Harry Styles y el calvario de un concierto en el Coliseo Live

28 Noviembre 2022, 01:51 PM
Share
Luego de una caótica jornada de concierto en el Coliseo Live, con la presentación de Harry Styles, ciudadanos vuelven a hacer un llamado de auxilio por la poca logística interna y externa del lugar.

Con el final del concierto del británico Harry Styles en el Coliseo Live, ubicado en la zona rural de Cota, en la autopista que conecta a Bogotá con Medellín, se cierra una nueva jornada multitudinaria de este centro de eventos que se debate entre ser el preferido de artistas de talla internacional y el causante de monumentales trancones que afectan a los ciudadanos que desean salir o ingresar a la capital

Tras casi cuatro meses de inaugurado, desde el pasado 12 de agosto, el Coliseo Live ya ha recibido a grandes artistas como Marc Anthony, Christian Nodal, Ricardo Arjona o bandas mundialmente conocidas como The Killers o Artic Monkeys, ahora sumando la presentación de un grande del pop contemporáneo como Styles. Sin embargo, este tiempo ha sido también agridulce para los habitantes de la zona y conductores habituales de la vía, quienes se han enfrentado a trancones sin precedentes. 

Kienyke.com visitó la zona del Coliseo Live en pleno concierto de Harry Styles para verificar qué tan grave es la situación que llevan meses denunciando los ciudadanos sin tener mayor respuesta de las autoridades. El resultado no fue muy diferente a lo esperado: una hora de recorrido entre el Puente de Guaduas, en la salida por la Calle 80, hasta el lugar del concierto, un trayecto de 1.4 kilómetros que en un día normal debería tomar unos cinco minutos

Los hallazgos son varios: cantidad considerable de carros particulares parando en plena carretera para dejar a los asistentes al concierto o buscando parqueadero, paradas anormales de las flotas que generalmente conducen a otros municipios de Cundinamarca (y ahora son utilizadas por las personas para llegar a sus conciertos), vans privadas transportando personas y una oferta importante de servicios de parqueadero. 

Una vez superado el punto del Coliseo Live, la vía que conecta a Bogotá con el municipio de Villeta se normaliza, con un tráfico más fluido que contrasta con el trancón que se forma al intentar regresar a la capital. Al final, el tráfico en el retorno se ve alimentado por las personas que regresan de sus viajes, las que se mueven en la zona y aquellas que solo asistieron para dejar a alguien en el concierto. 

De hecho, uno de los grandes problemas que se evidenció en el lugar es que el parqueadero oficial autorizado no queda en el mismo costado del Coliseo Live, sino en el otro costado (sentido Villeta-Bogotá), por lo que muchos asistentes terminan dando la vuelta completa congestionando ambos sentidos de la autopista.

Sin embargo, eso sí, hay que decir también las bondades, siendo principal la dinamización de la economía local que se ha generado con el Coliseo Live con los vendedores ambulantes. Por ejemplo, en el concierto de Harry Styles fue frecuente la oferta de pines del artista, carpas para lluvia, banderas LGBT, sombreros vaqueros o camisetas contramarcadas. 

Al final, la culpa de todos estos atascos, de la poca o incluso nula logística para no convertir en un casos una de las salidas y entradas más importantes de la ciudad, no debería recaer sobre los fanáticos (que asistirían al Coliseo Live o cualquiera que sea el escenario de sus artistas favoritos). Debería recaer, eso sí, sobre las autoridades que dieron el permiso para la operación y que deberían haber exigido un riguroso plan de choque para evitar esta previsible situación.

Y es que lo cierto es que esta está lejos de ser la primera vez que los ciudadanos denuncian caos vehícular por el Coliseo Live. Una primera señal se dio en el concierto inaugural de Marc Anthony, con trancones de más de dos horas para salir de Bogotá en la noche del viernes 12 de agosto. A eso le han seguido las multitudinarias presentaciones de Daddy Yankee o el reciente Harry Styles, así como para marzo se prevé la llegada de Imagine Dragons. 

Claudia López sobre el Coliseo Live

 

La polémica por el concierto de Harry Styles y los trancones, estuvo lejos de ser la única situación que manchó la presentación de quien, según Rolling Stone, podría ser el “nuevo rey del pop”. Detrás de esto también se presentaron graves problemas de organización que derivaron, entre otras cosas, en peligrosas estampidas de personas que provocaron el desmayo de las más cercanas a la tarima. 

La situación llegó a ser tan lamentable, que incluso el mismo Harry Styles se vio obligado a hacer el trabajo del equipo de logística del Coliseo Live y pedir a los asistentes que se organizaran, mientras en algunos videos quedó en evidencia cómo parte del staff del lugar actuó con negligencia y desdén frente a los reclamos desesperados de los asistentes. 

Sumado a ello, tampoco se ha solucionado la desorganización en el ingreso, siendo reportada la utilización de una de las edificaciones “anexas”, conocida como el Arena Mall, para que la gente hiciera filas, todavía que al parecer dicho recinto no está acondicionado para la entrada y salida masiva de personas.

Luego de todo esto llega el momento de buscar culpables, que por supuesto no son los asistentes a los conciertos. Por su parte, Claudia López, alcaldesa de Bogotá, fue enfática en que el Coliseo Live está construído en el municipio de Cota y que por ende no es responsabilidad de su administración resolver el problema. Sin embargo, reconoce los graves riesgos y afectaciones que este centro de eventos le ha traído a la ciudad en materia de movilidad. 

“La deficiente logística y movilidad de ingreso al Coliseo Live en Cota es un riesgo latente para toda Bogotá Región, tal como volvió a ocurrir en el concierto de Harry Styles. Agradezco al gobernador de Cundinamarca Nicolás García que me confirmó que tomará cartas en el asunto”, señaló la alcaldesa a través de su cuenta de Twitter, quien hizo un llamado al alcalde de Cota para atender la situación. 

De acuerdo con la alcaldesa, “no se puede hacer un Coliseo para 30 mil personas como si estuviera haciendo un piqueteadero al lado de la vía”. Y es que al final ese es el tema de fondo con este concierto, que inicialmente estaba planeado para el Movistar Arena y luego en Salitre Mágico: ¿Quién dio los permisos de operación a este recinto que a todas luces no cumple con los requisitos mínimos de logística interna o externa? Hay que desear que, por lo menos, el tema no termine estallando como la “bomba de tiempo” de la que ya tanto se habla. 

KienyKe Stories