Sinclair Lewis, el escritor que rechazó un Pulitzer

Sinclair Lewis, el escritor que rechazó un Pulitzer

10 de enero del 2019

Sinclair Lewis fue uno de los más críticos escritores estadounidenses de su época, a través de sus novelas que describían la vida norteamericana. Es reconocido por ser el primer estadounidense en ganar el premio Nobel de Literatura y por haber rechazado el Pulitzer.

Lewis nació en Sauk Centre, Minnesota, el 7 de febrero de 1885. Quedó huérfano de madre desde muy temprana edad y fue criado por su padre, un médico rural, y una madrastra. Se escapó a los 13 años porque quería ser tambor en la guerra hispano-americana, tiempo en el que recorrió el país y redactó algunos cuentos.

Inició en su adolescencia un diario, en el que consignó algunos de sus primeros poemas y experiencias. Después ingresó a estudiar en la Universidad de Yale, trabajó como reportero y editor literario de algunas revistas y periódicos, entre los que fue discípulo de Upton Sinclair y  redactor del Transantlantic Tales.

En 1912, Sinclair Lewis publicó su primera novela titulada Hike and the aeroplane, pero bajo el seudónimo de Tom Graham. Después, en 1920, sacó a la luz Main Street una especie de cuento de su propia vida, sobre un médico pueblerino que se casa con una mujer joven que trata de acudir a la imaginación para cambiar su vida.

Fue hasta 1922 que adquirió mayor reconocimiento por la publicación de Babbitt. Una novela crítica sobre un empresario típico americano, llamado George F. Babbitt, que es considerado uno de sus mayores logros literarios.

Aunque este es considerado actualmente como su mejor libro, no fue el que le otorgó el reconocimiento. Fue Arrowsmith, publicado en 1925, el que le permitió ganar el premio Pulitzer el año siguiente, pero no lo aceptó. Presuntamente por dos razones; la primera que había sido nominado en dos ocasiones anteriores pero el Consejo de la Universidad de Columbia cambió el veredicto. Otros dicen que lo rechazó porque no se lo otorgaban por la calidad del trabajo, sino porque representaba la saludable atmósfera de la vida estadounidense.

Sin embargo, en 1930 se convirtió en el primer estadounidense en ganar el premio Nobel de Literatura, que le fue concedido “por su vigorosa y plástica técnica puesta al servicio de la descripción, y por su habilidad en la construcción amena e inteligente de nuevos tipos y caracteres”.

Entre sus obras se destacan Ann Vickers (1933), Cass Timberlane(1945), Kingsblood Royal (1947) y The God-Seeker (1949). Pero llegó al final de su vida sin encontrar quién publicara sus obras, llevado por el alcoholismo viajó por Europa en sus últimos años de vida, hasta que murió de un ataque al corazón el 10 de enero de 1951 a las afueras de Roma, Italia.