El hombre que resucitó el rostro de Bolívar

El hombre que resucitó el rostro de Bolívar

15 de octubre del 2012

Escrito por Daniel Palacio Tamayo

Philippe Froesch fue prácticamente el primero en conocer al Bolívar real. Él, sustentado en los estudios forenses realizados por peritos españoles y venezolanos pudo realizar la reconstrucción del rostro de Simón Bolívar en 3D. El mismo que se ha visto por estos días en las multitudinarias marchas electorales e incluso, en la introducción al último video conocido de las Farc.

En esta entrevista por correo electrónico habla del trabajo que hizo para el gobierno venezolano y resuelve dudas, por ejemplo: cómo fue la decisión de tener un Simón Bolívar más moreno.

¿En qué consiste la modelación en  3D y qué otros usos se le puede dar a la técnica?

La modelación 3D (en el tema de las reconstrucciones faciales) consiste en recuperar la base de datos de puntos de la tomografía axial realizada de los restos óseos, transformarla en polígonos, integrarle una serie de medidas antropológicas determinadas por los forenses y añadirle una piel tridimensional que se adapta a las necesidades. Más tarde se añade el vello facial, cabello etc. Parece simple, pero el protocolo requiere mucha dedicación.

¿Cómo lo contactaron para la reconstrucción en 3D del rostro de Bolívar?¿Qué información fue necesaria para llegar a la que ha sido denominada la muestra más exacta de la imagen del Libertador? 

Me contactó vía mail la doctora radiologa Maribel Yoris (especialista en radiología e imagenología del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística). En las semanas siguientes se desplazó a Barcelona un equipo de especialistas para verificar la posibilidad de realizar la reconstrucción de Bolívar en mi estudio. Necesitamos el informe forense, los testimonios de los contemporáneos de Bolívar y los elementos gráficos como dibujos y cuadros.

¿Hubo alguna petición especial por parte del gobierno venezolano?

En efecto, la de realizar una imagen muy realista y respetar las indicaciones de los forenses venezolanos. Este tipo de petición es normal, ocurre en cada trabajo.

¿Se imaginó alguna vez que estaría en sus manos la realización del rostro de Bolívar en 3D?

No. Aquí en Europa, Bolívar es conocido pero no es un personaje que desencadene pasiones como en América Latina, es normal, para ustedes es un Libertador, aquí en Europa sólo es un personaje más de la historia mundial. Con todo el respeto evidentemente. Pero es verdad que me sorprendió el pedido. 

Muchos tenían como imaginario de Bolívar algún retrato enseñado en la escuela y las estatuas que hay en muchos parques de las ciudades latinoamericanas, ¿está sería una imagen que recordarán las nuevas generaciones?

Es diferente: las pinturas son una representación romántica de un ícono, muchas son copias de copias. Las estatuas son interpretaciones en volumen de las pinturas,  no pueden servir de referente físico, sólo sirven de símbolo. Una reconstrucción 3D hecha sobre los restos reales representa la imagen de carne y hueso de un ser humano que existió, una foto del personaje, no conlleva la carga romántica de los retratos.

Creo que todas las imágenes de Bolívar se complementan, tienen que existir, no se trata de renegar de las piezas creadas durante los años pasados. La nueva imagen quedará como una visión más, pero más neutra e imparcial.

¿Qué fue lo más difícil de esto, pensó en algún momento que el presidente Chávez, conocedor y seguidor de Bolívar, podría no estar de acuerdo con el resultado?

Me imaginé que dado las circunstancias algún tipo de opinión daría sobre el trabajo, pero sólo tuve contactos vía Vicepresidencia que se limitó a su papel de coordinación entre todos los expertos.

¿Cuánto demoró en la elaboración del rostro? ¿Tuvo alguna dificultad en especial?

Trabajamos varios meses en discontinuo. Costó mucho encontrar el acabado final del cabello debido a las múltiples opciones (más corto, más rizado), hay que pensar que cada fibra del cabello se constituye de unos 300 polígonos tridimensionales y más de 100.000 fibras, pueden entender la dificultad a la hora de ‘peinar’ en 3D.

¿Qué porcentaje de realidad o autenticidad le podría dársele al resultado de una imagen computarizada, se puede considerar esta pieza como de carácter científico?

Las reconstrucciones son el resultado de matemáticas y antropología forense. El tamaño, proyección, anchura de la nariz por ejemplo son fruto de ecuaciones regresivas desarrolladas por el FBI y la Universidad de Manchester. Esas ecuaciones se calculan en base a medidas craneales muy precisas. No hay lugar para la invención. Nos acercamos al 90%, el 10% restante puede tener relación con marcas de la piel, arrugas, verrugas o cicatrices superficiales.

¿Si bien la morfología se puede determinar, cómo hizo para saber el color de la piel?

Una de las opciones hubiera sido visualizar a Bolívar enfermo, en el pleno desarrollo de su insuficiencia respiratoria, pero se decidió mostrar un Bolívar sano. Mi pregunta es: ¿qué color de piel puede tener un hombre que pasa sus días cabalgando bajo el sol? Moreno evidentemente. He leído que algunas personas piensan que le di una piel morena con tal de influir en el inconsciente de los votantes, es absurdo.

El tema de Bolívar y la representación iconográfica de los héroes despierta muchas pasiones. ¿Le temió alguna vez a eso o le fue indiferente?

Un problema gigante. Me di cuenta que quizás esta imagen podría chocar con el inconsciente colectivo. No es fácil afirmar “aquí está Bolívar” y que esta imagen no corresponda realmente a la visión tradicional del personaje. En Europa los personajes históricos no desencadenan pasión, solo respeto intelectual. Nadie pensaría en insultar u ovacionar un especialista en arte forense porque el resultado de su trabajo no fuera el esperado. En cambio con Bolívar recibí de todo: cartas de agradecimiento profundo y cartas de insultos. Sólo hice el trabajo que se me contrató.