Greenpeace: “Es necesario bajar las emisiones de manera constante y no por una pandemia”

Publicado por: daniela.cortes el Lun, 30/03/2020 - 14:10
Share
La organización ecologista internacional hace un llamado a pensar la crisis climática como un problema grave que necesita medidas puntuales y no como contracara de una pandemia.
Llamado de Greenpeace

Las emisiones de CO2, responsables del cambio climático y el calentamiento global, han disminuido significativamente en los países afectados por el coronavirus. “Si bien es cierto que en países como China y España se han registrado bajas importantes de CO2 y en la contaminación de aire, no es algo que podamos celebrar como un triunfo climático”, aseguró Bruno Giambelluca, miembro del equipo de Clima y Energía de Greenpeace.“Es necesario bajar las emisiones de manera constante con un plan global. Los resultados deben surgir como consecuencia de ese trabajo, y no como efectos colaterales de una pandemia. Debemos unirnos en la lucha climática, que también es global y no conoce de fronteras".

Entre principios de febrero y marzo de 2020, las emisiones de CO2 cayeron casi una cuarta parte en China en comparación con 2019. Asimismo, el norte de Italia y en Estados Unidos comenzaron a registrar una caída en sus emisiones de CO2 y en la contaminación del aire. En ciudades españolas como Madrid y Barcelona se han registrado bajas en los niveles de NO2 (1).“Esto sólo sucedió porque una gran parte de las actividades humanas se ven obligadas a detenerse, en condiciones dramáticas y con graves consecuencias sociales y económicas. Las medidas temporales tomadas para enfrentar al Covid-19 no constituyen una respuesta duradera al desafío del cambio climático”, dijo Giambelluca.

Estas caídas dramáticas están directamente vinculadas a la reducción de las actividades industriales que dependen en gran medida del carbón y el petróleo. Del mismo modo, la desaceleración del tráfico aéreo global y del uso de automóviles parecen conducir mecánicamente a una reducción de las emisiones de CO2. “Sin embargo, no hay nada de qué alegrarse, ya que estos descensos únicos se producen después de un largo período de aumento continuo: los últimos cinco años han sido los más calurosos registrados según el Servicio Europeo de Cambio Climático. Estas situaciones evidencian aún más la grave emergencia climática que el mundo enfrenta. Nuestras acciones deben estar a la altura, ese debe ser nuestro compromiso”, agregó Giambelluca.

De acuerdo a la Organización Meteorológica Mundial, los últimos veinte años estuvieron entre los 22 más cálidos de la historia y la década de 2010 a 2019 fue la más caliente jamás observada.

 

1. En Madrid, desde que el 10 de marzo se implementaron las primeras medidas de contención como el teletrabajo o la suspensión de clases, los niveles de NO2 han bajado día tras día. Una reducción que se hizo patente a partir de la aplicación del estado de alarma el 14, que limitaba drásticamente el uso del vehículo particular. También en Barcelona la contaminación ha bajado de forma muy similar. Desde la activación de la alerta los niveles de NO2 se han desplomado cumpliendo con creces el valor límite que en 2019, por ejemplo, se incumplió en las estaciones más cercanas a lugares de elevado tránsito.