Situación de científicos agfanos

Publicado por: maria.vargas el Vie, 03/09/2021 - 08:35
Share
Por: María Piedad Villaveces.
Situación de científicos agfanos

En el 2013 un estudio publicado por el Banco Mundial afirma que es necesario que en Afganistán se promueva los estudios en ingeniería y en ciencias de forma que las siguientes generaciones tuvieran habilidades blandas que pudieran impactar su capacidad de impactar el aparato productivo del país.

En el 2014, expertos del Banco Mundial publicaron un reporte en el que daban cuenta de la reconstrucción laboratorios de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Kabul. Según ellos, con el apoyo del Programa de Fortalecimiento a la Educación Superior y del Fondo Fiduciario para la Reconstrucción de Afganistán, se había logrado fortalecer la infraestructura universitaria de seis universidades (Kabul, Balj, Herat, Kandahar, Nangarhar y Politécnica de Kabul).

En el mismo 2015, el decano de ingeniería de la Universidad de Kabul - Mohammad Arif Taniwal - afirmó que cerca de 1.500 alumnos estudian ciencias en los dos edificios de la facultad, de los cuales el 40% son mujeres. De hecho, para el 2018 cerca de un tercio de los profesores en Afganistán eran mujeres y el nivel de alfabetismo de las niñas había aumentado.

Sin embargo, en agosto del 2021, con la llegada al poder de los Talibanes y la retirada de las tropas de Estados Unidos y los demás aliados, se siente un gran cambio en los avances en temas de educación y ciencia que se habían logrado.

Por un lado, los investigadores afganos han mandado mensajes a la comunidad científica internacional pidiendo encarecidamente que no los abandonen. En ese sentido, Investigadores como el geólogo Hamidullah Waizy de la Universidad Politécnica de Kabul afirman que el futuro es muy incierto. Lo anterior, debido a que, entre 1996 y 2001, conocieron el enfoque anti-ciencia de los Talibanes.

La respuesta de los científicos internacionales ha sido diversa:

· En Italia, más de 350 científicos vinculados con el Consiglio Nazionale delle Ricerche (Consejo Nacional de Investigación) firmaron una carta a la presidenta Maria Chiara Carrozza pidiéndole tomar acciones para que los científicos afganos, particularmente las mujeres, puedan migrar a Italia. Ellos consideran que se pueden generar corredores humanitarios que les permita a los estudiantes terminar sus estudios y a los que ya están formados, trabajar como auxiliares de investigación en las universidades italianas.

· En Estados Unidos, el 18 de agosto el director de Scholars at Risk Robert Quinn (una ONG dedicada a proteger a los académicos) envió una carta al Secretario de Estado con más de 2500 firmas en la que le pedía considerar crear un procedimiento menos riguroso para que los científicos Afganos puedan viajar a ese país. Igualmente, envió comunicaciones a los gobiernos de diferentes países europeos solicitando apoyar a los investigadores que desearan abandonar Afganistán.

· ONGs alrededor del mundo se han manifestado también. Entre ellas se encuentran: el programa francés - PAUSE, la Iniciativa Philipp Schwartz de la Fundación Alexander von Humboldt, el Consejo de Académicos en riesgo y el Fondo de Rescate de Becarios del Instituto de Educación Internacional IIE.

Pese a las acciones anteriores, persiste la angustia entre quienes impulsaron a la ciencia y al conocimiento científico desde Afganistán. Las mujeres particularmente sienten una gran preocupación por el trabajo que estaban realizando antes de que los Talibanes volvieran a tomar el control.

Dado que el gobierno colombiano se ha solidarizado con la situación de quienes abandonaron Afganistán, permitiendo el ingreso de 4000 de ellos, será necesario que desde la comunidad científica colombiana indaguemos cuántos de ellos son académicos. A partir de esa claridad, será necesario organizar un intercambio entre investigadores colombianos y afganos de forma que las dos partes se vean beneficiadas mientras que permanezcan en el país. Desde Avanciencia indagaremos con la Cancillería para ver posibilidades de interacción con la comunidad científica afgana que sea acogida por nosotros.