Hugo Sierra, un sello de calidad en el Xilópalo del Premio Nacional de Periodismo Digital

26 Noviembre 2022, 03:27 PM
Share
Kienyke.com conversó con Hugo Sierra, jurado del Premio Nacional de Periodismo, PNPD sobre el oficio que ha desempeñado con mucha dedicación y ética. 

Hablar con un maestro como Hugo Sierra siempre será una oportunidad para aprender sobre el oficio que Gabriel García Márquez denominó alguna vez como “el mejor del mundo”. 

Kienyke.com charló con este renombrado periodista de larga trayectoría sobre los aprendizajes que le han dejado los más de 25 años de experiencia en medios de comunicación masivos, en los que ha trabajado como reportero, productor de radio y televisión, director, editor, entre otros tantos cargos. Asimismo, sobre su participación como jurado del Premio Nacional de Periodismo, PNPD en el que calificó los trabajos de las categorías de crónica y entrevista. 

Y es que Hugo Sierra ha sido una de las voces y caras más visibles del Festival de los Sentidos y el PNPD que año tras año buscan encontrar los mejores trabajos periodísticos para visibilizar diferentes historias y a quienes las retrataron con sus plumas. 

Pero antes de llegar a tener esta posición de jurado en este premio y festival, así como su cargo en la junta directiva del Círculo de Periodistas de Bogotá, CPB, Hugo habla de su historia con el periodismo, la profesión de la que todavía dice seguir aprendiendo:  

“He hecho una larga carrera periodística. Por fortuna, en mi ejercicio profesional he pasado por todos los medios. Mi carrera profesional comenzó en la radio, después pase a la televisión y finalmente digamos que mi carrera activa en medios terminó en prensa en el diario El Tiempo, aunque sigo activo en medios pues continúo trabajando en el ejercicio profesional desde ya otras orillas”, mencionó Sierra. 

Este renombrado periodista, hoy secretario del CPB, es egresado de la Universidad de la Sabana, donde estudió comunicación social, donde recuerda que siendo muy joven buscó siempre empaparse de este oficio haciendo varias pasantías y abriéndose camino, algo que recuerda que incluso empezó en su época del colegio:

“Es una historia simpática, porque cuando yo estaba estudiando mi bachillerato todos mis compañeros me decían que yo tenía muy buena voz, que yo serviría para locutor, y en en mis primeros momentos antes de de ejercer el periodismo ya como tal, lo hice, trabajé en varias emisoras como pasante pero posteriormente ya me incliné más por el periodismo… Y ahí comienza entonces mi actividad profesional ejerciendo el periodismo. Inicialmente cubrí una información que era las noticias judiciales”, reveló Hugo. 

Asimismo, Sierra repasó algunos de los grandes maestros que lo acompañaran durante su formación y su paso por diferentes medios de comunicación, que lo forjaron: 

“A lo largo de mi carrera tuve muchos maestros como Germán Salgado, que es un hombre ya retirado del ejercicio periodístico en la radio, también Edgar Arturo Vargas, que ya falleció. Mi mejor maestro y al que más recuerdo es a Javier Ayala, que ya también falleció el año pasado. Un hombre de mucho recorrido, de mucho reconocimiento y lo recuerdo mucho porque fue él me dio la oportunidad de entrar a la televisión. Él me llamó y me propuso que me fuera de la radio con una propuesta muy seductora, y me costó decidirlo pero me conquistó, me cautivo para irme a trabajar en televisión, cubriendo en ese momento la fuente de la Presidencia de la República

Tampoco puedo olvidar a una gran profesional, una periodista muy consagrada, que también tuvo incidencia o influencia en mi carrera profesional que es Margarita Vidal con su con su noticiero de televisión en Noticias Uno, por allá de los años 90”, recordó. 

Este entregado del periodismo lleva más de 15 años metido en periodismo digital, una rama de muchos retos que le confirma una y otra vez que“En esta profesión uno no puede decir que lo sabe todo, sino que todos los días se aprenden cosas nuevas”.

Finalmente, Hugo Sierra habló de lo que significó para él ser jurado de este importante premio y revisar uno a uno las 23 crónicas y 16 entrevistas que pasaron a su filtro. 

“Fue un trabajo bastante dispendioso por aquí, me tocó calificar o revisar cerca de 40 trabajos entre crónica y entrevista, dos de los géneros más exigentes. De verdad fue un trabajo bastante dispendioso al que me dediqué con mucho entusiasmo, y actitud profesional a revisar el material en el que encontré productos excelentes, por ahí hay unas plumas muy buenas de gente que utilizó los diferentes formatos para mostrar su historia”, contó este hombre que también ha sido docente de importantes planteles educativos donde ha buscado sembrar esos sentimientos que lo han acompañado toda la vida a ser periodismo riguroso, ético y de calidad. 

Además confiesa que ve en este tipo de convocatorias y premios una oportunidad para que los periodistas más allá de los reconocimientos, puedan “rendir cuentas”, “autoevaluarse” sobre las historias que sacan adelante:

“Es interesante analizar que se ha hecho en un año o en los últimos meses, no solamente desde el ejercicio profesional, sino como contribución al periodismo, a la actividad periodística, porque aquí no fue solo calificar historias bien escritas sino también calificar esos trabajos desde la mirada de las buenas prácticas éticas, que es una de las cosas por las que el CPB aboga y exige todos los días hacer periodismo con buenas prácticas, éticas o profesionales. Y eso implica la transparencia, la honestidad, la independencia, o sea, una serie de principios que uno tiene que cumplir en el ejercicio profesional y en esos trabajos”. mencionó recalcando una vez más la esencia de lo que debe ser el periodismo:

“Para mí y creo que para mucha gente, el periodismo es un servicio social. Así lo defino yo, un servicio social y uno a través del periodismo puede hacer un es un servicio social muy grande, es una manera de uno mostrar que está cumpliendo con ese servicio social. Postularse, presentarse e exigirse. Porque para uno presentar un trabajo o pensar en postularse, lo primero que tiene que pensar es si sus trabajos o si las notas, las crónicas, las historias que ha hecho valen la pena o no presentarlas por el valor agregado que tienen. Más allá de ganarse un premio, de tener un galardón, un diploma, una estatuilla, esta es una manera de identificar si uno ha crecido tanto en lo profesional como en lo personal, es decir que es una manera de rendir cuentas de siempre”, concluyó diciendo.

KienyKe Stories