Profunda tristeza por el fallecimiento de Sonia Valencia Cossio

Publicado por: luis.cifuentes el Mié, 25/08/2021 - 16:40
Share
Sonia Valencia Cossio, hermana mayor del exministro del interior Fabio Valencia, falleció este miércoles 25 de agosto en la ciudad de Medellín.

Distintas personalidades de la política y el periodismo en Colombia han lamentado el fallecimiento de Sonia Valencia, hermana mayor de la familia Valencia Cossio y quien fuera servidora pública desde la  Secretaría General de la Aeronáutica Civil durante el gobierno del entonces presidente Belisario Betancur. Incluso ella y sus hermanos, Ramiro y Fabio Valencia Cossio, fueron amenazados de muerte por el narcotraficante Pablo Escobar.

La recordaremos siempre como una mujer con un espíritu valiente y una voluntad aguerrida; trabajadora como nadie y de una dedicación familiar ejemplar. Asimismo, como una mujer generosa y cariñosa con sus más cercanos amigos. Su carisma fue siempre  la puerta de entrada de su casa y la de todos los hermanos Valencia Cossio. Sin duda, una mujer que deja una huella imborrable en cada uno de los corazones de quienes tuvimos la fortuna de conocerla. Nuestro cariño y admiración acompañará para siempre el más grato recuerdo de su inmensa bondad. Desde la Casa de Contenidos.K&K lamentamos profundamente su fallecimiento”, Adriana Bernal, presidente Casa de Contenidos.K&K.

De la misma manera, sus familiares más cercanos expresaron su tristeza y al mismo tiempo destacaron los recuerdos más valiosos junto a Sonia Valencia Cossio. 

“Es increíble que ya no tengamos su presencia física, eso duele, pero tengo la absoluta certeza de que como ya es espíritu tiene la posibilidad de estar dentro de nosotros y de cada uno. Que nuestras lágrimas de tristeza tengan también el sabor dulce para celebrar su vida. Como todos nosotros, tuvo sus luces y sus sombras, pero cómo ya es Luz, que las sombras se desvanezcan para que brille más su ser luminoso en su generosidad, en el desapego, en el acompañamiento, y en la compañía para con nuestros padres. Hasta luego Sonia, muchas gracias por tu amistad de tantos años, nuestra cercanía en edad nos hizo compinches en muchos aspectos y actividades de la vida. Perdona si no te supe entender algunas veces, pero agradezco tu amor y tu generosidad. Gracias por amar a nuestros hijos y nietos. Hasta siempre hermana y tía alcahueta, te seguiremos amando”, Ramiro Valencia Cossio, hermano de Sonia Valencia. 

“Con gran dolor despedimos hoy a Sonia, mi hermana, gran ser humano y pilar fundamental en la familia. Su velación a partir de las 3 pm y la misa a las 7 y 15 pm en campos de Paz . Agradecemos a nuestros amigos y familiares unirnos en oración por su eterno descanso”, señaló su hermano Fabio Valencia Cossio a través de redes sociales. 

 

"En la familia se sabe de una tía que nunca se casó ni tuvo hijos, una tía alcahueta y generosa que llegaba de sus viajes interoceánicos con las maletas repletas de regalos, que cualquier día aflojaba un ramo de billetes de las más bonitas denominaciones para que sus sobrinos y sobrinas salieran de rumba. O llegaba y pedía un domicilio de hamburguesas o pizzas. La mamá de todos los primos y las primas, dicen, y tienen razón, su amor maternal, despojado de esa sobreprotección en la que cae toda madre, solo representó apoyo, beneficios y felicidad. Costeaba paseos, gestionaba permisos antes negados, levantaba castigos ajenos, intercedía con éxito, era como una superheroína familiar. A mí me ayudó a comprar moto, me ayudó para que pudiera irme de la casa a vivir solo, me mandó a París un año a pesar de mi oscuro panorama, luego me consiguió trabajos a los que nunca hubiera llegado, me ligó miles de veces, hizo por mí un montón de cosas que finalmente hacen parte de lo que soy y que sin ella no hubiera vivido. Pero no solo era la madre de todos los primos: también fue la hija que vivió con la abuela hasta el último de sus días, la niña de la casa, la princesa siempre con su cigarro Kent mentolado en la mano y sus pijamas de seda. Su fuerza, su positivismo imbatible, con ella todo estaba en nuestras manos. Yo pienso que nunca le di la talla, nuestras personalidades eran como el agua y el aceite, y aunque yo lo intentaba cada vez y me sumergía en los mundos que me proponía, terminaba volviendo al mío, al que pertenecía. Por eso valoro tanto esas experiencias que salían de su manga y que muchas veces me hicieron preguntar, “yo qué estoy haciendo aquí”. De algún modo moldearon mi carácter. Creo que si hay una persona que intensificó mi vida y la exacerbó hasta límites insospechados, esa fue mi tía Sonia. Nunca te olvidaré, tía, siempre vas a estar conmigo. ¡Gracias por darme tanta vida!" 

"Posdata. Una vez la tía me prestó su Mini Cooper y ni siquiera alcancé a sacarlo del garaje. Lo choqué contra una pared porque olvidé desactivar el shock antes de meter la reversa, el carro salió disparado hacia atrás (había que activar el shock solo para prenderlo). Subí al apartamento llorando después de ese susto, de ese estruendo, de ese daño tan grande: buena parte de la carrocería y hasta el tanque de la gasolina se habían quebrado, el carro era de fibra de vidrio, tenía la bandera de Inglaterra pintada en la capota, era escaso, exclusivo, llamativo, un lujo. Y Sonia, ni un regaño, ni una mala palabra, ni siquiera le dio mal genio, yo no podía creer esa reacción de mi tía, todavía me sorprende. Lo único que me tocó aguantar fueron las burlas de la familia", Chacho, uno de los sobrinos. 

 

Carlos Andrade Carrasco, su esposa Adriana Bernal, sus hijos José Antonio, Daniela y Valentina, lamentan profundamente el fallecimiento de Sonia Valencia Cossio.