Un pianista paisa en la Sinfónica de Memphis

Publicado por: Erika Mesa Díaz el Jue, 11/03/2021 - 15:41
Share
Creado Por
Anadolu
David Córdoba, de 27 años, se ha presentado en varios países y contó que sueña con "tener una vida de músico clásico y de concertista".
Créditos:
Cortesía - Anadolu

Aunque David Córdoba no viene de una familia de músicos, desde los diez años se interesó por el piano, y desde entonces siguió el camino de la música clásica, lo que lo ha llevado a presentarse no solo en diferentes escenarios en Colombia, sino en otros países como Chile, Suiza, Alemania y Austria. Ahora en Estados Unidos, iniciará la temporada de la Orquesta Sinfónica de Memphis como pianista solista.

Córdoba habló en esta entrevista sobre su trayectoria, sus expectativas con este nuevo proyecto y sus sueños en el futuro.

Para David, de 27 años, su vocación se dio con cierta “inercia”, pues desde muy pequeño supo y nunca dudó que quería dedicarse a la música por completo. Estudió en la Universidad de Antioquia de Medellín con grandes maestros como Teresita Gómez, una de las mejores pianistas de Colombia.

“Le aprendí muchísimo de la música, del piano obviamente, de la técnica. Pero yo creo que lo que más me queda de ella es algo que ni siquiera enseña y es su relación tan íntima con la música y esa pasión. Ese lugar que le da a la música en su vida es algo realmente especial que ella tiene”, relata el pianista sobre su experiencia con Gómez.

Mientras cursaba su pregrado en interpretación de piano, tuvo la oportunidad de tocar con la Filarmónica de Medellín y después se unió a la Filarmónica Joven de Colombia, lo que eventualmente lo llevaría a realizar un tour por Suiza, Alemania y Austria, en escenarios tan importantes como el Alte Oper Teather en Frankfurt.

Asegura, además, que uno de los músicos con los que más ha disfrutado trabajar es con el maestro Andrés Orozco Estrada: “Ahora es director de la Sinfónica de Viena y él estuvo como director en la gira precisamente que hicimos en Europa con la Filarmónica Joven. Fue un placer verlo de cerca dirigir y sentir esa magia que él tiene cuando está en el podio”.

“La vida del pianista puede ser un poco solitaria a veces. Tanto tiempo practicando nuestro instrumento en el cubículo. El piano es un instrumento particular que se toca sólo en ciertas obras, entonces haber estado en estas orquestas me permitió entrar en un grupo más grande de músicos y eso es lo que más he disfrutado”, comentó Córdoba sobre su experiencia en las giras con la Filarmónica de Medellín y la Joven de Colombia.

Después de algunos años de haberse graduado, el pianista paisa sintió que era el momento de tomar el siguiente paso: aprender por fuera del país. Empacó sus maletas y partió con destino a la ciudad de Memphis, Estados Unidos, hace tres años para cursar su maestría en la Universidad de Memphis.

“Ahí participé en un concurso (...). El director de la escuela Sinfónica de Memphis [Robert Moody] me escuchó porque él era uno de los jurados. Dio la casualidad que me gané este concurso interno y el director me volvió a escuchar tocando con la orquesta. Después de todo este tiempo, casi dos años que nos conocemos, me invitó a participar como solista para abrir la temporada de este año”, relató David.

La temporada de la Memphis Symphony Orchestra se estrena este sábado 13 de marzo, con David como pianista solista en un homenaje al compositor Ludwig van Beethoven en su cumpleaños 250. Emocionado, el músico comentó que abrirá con el Concierto número 2 de Beethoven.

“Como latino, es una gran satisfacción personal. Me siento orgulloso de lo que estoy haciendo acá. Sí es posible crecer por fuera como músico y es la confirmación de que con talento y con esfuerzo se pueden lograr cosas muy bonitas en el arte”, señaló el pianista colombiano, detallando que en la temporada, trabaja además con otros talentos latinos, incluidos dos violinistas de Venezuela.

Para Córdoba, quien ahora cursa su doctorado en la misma universidad, el ser solista en esta nueva temporada es una alegría, pero también es un reto. “Quiero estar al nivel de una orquesta profesional en Estados Unidos, donde es muy competitivo entrar a tocar como solista, y por supuesto también quiero disfrutarlo”, expresó.

David está emocionado con este nuevo proyecto, particularmente por hacerse visible en Estados Unidos, para así seguir su sueño de dedicarse a la vida del músico clásico: “Quiero seguir tocando como solista, mi sueño es humilde, pero a la vez también es ambicioso, es tener una vida de músico clásico, de concertista. Quiero seguir tocando, hacer giras, ir a Europa, quiero tocar en Colombia”.

 “También me gusta la enseñanza. Yo creo que la pedagogía es un camino muy bonito y me gustaría tener ambas cosas en mi vida poder enseñar y poder hacer una vida de músico de música clásica”.

Al ser consciente sobre la complicada situación que ha vivido el mundo desde hace un año a causa de la pandemia del coronavirus, David afirma que la música comunica y mueve a las personas de una manera que aún no se explica.

“Yo creo que eso produce un efecto positivo, al menos cambia nuestra rutina, nuestro espacio, nos pone en otro lugar a la hora de escucharla. Nos imaginamos historias y recordamos cosas, entonces yo creo que ese efecto movilizador puede resultar sanador o terapéutico en muchas personas”, dijo el pianista paisa pensando en los videos que se han hecho virales de artistas que deleitan a sus vecinos para hacer más llevadero el encierro impuesto por el virus.

El próximo sábado, David continuará su sueño que se seguirá forjando con la emblemática composición de Beethoven.

Por: Daniela Alejandra Mendoza Valero / Anadolu