Capturan cinco sospechosos de asesinar a niña Michelle Amaya

Publicado por: juan.sacristan el Jue, 14/01/2021 - 18:17
Share
Las autoridades avanzan en esclarecer el crimen de la niña Linda Michelle Amaya en el barrio San Bernardo de Bogotá.
Presuntos asesinos Linda Michelle Amaya

Este jueves 14 de enero la ciudad recordó los horrores de la calle del Bronx, luego de que la Fiscalía General de la Nación revelara detalles del lugar donde fue asesinada la menor de 15 años Linda Michelle Amaya, en el barrio San Bernardo en el centro de Bogotá.

En medio de un operativo entre los agentes de la Fiscalía, el Cuerpo Técnico de Investigaciones CTI y la Sijín de la Policía Metropolitana de Bogotá, se logró identificar el lugar donde un grupo de ladrones y miembros de una banda delincuencial agredieron y posteriormente ocultaron el cuerpo de la menor Michelle Amaya.

El operativo permitió la captura de cinco sospechosos que serán judicializados como presuntos responsables del asesinato de la menor el pasado 30 de noviembre de 2020. Tres hombres fueron detenidos y serán procesados ante un juez de control de garantías por los delitos de tortura y homicidio agravado.

“Quiero informarle al país y a la ciudadanía de Bogotá que luego del feminicidio y tortura de la niña Linda Michelle de 15 años, que desapareció el 30 de noviembre y generó zozobra y preocupación por parte de la ciudadanía de la capital, hemos capturado a tres presuntos responsables de la banda criminal tazmania, alias Andrés, alias Chepe, Alias Juan Carlos en el barrio San Bernardo de la ciudad de Bogotá”, señaló el fiscal general Francisco Barbosa desde el departamento del Tolima.

Sin embargo, minutos después de confirmarse la noticia, las autoridades lograron la captura de una mujer identificada como alias Jackeline, que estaría relacionada con el crimen, y el líder de la banda Tazmania, conocido como alias Pirry.

“La Fiscalía no tiene espacios vedados en la capital de la república, no vamos a permitir que el barrio San Bernardo se convierta en otro Bronx. Hoy ese barrio es una olla de delincuentes que va a ser atacada por la Fiscalía y las autoridades, no vamos a permitir que eso siga operando”, sentenció el fiscal Barbosa.

Según la investigación de la Fiscalía, Linda Michelle Amaya salió de su casa en el barrio Prado Veraniego y llegó al barrio San Bernardo en transporte público, aunque la madre de la menor aseguró que se movilizaba en bicicleta. Según dijo a CityTv la progenitora, su hija frecuentaba el parque Tercer Milenio y había llegado a ese sector el 30 de noviembre para buscar un celular que le habían robado en la estación Avenida Jiménez de Transmilenio.

Al llegar al lugar, alias Pirry habría ordenado a sus secuaces robar a la menor y estos, en la acción delincuencial, la agredieron con arma blanca hasta causarle la muerte. Cuando notaron el homicidio, la trasladaron en una carreta de reciclaje a unas cuatro cuadras del lugar.

Posteriormente la envolvieron en bolsas negras y cobijas y, según determinó la Fiscalía, la lanzaron desde el tercer piso de una vivienda a la que colinda con la parte posterior que se encuentra en proceso de demolición para ocultar el cuerpo.

Allí, los delincuentes dejaron el cuerpo cubierto con bolsas tapadas y cobijas, sobre las 11 de la noche. El cuerpo de la menor fue encontrado el 1 de diciembre de 2020 y trasladado a Medicina Legal, donde entró como no identificada, ya que la adolescente nunca tuvo una tarjeta de identidad con la que se pudieran corroborar sus huellas.

Desde el día de su desaparición se dio aviso a las autoridades y se inició la búsqueda de Linda Michelle, una pesquisa que terminó un mes después, pese a que el cuerpo había sido hallado en el barrio San Bernardo desde el 1 de diciembre. 

Fue hasta el 31 de diciembre que Medicina Legal le confirmó a la madre de la menor de 15 años de edad, que el cuerpo que tenían en el instituto correspondía al de su hija. La identificación había sido difícil porque la menor habría sido pasada como una habitante de calle NN.

Adicionalmente, Linda Michelle sufría de un retardo mental leve y problemas psicológicos y de comportamiento, según logró establecer la Fiscalía General de la Nación. Las investigaciones continuarán para determinar cómo sucedieron los hechos.