Reflexiones más allá de la vida

6 Abril 2022, 11:47 AM
Share
Creado Por
Armando Martí
En el momento de la transformación, nuestros guías espirituales, nuestros ángeles de la guarda y los seres queridos que se fueron antes que nosotros, estarán cerca y nos ayudarán.
Créditos:
Aaron Burden

Por: Elizabeth Kübler Ross 

Elizabeth Kübler Ross (Zúrich, 8 de julio de 1926 – Scottsdale / Arizona, 24 de agosto de 2004), fue psiquiatra y escritora suizo-estadounidense, quien es reconocida como una de las mayores expertas mundiales sobre los temas respecto a la muerte, las personas moribundas y los cuidados paliativos. Estos son algunos de sus pensamientos reflexivos: 

1. Es necesario que sepáis que sí os acercáis al lecho de vuestro padre o madre moribundos, aunque estén en coma profundo, os oyen todo lo decís, y en ningún caso es tarde decir “lo siento”, “te amo”, o alguna otra cosa que queráis decirles. Nunca es demasiado tarde para expresar estas palabras, aunque sea después de la muerte, ya que las personas fallecidas siguen oyendo. Incluso en ese mismo momento, podéis arreglar “asuntos pendientes”, aunque estos se remonten a diez o veinte años atrás. 

2. Cuando se abandona, el cuerpo se encuentra en una existencia en la cual el tiempo ya no cuenta, o simplemente ya no hay tiempo, del mismo modo que tampoco podría hablarse de espacio y de distancia tal como lo entendemos, puesto que en ese caso se trata de nociones terrenales. 

3. Ningún ser humano puede morir solo, y no únicamente porque el muerto pueda visitar a cualquiera, sino también porque la gente que ha muerto antes que vosotros y a la que amasteis, os espera siempre. 

4. La muerte no es más que un pasaje hacia otra forma de vida. Se han abandonado las formas físicas terrenales porque ya se las necesita. 

Reflexiones más allá de la vida” en la voz del Terapeuta y Coach de Vida Armando Martí© (una adaptación de las frases reflexivas del libro “Reflexiones” por Elizabeth Kübler Ross), para la sección Konciencia de KienyKe.com. Escúchalo, disfrútalo y compártelo:

5. Cada uno tiene el espacio celestial que se imagina, y para mí evidentemente el cielo es Suiza, con sus montañas y flores silvestres. Puede vivir esta transición como si estuviese en la cima de los Alpes, con su gran belleza, cuyas praderas tenían flores de tantos colores que hacían el efecto de una alfombra persa. 

6. Una luz brilla al final. Esa luz es blanca, de una claridad absoluta, y a medida que os aproximáis a ella, os sentís llenos del amor más grande, indescriptible e incondicional que os podáis imaginar. 

7. Después, cuando se muere, ya no es posible volver al cuerpo terrestre, pero, de cualquier manera, cuando se ha visto la luz, ya se quiere volver. Frente a esa luz, os dais cuenta por primera vez de lo que el hombre hubiera podido ser. 

8. Si, hablando simbólicamente, llegáis a la vida como una piedra sin tallar, depende de vosotros el que quede completamente deshecha y destruida o que resulte en un reluciente diamante. 

9. Si vivís bien, no tenias por qué preocuparos sobre la muerte, aunque sólo os quede un día de vida. El factor tiempo no juega más que un papel insignificante y de todas maneras está basado en na concepción elaborada por el hombre. Vivir bien quiere decir aprender a amar. 

10. Es necesario comprender que nada de lo que nos ocurre es negativo, y subrayo: absolutamente nada. 

11. Ser infeliz y sufrir es como forjar el hierro candente, es la ocasión que no es dada para crecer y la única razón de nuestra existencia. 

12. Es presencia de la luz, rodeados de compasión, de amor y de comprensión, debemos revisar toda nuestra vida para evaluarla. 

13. Se crece si no se esconde la cabeza en la arena, sino que se acepta el sufrimiento intentado comprenderlo, no como una maldición o un castigo, sino como un regalo hecho con un fin determinado. 

14. La muerte no es más que el abandono del cuerpo físico, de la misma manera que la mariposa deja su capullo de seda. 

15. La muerte es el paso a un nuevo estado de conciencia en el que se continúa experimentando, viviendo, oyendo, comprendiendo, riendo y en el que se tiene la posibilidad de continuar creciendo. 

16. En el momento de la transformación, nuestros guías espirituales, nuestros ángeles de la guarda y los seres queridos que se fueron antes que nosotros, estarán cerca y nos ayudarán. 

17. Somos culpables de haber destruido muchos dones de la naturaleza y de haber perdido toda espiritualidad. El único modo de aportar un cambio para el advenimiento del tiempo nuevo, consiste en que la tierra comience a temblar a fin de conmovernos y tomar conciencia. 

18. Sólo abriéndonos a la espiritualidad y perdiendo el miedo, llegareis a la comprensión y a revelaciones superiores. 

19. En el momento de nacimiento cada uno de nosotros ha recibido la chispa divina que procede de la fuente divina. 

20. El cuerpo físico no es más que una cosa, un templo, el capullo de seda en el que vivimos durante un cierto tiempo hasta la transición que llamamos muerte. Cuando llega la muerte, abandonamos el capullo de seda y somos libres como una mariposa. 

21. Es importante saber que cada ser humano, desde el primer soplo hasta la transición que pone fin a su existencia terrestre, está rodeado de guías espirituales y de ángeles de la guarda que le esperan y le ayudaran en el momento del paso al más allá. 

22. La energía espiritual no ser usada ni manipulada por el hombre. Existe en una esfera en la que la negatividad es imposible. 

23. En mi opinión, el sentido del sufrimiento es: todo sufrimiento genera crecimiento. 

24. Si alguien dudara de la grandeza de nuestro Creador, no tiene más que reflexionar en el genio que hace falta ser, para crear millones de estructuras energéticas sin una sola repetición. 

25. En la medida en que nos acercamos a nuestra entidad interior, a nuestro yo espiritual, nos cuenta de cómo somos guiados por esta, que es la nuestra y que representa nuestro yo omnisciente esta parte inmortal que llamamos “mariposa”.

Reflexiones más allá de la vida

                                               In memoriam de mi madre Terelinda

                                               (Abril 18 de 1933 - Abril 1 de 2022).

Por: Armando Martí

 

KienyKe Stories