Ser policía no es un delito

Publicado por: maria.vargas el Mié, 09/06/2021 - 08:02
Share
Por: Robinson Castillo.
Ser policía no es un delito

La policía atraviesa por sus horas más oscuras. Han quedado en el olvido los sacrificios de miles de uniformados para contener la violencia sin fin de nuestro país. Los excesos de algunos de sus integrantes durante la presente protesta, han sido un detonante en su contra.

Los abusos han alimentado el odio contra la institución. Y estimularon el relato de una policía delictiva y toda una serie de adjetivos que los equiparan casi al nivel de un grupo ilegal. Es un enfoque desigual, frente a la brutalidad del vandalismo. 

Las cifras son preocupantes. Se abrieron 178 investigaciones, 39 fueron cerradas y 139 están vigentes. Dentro de las conductas en proceso se encuentran, abuso de autoridad, agresión física, homicidio, lesiones personales e incumplimiento de órdenes. Y a quienes cometieron delitos, a responder ante la justicia. Los buenos en esta institución son la mayoría.

Los integrantes de la Policía son más de 169 mil uniformados, desplegados en 2.759 unidades en todo el país, correspondientes a 8 regiones, 17 policías metropolitanas, 34 departamentos, 4 comandos operativos especiales, 219 distritos, 1.241 estaciones, 643 CAI, 515 subestaciones 78 puestos de policías. El asunto es contundente: Ser policía no es un delito. 

Nada justifica una represión fuera de control, pero tampoco se puede lapidar a toda la institucionalidad. Generalizar no contribuye a superar el problema, por el contrario, lo agudiza y atiza la hoguera de la indignación. La policía sigue siendo una gran opción de vida para muchos jóvenes colombianos.

En la primera convocatoria de incorporación para este año, se preinscribieron 59 mil aspirantes, de los cuales 5.024 superaron las pruebas y se encuentran realizando el curso en las distintas escuelas de formación. Son 1.508 mujeres y 3.516 hombres. En la segunda convocatoria de este 2021, ya van más de 16 mil inscritos.

Aunque siempre se debe mejorar. El propio presidente Iván Duque anunció una reforma integral: “Se marca un nuevo hito histórico para que nuestra Policía, fuerte, vigorosa, transparente, cercana, leal, siga sembrando en cada hogar de Colombia un sentido de tranquilidad”

Las denominadas manzanas podridas, no pueden nunca destruir una institución. Al Congreso le corresponde tramitar el proyecto del gobierno y mejorarlo, para poner fin de una vez por todas, a una idea que ha hecho carrera: Que los policías son vándalos y los vándalos parecen los héroes.

La pregunta incómoda:

¿Debe la policía hacer parte del Ministerio del Interior o Justicia?

Siga a KIENYKE en Google News