Centro Democrático preocupado por decisión de la Corte en caso de Álvaro Uribe

Publicado por: juan.sacristan el Lun, 03/08/2020 - 07:35
Share
La Corte Suprema de Justicia investiga al expresidente Álvaro Uribe por manipulación de testigos.
Álvaro Uribe

Aunque la ponencia de la decisión ya se encuentra repartida a todos los magistrados de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia, excepto a Cristina Lombana quien se encuentra impedida, no se ha hecho pública la decisión que tomará el Tribunal respecto a la libertad o detención del exmandatario Álvaro Uribe Vélez.

El partido del expresidente Uribe Centro Democrático, inició una campaña en medios de comunicación y redes sociales en la que muestra respaldo al expresidente y asegura que sienten preocupación por los rumores de la decisión que se han conocido a través de algunos medios.

“El Centro Democrático, con el debido respeto que merecen las instituciones y la administración de justicia de nuestro país, expresa grave preocupación ante las diferentes versiones de prensa que avisan la inminente decisión que la sala de instrucción de la Corte Suprema de Justicia se aprestaría a tomar contra el señor expresidente Álvaro Uribe Vélez”, se lee en el comunicado del partido.

Según la comunicación existe una campaña de desprestigio desde la “izquierda internacional” para desprestigiar al expresidente Uribe. La Corte tendrá que decidir, basado en la ponencia que se encuentra en estudio, si ordena la detención domiciliaria del exmandatario o le permite continuar en libertad durante la investigación. 

 “Durante el mandato de la Seguridad Democrática, distintos elementos asociados a la izquierda armada comenzaron a tejer un imaginario criminal desde el cual fueron pre constituyendo la apariencia de una verdad, ficticiamente incriminante, para deformar -en la percepción pública- la conducta institucional y privada de quien ha observado una vida intachable”, afirma la comunicación.

“El esfuerzo asiduo de la propaganda antiuribista, esparcida por redes sociales y medios convencionales, surgió como una reacción cuidadosamente articulada y se concentró en la táctica de conseguir la aniquilación reputacional paulatina, tanto de la obra de Álvaro Uribe, como de su persona, categorizando esos dos propósitos como objetivos estratégicos de la izquierda radical internacional”, agregó el partido.

El expresidente Álvaro Uribe es investigado por la Corte Suprema por los delitos de fraude procesal y soborno, por presuntamente haber intentado manipular testigos en el caso que cursaba contra el senador Iván Cepeda. El exmandatario está investigado formalmente después de haber rendido indagatoria ante el alto tribunal en octubre de 2019.

Cerca de diez meses después de la investigación, por la que ya fue imputado su abogado Diego Cadena, se conoció que el magistrado César Augusto Reyes ya repartió la ponencia de decisión a sus compañeros de Sala, en la que se determinará el futuro del expresidente Uribe.

El Centro Democrático alertó, por medio del comunicado, que la Corte deberá tomar decisión con la solidez absoluta. Además mencionaron que hay una larga distancia entre “el esfuerzo político por desprestigiar y la imputación en estrados de un hombre de semejante dimensión histórica”.

“Una decisión contra la honra de Álvaro Uribe Vélez, sin la solidez absoluta de un acervo probatorio incontrovertible, nos empujaría hacia una inédita paradoja de la historia: Los delincuentes que arrasaron la paz nacional y llenaron de lágrimas nuestros hogares, sentados en el congreso, y el hombre que rescató la nación y sacó a Colombia de la oscuridad, pagando un precio insólito por vencerlos”, afirma la comunicación.

El expresidente es investigado por presuntamente intentar llegar al testigo Juan Guillermo Monsalve para que este torciera su versión en el caso y acusara a Iván Cepeda de ofrecerle beneficios económicos y carcelarios para, así mismo, supuestamente cambiar su versión. 

El abogado de Álvaro Uribe, Diego Cadena, fue imputado la semana pasada por los delitos de fraude procesal y soborno en actuación penal. Según la Fiscalía, el jurista pagó cerca de 48 millones de pesos a otro testigo el exparamilitar Carlos Enrique Vélez, de los 200 millones que le ofreció, para entregar una versión acomodada en el proceso a favor de su cliente.