Los retos superados por la ex Señorita Colombia Lucía Aldana

19 Noviembre 2021, 02:20 PM
Share
En entrevista con KienyKe.com, Lucía Aldana Roldán habló de su experiencia como señorita Colombia, mujer emprendedora y paciente de dolor crónico.

Lucía Aldana, ex Señorita Colombia y modelo, quien ganó el certamen de la edición número 60 del Concurso Nacional de Colombia y que es un referente y una representante no sólo de la belleza colombiana sino de la fuerza, talento y resiliencia que caracteriza a las mujeres del país. 

La valluna que en el 2012 se coronó como la representante de la belleza Colombia cuenta en retrospectiva y luego de casi diez años cómo vivió esta experiencia: “He tenido el privilegio de llamarme Colombia, de representar al país afuera: mi gente, mi departamento, la alegría, las mujeres, la berraquera”, expresa Lucía con una sonrisa que además recalca que llevar la banda que dice Colombia en el pecho fue algo que la construyó como ser humano y por la que estará siempre muy agradecida por el Concurso Nacional de Belleza por esa oportunidad. 

La ex señorita Colombia señala que luego de haber vivido con mucho amor la experiencia de recorrer el país, conociendo sus territorios y compartiendo con las comunidades aparecieron nuevos proyectos que la llenaron de ilusión y le brindaron nuevas posibilidades y retos personales. Dos de ellos fueron las relaciones públicas y la cocina. 

“Uno empieza a conocerse personalmente, y las oportunidades se empiezan a abrir”, menciona Aldana que explica que gracias al concurso, encontró su enfoque en las relaciones públicas y el emprendimiento gastronómico, proyectos en los que ha trabajado desde entonces. 

Lucía menciona que siempre había sido una mujer emprendedora: “yo siempre desde muy chiquita había tenido la semillita de vender, yo vendía sándwiches en la universidad, vendía dulces en el colegio”, por lo que decidió arriesgarse a crear y desarrollar su idea: ‘Una cocina oculta’: “Yo amo la gastronomía y cocinar, me fascina estar metida en una cocina… porque lo considero una muestra de amor y de servicio”.

La empresaria cuenta que al recorrer el país y probar la variedad de sabores en las cocinas del país, se enamoró de la gastronomía de la costa, especialmente de la que estaba influenciada por la comida árabe, algo que le sirvió de insumo para su proyecto a que llamó junto con su esposo: ‘El pan de cada día’. 

La caleña que está de lleno con su emprendimiento reveló que incluso aunque no muchos lo saben es ella quien se encarga de la atención al cliente a través de canales digitales. 

Aunque hasta aquí muchos pensarían que la vida de la ex Señorita Colombia ha sido color de rosa, sin embargo, no ha sido así, pues a Lucía en el 2018 la vida le cambió drásticamente. 

“Yo estaba participando en un reality de un canal colombiano y resulta que uno de los obstáculos, yo no alcancé a mirar bien y no me tomé bien de la tirolesa y salí disparada,creyendo que bajo había una piscina, sin embargo está no era tan profunda”, la valluna tuvo un grave accidente ya que la distancia desde la que Lucía tuvo su caída fueron tres metros y medio ocasionándole una fractura en su pierna izquierdo. 

Estos hechos que ella misma describe como interesante, la han llevado por un camino muy largo en el que ha encontrado una fuerza personal y una resiliencia para salir adelante a pesar del dolor, los procedimientos y procesos que tuvo que ha tenido que vivir:  “Nunca me había enfrentado a algo así. Mi vida se empezó a posponer y esto también trajo algunas secuelas como dolores en su otra rodilla y diferentes partes del cuerpo. Me tocó caminar mucho tiempo con bastón” dijo Aldana agregando también que lo más difícil del proceso ha sido aprender a convivir con el dolor. 

Este dolor del que habla Lucía no es cualquier dolor o un comentario que tomarse a la ligera pues la ex Señorita Colombia fue diagnosticada como paciente con dolor crónico, una enfermedad que complicó que Lucía retomara de nuevo su vida.

Sin embargo, esta mujer que considera que tiene ‘angelitos’ que le ayudan, refiriéndose a las razones por las que había conocido la Clínica Zerenia, un lugar que le cambiaría por completo la vida y le ofrecería una nueva oportunidad para volver a comenzar.

Lucía en este proceso encontró en el cannabis medicinal una alternativa para tratar su dolor: “Yo le diría a las personas que no tengan miedo porque esto es 100% comprobado, estudiado y legal. Además, la clínica presta el acompañamiento. Yo volví a tener sueños, anhelos, volví hacer ejercicio”. 

Aunque el camino ha sido difícil en los últimos años, Lucía con una sonrisa sabe que el presente o las situaciones que ha tenido que enfrentar no la definen y que vienen días mejores, que en sus palabras hay que confiar en que sí se va a tener un futuro bueno y un bienestar asegurado. 

Encuentre aquí la entrevista completa a Lucía Aldana Roldán.

KienyKe Stories