Río Guatapurí en peligro latente

Río Guatapurí en peligro latente

12 de Septiembre del 2017

Las autoridades ambientales del departamento del Cesar, reportaron que en los últimos meses se han presentado problemas en el río Guatapurí por el mal manejo de basuras, asentamientos ilegales y delincuencia común amenazan la memoria colectiva del afluente.

También se ha podido determinar que otros factores negativos son las reconstrucciones ilegales, la alta movilización de personas desplazadas y el crecimiento de bandas emergentes que se lucran de la droga en cercanías de las aguas del Guatapurí, en Valledupar.

Santander Beleño Pérez, magíster en Diseño Urbano de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), manifestó que el río Guatapurí es el único sitio de recreación popular de la ciudad; hace 50 años se podían recorrer sus 15 kilómetros, lo cual generó una memoria e identidad urbana.

“¿Qué es lo que la gente recuerda del río? Hace 30 años se habla del ‘pozo del caballo’, ‘pozo del triángulo’, ‘pozo de los cerezos’. Hoy las personas no pueden pasar por allí pues hay barreras tangibles. Los sectores están rodeados por asentamientos, espacios en los que se vende droga y la delincuencia común es la ley”, afirmó el experto.

Estas barreras, como las define Beleño, amenazan la memoria colectiva de la ciudad, en especial la de los jóvenes, quienes no tienen conocimiento ni identidad de lo que para Valledupar representa el paso de sus aguas.

“A finales de la década de los ochenta se empezaron a construir estos asentamientos con todo tipo materiales, y se desvió el caudal del río. Los POT siempre han determinado que esas zonas son de riego por inundación y las personas que viven allí generan tanta basura que cuando llueve el río se sale de su camino y afecta a toda la comunidad”, manifestó Beleño.

Por ello, explica en su investigación, es necesaria una transformación urbana que reubique a las personas que se encuentren allí, lo que hará que bajen los índices de delincuencia, y así mismo reducir la producción de basuras que afectan los caudales.

Actualmente el único lugar identificable para los turistas está ubicado debajo del puente de Hurtado, lugar donde está el monumento de la sirena.

Con información de Agencia de Noticias U.N.