Indicadores Económicos

El cartel de los sapos y la película que no fue

El cartel de los sapos es una excepción al cine inteligente, sensible y apartado de la ...

 

Hace pocos días Omar Rincón acuñaba el término narcoaburrimiento para referirse a la franja televisiva colombiana, por demás: pobre, plagada de capos ficticios y reales que saltan desde los noticieros hasta Escobar  y El Capo 2. El cartel de los sapos es una excepción al cine inteligente, sensible y apartado de la narcohistoria colombiana que ha surgido en los últimos años; nada que ver con La cara oculta, Chocó, El vuelco del cangrejo y la sorprendente Sofía y el terco.

No podría ser diferente: su propia historia la precede y la castiga. El cartel de los sapos heredó todos los problemas, incluido el narcoaburrimiento, de la serie televisiva y los confundió en medio del relato descrito por Andrés López en el libro homónimo. El guion termina por restarle los puntos que a bien alcanza con la técnica, los efectos e, incluso, con uno que otro buen momento actoral positivamente logrado.

La narración de fondo, con la voz de Manolo Cardona, agobia y confunde al espectador, que por momentos no sabe si concentrarse en escuchar o en ver la película. El giro dramático que intentan al iniciar con una escena que corresponde al desenlace pierde total encanto en medio de una maraña temporal sin ninguna continuidad o propósito. En definitiva, la película heredó una narrativa televisiva que le resulta nociva y contraproducente.

Al carecer de las largas temporadas que en televisión dura un novela o serie, sobretodo cuando muestra algo de rating, la película se pierde en una montaña de temas y escenas que al final no son más que fragmentos cortos de historias poco conexas. Nunca se sabe, por ejemplo, si el eje central es el narcotráfico, la relación amorosa de los protagonistas o las dos cosas. Los guionistas no pudieron diferenciar entre cine y televisión, y por eso al final la película parece un resumen mal hecho de la serie televisiva. Los cambios frecuentes de lugar y los saltos de tiempo aumentan la confusión.

Los actores tampoco lo entendieron, especialmente Manolo Cardona y Diego Cadavid. El cine tiene unas dinámicas actorales totalmente diferentes a las de la televisión y por eso ellos se ven sobreactuados y llevados a unos comportamientos exagerados y rebosantes de cariño que en la película carecen de contexto y motivación. Habría que salvar a Juana Acosta quien en una muestra de madurez artística provee a la historia de dos momentos dramáticos interesantes, fuertes y cargados de sentimientos.

Poco han entendido nuestros productores sobre las competencias internacionales y por eso El cartel de los sapos representará a Colombia en los Premios Oscar. Ya deberíamos saber que tener buena técnica no es sinónimo de calidad: se necesita contar una buena historia, y hacerla bien. Hollywood lo sabe. El día que una película colombiana quiera competir con ellos tendremos que llevarles un buen guión (como el de El secreto de sus ojos –Argentina-, La teta asustada –Perú- y María llena eres de gracia –Colombia-, que lograron abrirse espacios importantes a nivel mundial).

De El cartel los sapos habría que alabar la buena técnica, los efectos especiales y el esfuerzo de la producción por reunir un elenco de lujo. Tener a la mejicana Adriana Barraza (Babel) ya es un hazaña.

Para tener en cuenta: felicitaciones a Andrés Burgos y a todo el equipo de Sofía y el Terco que hace poco se hizo con el Premio del Público (¡nada menos!) en el Festival Biarritz.

Haga clic para ver el tráiler de El cartel de los sapos.

www.twitter.com/jadinsamit

Sobre el autor: “siempre he pensado que la vida es como una película: cada persona tiene su papel y cada canción nos recuerda algo (¿o a alguien?). Eterno aprendiz y crítico audiovisual, enseña la cátedra América Latina a través del cine y en los tiempos libres es Comunicador social”.

Anteriores publicaciones:
Resident Evil 5: festín visual para entretener, no más
La Bella y la Bestia: más allá del rosa pastel dulzón de Disney
De Roma con amor: de humor nada, romance tampoco
Batman y la genialidad de Nolan: ¡un cierre épico!
Perfección/dudas. Prometheus y las preguntas sin respuestas
Blancanieves y la paz de los hermanos Grimm
The Avengers: tras la conquista de los nuevos frikis del comic
Meryl Streep y el Oscar:una historia muy singular
Los juegos del hambre, la valentía, la determinación y la melancolía
Hugo Cabret y la magia del cine dentro del cine
Porfirio: entre la mitificación del villano y la reparación de la víctima
La chica con el dragón tatuado, estética de la violencia
De La cara oculta y otros demonios del cine colombiano

  • http://profile.yahoo.com/PNINMKEA2QZNXRN6YL3ZPYRMDE Luz

    Que pesar que todavía haya gente que se trague enteras todas las mentiras de Andrés López. Intenten darse una “vueltica” por Miami donde andan como “Pedro por su casa” los extraditados y averiguarán la verdad.

    • http://twitter.com/jadinsamit Jadin Samit

      Gracias por el comentario, Luz. Espero que te haya gustado la reseña. La verdad conozco poco la situación actual de los extraditados pero sería interesante averiguar hasta qué punto es cierto el relato de Andrés López… 

  • http://twitter.com/jeusadrian jesus adrian anaya

    ver la película es realmente una perdida de dinero y sobre todo de tiempo solo es una película que tiende a aburrir al espectador

    • http://twitter.com/jadinsamit Jadin Samit

      No podría yo afirmar que es una pérdida de tiempo y dinero, eso lo dirá cada espectador. Podría afirmarle que tiene muchos problemas, sobretodo en el guión. Espero que le haya gustado mi reseña, sígame en Twitter: @twitter-175633897:disqus 

  • http://www.facebook.com/robin1811 Diana Banquez

    Más entretenida estuvo esta reseña que la misma peli!  Gracias Jadin!

  • amador66

    los productores de cine colombiano no han entendido que para que nuestro cine salga avante, no necesitan contratar figuras de television, ya que en television no trabajan actores de verdad, son muy pocos, y los productores de cine piensan que al contratar a estas figurillas ya estan asegurando entradas, cosa que hace todo lo contrario, la caildad del cine se deteriora e ir a cine colombiano es como ver una novela de television en pantalla gigante, que aburridor.

pasaje comercial
Estamos atentos a sus comentarios
cerrar

Dirección: Carrera 7 No. 156 – 78 Piso 8 Oficina 802, Bogotá D.C. Teléfono: 6012310