni con los periodistas, ni con la calidad del juego, el que ven mediocre y sin relevancia, pasando por alto que algunos futbolistas son de lujo y ocasionales son los partidos atractivos. Es claro que el público no tiene lealtad ante la pantalla, porque hace rato cambiaron las formas de ver tv. En muchos casos el control remoto ya no es el mejor amigo. El problema parece ser que ver y no por donde ver, aunque sin duda es evidente el rechazo a varios periodistas, entre ellos los “artistas pedantes”, dueños del insulto y la descalificación. Pero hay otros capaces, con empatía, chivos expiatorios en la controversia. No se trata de tener TV de lujo, porque sin duda Win Sports lo es, con alardes tecnológicos y atractivos visuales… Sino de tener un fútbol de lujo. Y no siempre lo hay porque la desconfianza y la falta de ética competitiva, gana el duelo al juego con alegría, con partidos intensos y emocionantes que llegan de otros torneos, otros estadios y otros países… Y, gratis. En tiempos en los que la crisis golpea los bolsillos pagar por ver no motiva. El hincha tiene otras prioridades. No se si lo comprare. Se que muchos no podrán hacerlo por el costo. Si lo hago, como siempre reduciré el volumen de mi tv, a pesar de la calidad de ciertos narradores y comentaristas, porque desde allí, en muchos casos con verborrea incontrolada, se quiere hacer ver un fútbol diferente al que se juega.