¿Qué es y en qué consiste el Síndrome de Estocolmo?

Publicado por: marcela.africano el Mié, 17/02/2021 - 13:10
Share
Estas son las características que presenta un persona con síndrome de Estocolmo, así como las causas que lo provocan.
síndrome de Estocolmo

Se le denomina síndrome de Estocolmo a la reacción psicológica que adquiere una persona secuestrada, en la cual desarrolla un vínculo emocional hacía su o sus secuestradores.

El termino fue utilizado inicialmente por el criminólogo Nils Bejerot, que observó las reacciones psicologías de unas personas secuestradas en Estocolmo en el año 1973.

Cuatro personas fueron secuestradas por un hombre que pedía una fortuna y además la liberación de un amigo que estaba preso. Pasaron seis días para que pudieran salvar a los rehenes. Sin embargo, lo que más sorprendió fue la actitud que ellos tomaron frente sus secuestradores.

Aunque fueron amenazados de muerte, estas personas expresaron que no querían que les hicieran nada a quienes los habían tenido cautivos. Se determinó que crearon un lazo afectivo, en el que llegaban a comprender el pensamiento de sus captores.

Hoy día, el síndrome de Estocolmo es utilizado también en el ámbito familiar. Pues muchas mujeres u hombres que sufren maltrato físico y psicológico por parte de su pareja, llegan a apreciar esa forma de abuso, en la cual se someten a todo lo que les digan llegando a pensar que es lo mejor para ellos.

Un caso de este síndrome se presentó en el departamento del Norte de Santander, Colombia. En el que un solado que fue secuestrado por trece días, mostró un sentimiento de tristeza al alejarse de sus secuestradores para volver a casa.

Se trata de Jonny Andrés Ospino. Él fue secuestrado junto con otro compañero por parte de hombres del ELN. El 16 de febrero fueron dejados en libertad y al momento de ser entrevistados, Osorio expreso: “Estoy feliz de estar libre, pero a la vez triste, porque ya me estaba encariñando con ellos”.

El caso ha generado polémica en redes sociales, pues es una situación poco común en el país. Según lo cuentan anteriores secuestrados por esta guerrilla, los tratos que reciben en cautiverio, evidentemente, no son nada buenos.

Hasta el momento, se ha dicho que Osorio y su compañero se encuentran en revisiones médicas y psicológicas para determinar que se encuentren bien de salud.

El anterior, es un ejemplo claro de lo que Bejerot llamó el síndrome de Estocolmo.Esto, sucede en los casos más leves de apego emocional a los captores.

Existen casos más difíciles, en el que las víctimas ayudan a sus secuestradores a escapar y hasta llegan a decidir quedarse con ellos. Según Nils Bejerot, esto se presenta en personas que han sido víctimas de algún abuso.

Sin embargo, hay otros factores que pueden influir en el hecho de encariñarse con un captor. Entre más tiempo pase la persona secuestrada, más probabilidades hay de que llegue a sentir afecto por quien lo tiene cautivo.

También, se conocen casos de algunos que han tomado actitudes amables inicialmente para proteger su vida y ganarse la confianza del secuestrador. Sin embargo, al pasar el tiempo y aumentar la cercanía, olvidan su propósito y pierden totalmente el temor.