La interlocutora nicaragüense de Colombia: una mujer de amuletos y esoterismo

Publicado por: admin el Mar, 04/12/2012 - 07:31
Share
La primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo Zambrana, es también la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, y por esta razón será a la intermediaria de ahora en adelante en el di
La interlocutora nicaragüense de Colombia: una mujer de amuletos y esoterismo
La primera dama de Nicaragua, Rosario Murillo Zambrana, es también la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, y por esta razón será a la intermediaria de ahora en adelante en el diálogo que sostenga el gobierno colombiano con el nicaragüense, con respecto a la decisión emitida por la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que fijó una nueva delimitación marítima entre los dos países. Murillo Zambrana estudió idiomas y parte de su vida la dedicó a la docencia y la escritura de poesía. Luego integró el Frente Sandinista de Liberación Nacional, donde, desde la más reciente década, ha trabajado como directora de prensa y comunicaciones. En Nicaragua la consideran la estratega y sombra de su esposo, el Presidente. A Murillo se le ve en la mayoría de eventos del mandatario como la responsable de cada detalle de la logística, en especial en aspectos estéticos. Rosario es vista como una mujer de amuletos y esoterismo. Le gusta portar varios anillos, collares y brazaletes con piedras adquiridas de distintos países. En el palacio de gobierno implementó una transformación en sus interiores para llenar los salones de arreglos florares y colores intensos, un método que para ella previene ataques de energías negativas y atrae poder. Rosario MurilloRosario Murillo es vista en su país como una mujer de amuletos y esoterismo. La Primera Dama será el nuevo canal de comunicación entre los dos países en medio de la tensión desatada por el fallo adverso a los intereses de Colombia, aunque ella estima que luego de la reunión entre Santos y Ortega quedó sembrado un “espíritu de diálogo, respeto y comprensión entre pueblos hermanos”.