Físicos aconsejan cómo no salpicarse al orinar

8 de noviembre del 2013

Dos científicos de una Universidad de Estados Unidos descubrieron el secreto para que hombres no tengan que salpicarse de orín nunca más.

Físicos aconsejan cómo no salpicarse al orinar

¿Alguna vez ha ido al baño y al orinar se ha salpicado? Si esto le pasa a usted agradecerá los consejos que dos científicos de una universidad de Utah en los Estados Unidos brindan mediante ciencia para combatir este incomodo problema. Randy Hurd y Tadd Truscott se animaron a estudiar el “fenómeno” luego que según expresan, recibieron críticas constantes de sus madres y una que otra frustración amorosa a causa de esto.

En la investigación, los científicos utilizaron un cubo de 18 litros con mangueras conectadas a dos tipos de uretras sintéticas. Los experimentos se llevaron a cabo con una tasa de presión y un flujo que se esperaría de una persona antes de orinar. Con una cámara de alta velocidad captaron al detalle el impacto del chorro, el ángulo que toman las gotitas laterales y verticales cuando chocan contra la superficie, y midieron las distancias y la velocidad de las mismas. Luego, expresaron los consejos.

“El chorro de orina masculina rompe unos 6 o 7 centímetros fuera de la salida de la uretra. Así que en el momento en que llega el urinario, ya está en forma de gotas. Y estas gotitas son las responsables de la formación de salpicaduras en los pantalones de color caqui. Por ello, el secreto primario está en acercarse mucho al recipiente urinario”, dice Hurd en primera medida. A su vez, aconseja tener un “ángulo de ataque” más estrecho, o en palabras más simples “apuntar bien”.

Otros truquitos son dirigir el chorro hacia los lados, con el ánimo de desviar el ángulo de las gotas reflectoras. También aconsejan que si está en un sanitario común en la casa, lo mejor es sentarse o colocar papel higiénico dentro del sanitario para disminuir la aspersión. “Puede parecer una broma de un niño de 12 años, pero es un problema real. Todos hemos estados en baños desagradables con charcos en el suelo, esos lugares son un foco de bacteria”, concluye Truscott en entrevista brindada a la BBC. Los científicos creen que este estudio puede llevarlos a ganar el nobel el próximo año pero algo si es cierto, de llegar a la máxima ceremonia, no irán con los pantalones mojados.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO