Celebración del día de las velitas en riesgo por crisis en el comercio mundial

Publicado por: luis.cifuentes el Sáb, 20/11/2021 - 12:31
Share
Creado Por
Agencia Sputnik
El día de las velitas es una de las celebraciones religiosas más tradicionales en Colombia, sin embargo, la crisis en el comercio internacional podría afectar el festejo que se realiza cada 7 diciembre.

El 8 de diciembre se celebra el Día de las Velitas en Colombia, una tradición católica en la que se consumen unas 150 millones de velas en todo el país. Los productores advierten que no podrán cubrir la demanda por falta de materia prima.

Colombia tiene un profundo arraigo católico. Como lo ha documentado el propio Vaticano en su conocido Anuario Pontificio, el país ocupa los primeros lugares en número de personas que profesan dicha religión.

Esta es una de las razones por las cuales preocupa tanto que la crisis en la producción de parafina afecte la celebración, en los próximos 7 y 8 de diciembre, del Día de las Velitas, una especie de ritual que es la apertura de la temporada navideña.

La noticia se conoció el pasado lunes 8 de noviembre, cuando el gremio productor de velas, la Cooperativa Multiactiva Nacional de Fabricantes de Velas y Velones (Coopfanalvelas), alertó sobre el riesgo de escasez de la materia prima.

Ese riesgo corría por cuenta un asunto puntual: la falta de producción mundial ocurrida este mismo año por la entrada en mantenimiento de las plantas de producción de parafina y, en el caso de Colombia, el mantenimiento de una planta en el municipio de Barrancabermeja (noroccidente), que pertenece a la empresa nacional de petróleos, Ecopetrol, la principal proveedora del material en el país.

"El faltante de parafina viene desde el mes de agosto. Como no hay producción, tratamos de importar, pero ha sido muy duro por la inflación, la crisis de las navieras y el incremento de los precios", cuenta a Sputnik Yohanna Ávila, representante del gremio productor de velas, que reúne a 80 empresas en todo el territorio nacional.

Según los cálculos de los fabricantes, un contenedor de 40 pies que transportaba 28 toneladas de parafina les costaba 1.400 dólares. El precio de ese mismo contenedor, actualmente, se incrementó en más de 1.000%. Es decir, unos 14.000 dólares.

A ese costo logístico hay que sumarle el aumento del precio de la parafina por la falta de producción a nivel mundial que, estima Ávila, se ha incrementado en un 120%.

Ese factor es clave porque lo que ocurría cuando la fábrica de Ecopetrol entraba en mantenimiento era que la demanda se cubría con las importaciones. Por otra parte, la importación para suplir la necesidad del material es un imposible porque los tiempos de envío, que antes eran de 45 días en promedio, se incrementaron a 70 u 80 días.

Celebración día de las velitas
Créditos:
Flickr

¿Cuánta parafina se consume el Día de las Velitas?

 

El gremio productor de velas enfoca su producción en dos momentos especiales durante el año: Semana Santa y Día de las Velitas. Ávila anota que para la celebración religiosa se podían vender entre 150 y 170 millones de velas, para lo que se necesitaban unas 9.000 toneladas de parafina. Solo para esa fecha.

Pero advierte que, para este año, la capacidad de producción dará para tener listas de 30 a 40 millones de velitas.

"La producción se reducirá a un 25 % y no podremos cubrir la demanda. También habrá un incremento en los precios que va a afectar directamente a los consumidores. Por ejemplo, la bolsa de velitas que costaba 1.000 pesos (0,26 dólares) podría costar 2.000 (0,51 dólares)", dice la representante.

Sin embargo, la parafina no solo se usa para esas dos celebraciones religiosas y la pandemia, de alguna manera, también incrementó el consumo del producto por temas espirituales.

"En Colombia, la gente es muy católica. Desde que comenzó la pandemia se incrementó la venta de velones blancos, que son utilizados para pedir por la salud, los familiares y el empleo", añade Ávila.

Además, asegura que también hubo un alto consumo de una línea denominada como "secreta", que son los productos de parafina, como velones negros, que serían utilizados en rituales de brujería o que tienen otros fines específicos.

Día de velitas
Créditos:
Flickr

¿Hay una luz para la crisis?

 

No todo parece oscuridad para los creyentes colombianos. El presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, habló de varias posibilidades para evitar el mínimo de afectación en la celebración de velitas.

"Fue un mantenimiento programado en la unidad que produce parafina en Barrancabermeja", comentó el empresario a la cadena Blu Radio, y dio a entender que no era la totalidad de la planta la que estaba fuera de servicio.

"Las principales unidades se pusieron en funcionamiento y se espera tener producción para el próximo sábado. Serán unas 60 toneladas diarias. En agosto y septiembre, preparándonos para el paro, entregamos 3.400 toneladas", manifestó Bayón.

Las cifras de Ecopetrol señalan que, con el funcionamiento normal de la planta, se entregaban al país 100 toneladas diarias de parafina para abastecer la producción nacional. El presidente de la petrolera asumió el compromiso con los productores de velas para que la celebración religiosa se pueda desarrollar "con tranquilidad".

La historia del Día de las Velitas

 

La celebración del Día de las Velitas toma su carácter del dogma católico de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, decretado por el Papa Pío IX el 8 de diciembre de 1854. Es esa creencia la que señala que María, si bien tuvo progenitores, permaneció libre del pecado original porque sería la madre de Cristo.

La Iglesia católica ha hecho énfasis en que no debe confundirse esta celebración con la concepción virginal de Jesús, en la que, de acuerdo con el mito católico, Cristo fue engendrado en el vientre de María sin la participación de ningún varón.

Como ya lo había explicado a Sputnik el sacerdote Alejandro Angulo, el día de la Inmaculada Concepción es mundial, pero la tradición de las velitas es una celebración típica de Colombia.

Dependiendo de la región, la noche del 7 de diciembre y la madrugada del 8, los colombianos encienden miles de velas y faroles en las calles, en las terrazas o en las ventanas de sus casas para esperar el paso de la Virgen María. Como suele ocurrir con las festividades religiosas en el país latinoamericano, la noche puede ir acompañada de música, licor y juegos pirotécnicos.

El Día de las Velitas puede considerarse como el inicio oficial de las festividades navideñas en Colombia. Normalmente, desde esa fecha, las casas son decoradas con luces y adornos en su parte exterior, mientras que en las salas son instalados los conocidos arbolitos y pesebres que recrean el nacimiento del Niño Jesús.

Lo que le sigue a la celebración de velitas es la Novena de Aguinaldos, que se inicia el 16 de diciembre y se extiende hasta la noche del 24, a pocas horas de la conmemoración católica del nacimiento. Dicho ritual consiste en una reunión casera a la que asisten familiares y vecinos para realizar oraciones a San José, a la Virgen María y a Jesús, al son de cantos, comida y la narración de hechos previos a la Navidad.

KienyKe Stories