Quién era Sebastián de Belalcazar y por qué su estatua en el Morro de Popayán

Publicado por: michell.figueroa el Jue, 17/09/2020 - 09:53
Share
¿Quién era Sebastián de Belalcázar?. ¿por qué había una estatua suya en Popayán? y ¿por qué los indigenas derribaron esa estatua el pasado miércoles?, aquí le contamos.
Estatua Sebastián de Belalcázar

En medio de una manifestación que se desarrollaba en la ciudad de Popayán, Cauca, un grupo de indígenas de la comunidad Misak llegó hasta la estatua del conquistador español Sebastián de Belalcázar y la derrumbó.

"Nuestro Pueblo Indígena Misak se moviliza y derriba en Popayán la estatua de Sebastián de Belalcázar. Su forma de reividicar la memoria de ancestros asesinados y esclavizados por las élites. En señal de protesta por la crisis", dijo Martha Peralta Epieyú, la presidenta Movimiento MAIS. 

La estatua estaba ubicada en ese sitio porque según la historia, Belalcázar fue el fundador de varias ciudades en Colombia, entre esas Popayán. 

Pero, ¿por qué derrumbar la estatua de un conquistador?, ¿qué significa Sebastián de Belalcázar para las comunidades indígenas de Colombia y específicamente de esa zona del país?, ¿qué hizo el conquistador español para ser rechazado por los indígenas?. Comunidades indígenas han señalado al conquistador como un genocida y despojador de tierras. 

El abogado e historiador Alberto Ramos Garbiras explica más a fondo este tema en su columna para el medio de comunicación regional Diario Occidente en la que cuenta quién fue en realidad el fundador de Cali y Popayán.

De acuerdo con la publicación, Sebastián de Belalcázar "practicó el ataque con muertes masivas o genocidios en Panamá, Nicaragua, Honduras, Perú y Ecuador, antes de llegar al Valle del Cauca, cuando tenía 56 años".

En pocas palabras, de acuerdo con la columna de Ramos, Belalcázar no solo habría saqueado las tierras que habitaban los pueblos indígenas sino que se apoderó de sus vidas, los esclavizó y asesinó, según el historiador, el conquistador además los enfrentaba en peleas generando guerras Inter-tribales.


"Bartolomé de Las Casas dice que practicó guerras injustas, crueles, sangrientas y tiránicas. Mataban a los hombres adultos, dejaban vivos a los jóvenes y a las mujeres para esclavizarlas en la servidumbre de todo tipo. Según este cronista de quien nadie duda que recopiló información con otros capellanes, “los indígenas en gran parte de las ocasiones no se opusieron a la llegada de los españoles “cristianos”, porque no sabían de sus intenciones y modo de obrar, pero, los trataron peor que a las bestias, como estiércol de plaza. Todos han muerto sin fe ni sacramento, ¿entonces dónde quedaba la evangelización?”", dice la columna de Ramos.