F. Scott Fitzgerald, el testimonio oculto tras El gran Gatsby

24 de septiembre del 2018

F. Scott Fitzgerald creció rápido con su prosa sencilla y llena de vida en el camino de la fama, pero se mismo ascenso apresurado lo llevó a la incontenible situación de una vida llena de excesos, desorden, vitalidad y fracaso. Fue el único hijo de un matrimonio disfuncional, por un lado un padre refinado y […]

F. Scott Fitzgerald

F. Scott Fitzgerald creció rápido con su prosa sencilla y llena de vida en el camino de la fama, pero se mismo ascenso apresurado lo llevó a la incontenible situación de una vida llena de excesos, desorden, vitalidad y fracaso.

Fue el único hijo de un matrimonio disfuncional, por un lado un padre refinado y rígido perteneciente a la aristocracia y, por el otro, una madre provinciana y enérgica. A partir de ese ejemplo se debatió entre dos aspectos de la vida americana que supo mediar a lo largo el tiempo.

Luego de graduarse de Saint Paul Academy, donde publicó su primera historia en el periódico escolar, F. Scott Fitzgerald ingresó a la Universidad de Princeton donde desarrollo gran parte de su potencial literario, escribiendo para musicales, secciones de humor y literatura. Fue allí donde inició la redacción de A este lado del paraíso, su primera novela.

A mediados de 1918 se mudó a Montgomery, Alabama, y allí conoció a Zelda Sayre, con quien estaba decidido a casarse hasta que esta, al conocer las pocas posibilidades que le ofrecía, decidió dejarlo y romper su relación. F. Scott Fitzgerald volvió a Princeton para continuar con la redacción de su proyecto.

La novela salió publicada en 1920 y tres días después ya era un éxito en ventas, al cuarto día se casó con su gran amor, Zelda. A este lado del paraíso porque se convirtió en un testimonio vivo de la moral de una generación. Rápidamente llegó el reconocimiento de la crítica, las ventas no paraban y por tanto el dinero prosperaba.

Publicó otras novelas como ‘Lo bello y lo maldito’ inspirada en parte en esa relación joven y hambrienta de experiencia que conformaban el escritor y su esposa. Suave es la noche, que se convirtió en una de sus últimas novelas completas, que se convirtió en el mecanismo de escape hacia la vida de excesos que llevaba.

Establecido después en la Rivera francesa, en Roma y París, F. Scott Fitzgerald terminó la novela más aclamada de su carrera ‘El Gran Gatsby’ publicada en 1925. Un texto que fue considerado como uno de los más profundos de su época, que reveló la visión tanto de sí mismo como de Norte América que tenía el autor.

Pero ese fue el paso faltante para la caída inevitable del precipicio de la fama. El alcoholismo no lo abandonó y su esposa cayó en fuertes depresiones y trastornos de personalidad, que le implicaron costosos tratamientos que socavaron el dinero de ambos. Asimismo, la creatividad de F. Scott Fitzgerald se empezó a disminuir.

Trató de convertirse en un escritor de guiones cinematográficos pero no logró el reconocimiento que había tenido en sus primeras obras. Finalmente publicó ‘The Love of the Last Tycoon’ que se publicó postumamente tras la muerte de F. Scott Fitzgerald en 1940 por un infarto.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO