¿Por qué mi moto bota humo?

Publicado por: maria.vargas el Dom, 10/10/2021 - 07:00
Share
Esta es la razón por la que las motos pueden llegar a botar humo y prender las alertas en sus dueños.

Una de las preguntas más buscadas es ¿por qué mi moto bota humo? y tiene más de una respuesta.

Pero siempre, lo más importante será, una visita al centro de mantenimiento de las motos y verificar sí hay algún daño mecánico ya sea en el motor o haya una mala carburación. 

Hay diferentes clases de humo, ya sea blanco o negro, que son el resultado de algunos problemas que podría tener solución.

Por ejemplo, si su moto bota humo de color blanco significa que no está usando gasolina de una buena calidad o que puede que tenga partículas o impurezas y que se vea reflejado en este humo

Busque siempre usar productos de buena calidad y los recomendados para el cilindraje y modelo de su moto.

Pero si su moto bota humo de color negro puede que tenga una mala carburación y de inmediato tenga que ir a un centro de mantenimiento de confianza. Porque también puede que después de botar humo negro el motor se ahogue o se apague. 

A su vez que si su moto bota humo de color gris puede que necesite cambiar ya el aceite para la lubricación de su moto.

Sin embargo, también debe tener en cuenta que no es normal que la moto bote tanto humo, puesto que ahora, se busca la emisión más baja de dióxido de carbono, por lo que si su moto bota mucho humo lo mejor es llevarlo al mecánico y detectar el problema. 

Tips para cuidar las motos

Cada año se debe hacer la revisión técnico mecánica para saber cómo está el motor, los neumáticos, frenos y en general toda la moto, para prevenir accidentes por daños mecánicos.

Es importante hacer esta revisión y estar al día y no incurrir en multas o sanciones.

También es indispensable hacer el cambio de aceite cada cierto kilometraje establecido, ya sea 5.000 o 10.000 kilómetros recorridos.

Además de la revisión para saber cómo están las pastillas de los frenos, que por lo general se recomienda cambiar cada 10.000 kilómetros.

No olvide revisar las llantas y neumáticos en medio de sus recorridos en las calles o carreteras del país.

A su vez que tiene que estar pendiente de la cadena que debe estar engrasada y tensa. Pero se debe revisar, aunque su cambio sea a los 30.000 kilómetros recorridos.