Las predicciones de Salomón

Las predicciones de Salomón

1 de enero del 2011

La brujería es un pequeño pecado que cometen los seres humanos. Por poco que crean en el más allá, consultan el horóscopo así sea para reírse un rato y retar al destino a ver si se cumplen sus designios. El profesor Salomón es, quizá, el brujo más consultado e influyente del país. Su acierto más grande fue pronosticar que George W. Bush sería presidente y repetiría su mandato. El canal Univisión le pagó un tiquete de avión  para ir a Miami a dar ese pronóstico. También predijo la muerte de Fanny Mickey, Teresa Gutiérrez, Manuel Cabral y Lina Marulanda, y que Juan Manuel Santos sería el nuevo presidente de Colombia.

Pero sus predicciones vienen desde que tenía catorce años de edad, cuando empezó a soñar que sus vecinos del barrio Minuto de Dios, de Bogotá, se ganaban la lotería, se iban de viaje de forma inesperada o se morían. A ese mismo barrio llegaron tres gitanas rumanas que huían de España. Le leían la mano a todo el mundo y él iba a mirarlas. Logró ganarse su confianza y les ayudaba a conseguir las hierbas con las que preparaban los baños y los riegos para las casas de las personas que contrataban sus servicios. Paloma, la mayor de las tres hermanas, le confesó que, después de tomarle unas medidas en la cabeza y analizar la destreza que tenía para aprender los ritos, Salomón tenía todo lo necesario para el mundo esotérico.

Sin embargo, su mamá, una mujer pensionada del Ministerio de Salud, le dijo que se olvidara de esas cosas y él entró a trabajar como archivador de historias clínicas y despachador de medicamentos para enfermedades de alto costo. A los veinte años entró a estudiar regencia en farmacia en el Sena de Bogotá. Luego se fue a México a estudiar en los resguardos de indígenas descendientes de las culturas azteca y maya y ahí el esoterismo volvió a atraparlo: entró a la Escuela de Astrología Mexicana, luego estuvo durante seis meses más en Estados Unidos con el santero cubano Alberto Álvarez y cinco años después fue a Canadá a estudiar parapsicología.

Con estos conocimientos compró hace veinte años una casona colonial en el barrio Palermo, en la calle 48 con carrera 18, en Bogotá. Cerca de cincuenta personas la visitan al día. Llegan en bicicletas, motos o camionetas blindadas para obtener una cita y poder resolver sus problemas y misterios personales. La casa tiene una reja verde de 4 m de altura rodeada con alambre de púas, como si se tratara de una cárcel de máxima seguridad. Al entrar se pasa por un nido de ramas secas y se ve una puerta color vainilla que, al pasarla, se entra en una habitación repleta de cuadros con afiches y billetes de todas las denominaciones.

Tres teléfonos gritan todo el día al menos cien llamadas. De esas, veinte serán citas personales con Salomón. El resto serán rechazadas por la mala energía que él sienta en las propuestas que le piden.

Su oficina está repleta de jarrones chinos de 1.5 m de altura, crucifijos gigantes, más billetes pegados a las paredes y figuras del Sagrado Corazón de Jesús, José Gregorio Hernández, el arcángel San Miguel, Jesús Resucitado, la Virgen María, María Magdalena y el Señor de los Milagros.

Allí recibe a sus clientes con tres collares, uno maya, otro tibetano y otro de los mamos de la Sierra Nevada de Santa Marta. En su mano izquierda tiene un reloj plateado y muy resplandeciente, con incrustaciones de piedras preciosas, y en la otra tiene un anillo de oro blanco con pedazos de diamantes de color zafiro que forma la figura de la corona del Rey Salomón. Del cuello hasta los tobillos viste una sotana de color verde esmeralda. Siempre lleva a la mano una maleta marca Mario Hernández repleta de llaves que abren puertas, duchas y urnas de ofrenda de sus dos templos.

Sus clientes principales son Paulo Laserna, presidente del Canal Caracol, Carlos Vives y Jota Mario Valencia, quienes pagan hasta $450.000 por una cita con Salomón. Pero ninguno de ellos ha llegado con peticiones tan difíciles como la de una señora que tenía un tumor cancerígeno en el estómago, producto, según él, de la culpa que le daba no perdonar a sus papás por una falta que cometieron.

Según Salomón, para recibir el 2011 deben realizarse baños con flores y champaña, comer uvas y enterrar monedas para olvidarse de la cosas negativas. Estas son sus predicciones para el próximo.

Gobierno Santos: Le va a ir muy bien y sobre todo va lograr generar consensos con todos los sectores políticos. No hay que olvidar que él ha sido el único presidente que ha ido a la Sierra Nevada para recibir las energías cósmicas y naturales de los mamos de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Álvaro Uribe Vélez: Se precipitó mucho la verdad, porque él pertenece al signo Cáncer y la verdad él no ha sabido controlarse y cumplir y resolver sus líos jurídicos, como la no asistencia de sus citaciones en la Corte en Washingthon. Eso le puede traer líos jurídicos, más otros problemas que probablemente lo puedan llevar a estar, no lo quiera Dios, detrás de las rejas. Su imagen va a bajar mucho.

Samuel e Iván Moreno y la contratación en Bogotá: Los medios van a conocer los verdaderos escándalos de la contratación y las reales ollas podridas, porque lo que se ha sacado o lo que se ha destapado no es nada. Después de junio va a haber mucha armonía.

Colombia: El país va tener mucha prosperidad sobre todo en marzo, julio y septiembre va ser un momento de florecimiento social del país. Pero para a mediados de abril la depresión se va a tomar el país y mucha gente, así como han muerto por la Ola Invernal, van a morir por depresión y soledad.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO