Los sobrevivientes de Buena Vista Social Club

Los sobrevivientes de Buena Vista Social Club

23 de enero del 2011

Mientras conduce un Audi gris modelo 1992 por las calles de La Habana, Jesús Aguaje cuenta la historia de la orquesta Buena Vista Social Club. Interrumpe la entrevista para comentar que comenzó a llover y que tiene que parquear el carro, porque no es permitido hablar por teléfono y conducir. A sus 54 años dirige a los doce músicos que conforman la legendaria banda cubana, que llegó al éxito con una sola producción.
Además, toca el trombón y canta.

Aguaje conoció el Buena Vista Social Club cuando era niño. Recuerda que era un lugar reconocido donde gente pobre se reunía a conversar y bailar danzón. De ahí tomó el nombre de la orquesta, casi cincuenta años después. En la casa, que aún existe en medio del abandono, viven algunas personas y los músicos quieren recuperarla para convertirla en un salón de baile.


Benito Suárez Magana, Ibrahim Ferrer, Salvador Repilado, Julio Alberto Fernández, Compay Segundo.

La orquesta es el resultado de la suerte y la improvisación. El músico cubano Juan de Marcos y el guitarrista estadounidense Ry Cooder tenían la idea de grabar un disco híbrido, entre la música cubana y africana, pero nunca lo lograron. El lugar de encuentro era en La Habana, pero los artistas que venían de África no llegaron, se quedaron atrapados en Francia por problemas con sus papeles. Tomaron la decisión de reunir los músicos más celebres de la música cubana, aunque para la época la mayoría estaban retirados o en otras ocupaciones. Por ejemplo, el cantante Ibrahim Ferrer lustraba zapatos y vendía lotería, el pianista Rubén González había perdido su piano y se rumoraba que ya no tocaba porque sufría de artritis.


Rubén Gonzáles y Orlando Cahaito López

En tres días reunieron a los artistas y en dos semanas grabaron el disco que les permitió recorrer los cinco continentes. Aguaje tiene en su memoria cada detalle. El día que debutaron en Nueva York estaban nerviosos, pero fue en esa ocasión donde el pianista Luis González recibió el aplauso más grande que haya escuchado en toda su carrera. Desde ese día son como hermanos. Antes de entrar al escenario conversan en medio de un trago de whisky ‒el preferido de Aguaje es el Chivas‒, otros beben cerveza o gaseosa. Aquí lo más importante es la música y no la pinta, en cada presentación cada uno escoge su ajuar, pero la única condición es usar traje y corbata. El director también cuenta la única presentación para olvidar. El día en que el violinista Luis Depestre murió de la emoción en medio de una presentación por los aplausos del público. Fue víctima de un ataque cardiaco.


Ry Cooder, Juan de Marcos González, Rubén González, Carlos Puisseaux, Eliades Odroa.

Desde los años noventa sus contrataciones no han parado. Según Aguaje tienen programadas entre dos y tres presentaciones semanales en todo el mundo. En una ocasión, en Estados Unidos se sintieron como una banda de rock. En el transcurso del show les llegaron innumerables tangas, brasieres y aretes de sus fanáticas. Roberto “el millonario” García, quien toca el bongó, se convirtió en el coleccionista de las prendas. Su colección parecía un almacén. En sus viajes les han obsequiado música, perfumes, fotografías y hasta canciones.

La fama mundial les ha permitido tener una vida normal en medio de la situación política cubana. Jesús considera que no tiene privilegios, pero recibe de parte del estado “una atención bonita”. Vive en el barrio Playa, en una casa de cinco habitaciones, tres baños y piscina. Además, tiene dos carros.


Manuel “guajiro” Mirabel

La agrupación tiene en un mismo escenario al Guajirito, el miembro más joven, con 21 años y nieto del Guajiro, y a Manuel Galbán, el más viejo, quien en días pasados cumplió ochenta años. Fue la ocasión perfecta para que la orquesta se reuniera alrededor de un puerco asado y unos buenos tragos de whisky.

*La orquesta Buena Vista Social Club se presentará el jueves 27 de enero de 2011 en la Plaza de la Aduana, en el marco del Hay Festival de Cartagena. El repertorio reúne sus catorce años de carrera.