Ley de comida chatarra: ¿Por qué es necesario el etiquetado de alimentos?

Publicado por: christian.sandoval el Sáb, 10/07/2021 - 16:14
Share
Tras su aprobación en el Congreso, la Ley de 'comida chatarra' se encuentra a la espera de sanción presidencial. Acá le explicamos todo lo que debe saber sobre esta ley y porqué es necesaria para el país.
Comida chatarra

Llegó el fin de semana y con él los días para disfrutar de un buen rato junto a sus seres queridos, acompañando el momento con esas comidas que tanto les gustan. No obstante, como suele suceder con todo aquello que se disfruta en exceso, en ocasiones se olvida lo poco nutritivos que pueden llegar a ser algunos de esos productos que se incluyen por defecto en la alimentación diaria. 

Solo por dar un ejemplo, Nestlé, la multinacional de alimentos y bebidas más grande del mundo, reconoció en días pasados que el 66% de sus productos no son y nunca podrán llegar a ser saludables, según reveló un documento interno de la compañía divulgado por el diario británico Financial Times. 

Dicho informe, que tenía como destinatarios a altos ejecutivos de la multinacional, describe que muchos de sus alimentos, incluyendo el 96% de sus bebidas y excluyendo el café puro, no alcanzan el umbral de “definición reconocida de salud”. Esta medición la realiza la compañía con base en una escala de 5 puntos, siendo 3,5 el puntaje necesario para considerarse saludable. 

El mismo problema, agrega el medio británico, lo presentan el 99% de los productos de confitería y helados de la multinacional suiza y se excluyen todos aquellos productos relacionados con las líneas de nutrición médica, fórmula infantil y alimentos para mascotas.

Lo cierto es, que esta situación tiene especial importancia en un país como Colombia, sobre todo si se tiene en cuenta la gran cantidad de productos que ésta (y no solo ésta) compañía tienen fuertemente afianzados dentro del mercado colombiano y que son en una buena parte de los casos percibidos por los colombianos como productos saludables o no tan dañinos. 

Esto es incluso más grave, si se tiene en cuenta que según la última Encuesta Nacional de Situación Nutricional del ICBF, el 56,4% de la población colombiana entre los 18 y los 64 años de edad sufren de obesidad. Por otro lado, en niños de 5 a 12 años la obesidad alcanzó un 24,4%, mientras que en adolescentes hasta los 17 años esa cifra llegó al 17,9%. 

Una deuda con la salud que había permanecido esquiva por años a causa de distintas razones y que hoy está a una sanción presidencial de empezar a ser pagada con la "Ley de comida chatarra”, aprobada en último debate por el Senado el pasado 17 de junio. 

¿De qué se trata exactamente esta ley?

 

Esta nueva ley de la República, entre otras cosas, garantiza la implementación de un etiquetado frontal de advertencia que dé a conocer de manera simple a los consumidores el contenido nutricional real de los productos comestibles o bebidas ultraprocesadas. 

Además, quiere aportar a la construcción de medidas eficientes que prevengan en la población colombiana Enfermedades No Transmisibles (ENT), como la obesidad, hipertensión, diabetes, entre otras, las cuales se relacionan principalmente con los malos hábitos alimenticios

Igualmente, plantea que todos los productos comestibles o bebibles que superen los umbrales de procesamiento establecidos por el Ministerio de Salud, deberán implementar un etiquetado frontal donde se incorpore un sello de advertencia. 

Ese etiquetado deberá ser de alto impacto preventivo, claro, visible, legible, de fácil identificación y comprensión para los consumidores, con mensajes inequívocos que adviertan al consumidor de los contenidos excesivos de nutrientes críticos.

La reglamentación de los parámetros técnicos de este etiquetado estará en cabeza del Ministerio de Salud, que debe definir la forma, figura, símbolos, textos, valores máximos, colores, tamaño y ubicación en los empaques de los productos que deban contenerlo, basándose en evidencia científica disponible.

Cabe mencionar que en Colombia, el 21,5% de los hogares consume alimentos ultraprocesados. Como asegura la Organización Panamericana de la Salud, en América el 44% de las muertes son causadas por enfermedades relacionadas con dietas poco saludables.

Para este organismo, "las advertencias nutricionales en el frente de los envases de los alimentos que advierten del contenido excesivo en grasas, azúcares y sal, son la mejor manera de ayudar a las personas a evitar compras no saludables". 

Un debate nutricional politizado 

 

Uno de los puntos claves para entender el revuelo que ha generado el debate y aprobación de la “Ley de comida chatarra” en el Congreso, es partir del hecho de que se trató de una propuesta con bastantes posiciones en contra, retrasos para su debate y un gran lobby de compañías que intentaban detener su aplicación para evitar efectos sobre sus ingresos

En ese orden de ideas, la mencionada ley ha estado, como es costumbre, en el vaivén político desde hace varios meses. Incluso, tras su aprobación en el Senado, algunos de sus ponentes denunciaron una 'jugadita' del Gobierno para su entrada en vigencia: la resolución 810

El 16 de junio, el Gobierno expidió esta normativa que fija los requisitos del etiquetado nutricional en el país, intentando adelantarse a la Ley para hacerla parecer innecesaria. 

El senador Juan Luis Castro y el representante Mauricio Toro, autores de la “Ley de Comida Chatarra”, se refirieron a esta decisión gubernamental en su momento. 

"El presidente Iván Duque intenta pasar por encima del Congreso con la #LeyComidaChatarra usando la Resolución 810 que no cumple con lo aprobado en el Congreso, en su construcción hubo conflicto de interés", expresó Castro.

Por su parte, Toro acusó a la mencionada resolución de ser una normativa de etiquetado “concertada con la industria” e instó a sus promotores a recordar que “una ley es superior”.

Lo cierto es, que la “Ley de Comida Chatarra” ya es una realidad y aunque alimentos dañinos sigan teniendo un papel preponderante dentro del mercado, por lo menos ahora los colombianos tendrán la opción de decidir sobre aquellos productos que consumen gracias a la información oportuna, completa y explícita de los excesos contenidos en ellos. Eso, por supuesto, se dará de forma rápida o lenta conforme el presidente sancione o decida objetar la mencionada Ley (para lo cual dispone de un año después de su aprobación).