Carlos Molina, el 'Cerdo' de la televisión colombiana

Publicado por: david.palencia el Dom, 25/10/2020 - 08:10
Sharekyk
Creado Por
David Palencia
KienyKe.com conoció la historia de Carlos 'El Cerdo' Molina, uno de los personajes más exóticos de la pantalla chica en Colombia.
Carlos 'El Cerdo' Molina
Créditos:
Andrés Lozano - KienyKe.com

Era un día normal, a los 15 años su vida transcurría entre ladrillos, grandes bultos de cemento, gravilla y carretillas, esta última le haría una mala pasada, esa que le cambió la vida para siempre. Trabajaba como ayudante en la construcción de un edificio y cargaba el material de un módulo a otro en su carretilla, debido al gran peso que llevaba, esta giró hacia un lado provocándole una fuerte caída desde la altura del quinto piso, dejándolo inconsciente y con el fémur de la pierna derecha roto.

Fue un momento en el que sintió muy cerca la muerte, sin embargo y no se explica por qué, no llegó a morir, quizá por voluntad divina o por designios del destino no le correspondía pasar a otra “dimensión” y la vida le brindaría una oportunidad para hacer grandes cosas.

Esa nueva oportunidad la vivió Carlos Molina, nacionalmente conocido como 'El Cerdo', este actor, humorista y empresario de artistas, es compañero de set de Martín de Francisco, Santiago Moure y 'Doña Anciana Decrépita' en La Tele Letal, programa de humor y sátira que surgió en la década de los 90, como una ocurrencia de Carlos Vives y que de una manera muy peculiar, refleja la compleja realidad y actualidad colombiana.

KienyKe.com conversó con 'Cerdo', este particular y exótico personaje que tiene 68 años de edad, aunque manifiesta tener 53, ya que desde el día del accidente dice que volvió a nacer y vive agradecido con Dios por esa oportunidad y por cada minuto de vida en la que con sus refranes y chistes, siempre le ve el lado bueno a su existencia.

Carlos Molina, como es su nombre de pila, es un hombre muy creyente, a Dios le encomienda todas sus actividades y le agradece por todos los favores recibidos y por cada segundo de vida. Es una persona muy reflexiva y analítica, que a su modo de ver las cosas, brinda mensajes y consejos con un particular sentido del humor.

Carlos Molina 'Cerdo'
Créditos:
Andrés Lozano - KienyKe.com

Nació en un hogar conformado por sus padres y 10 hijos, siendo Carlos el segundo de ellos. “Obviamente mis papás no tenían televisión y por eso fuimos muchos en la casa”, cuenta entre risas. Confiesa que tuvo una vida amorosa un tanto desordenada, fruto de ello hay a 3 hijos varones (uno de ellos ya fallecido) y una mujer que según él: “apareció por ahí”.

“En el amor tuve varios altibajos y sobre todo desordenados, viví momentos dolorosos; uno a veces se cree el creativo, el que todo lo puede, pero gracias a Dios apareció una buena mujer, que me acompaña y guía, porque uno necesita de esa persona que venga y le ponga ese frenito”, expresó.

Según él vive en: “Bosa, donde la vida es más sabrosa”, (localidad ubicada al sur de Bogotá), en su casa con su padre, algunos hermanos y una sobrina. Sin duda es uno de los personajes más famosos de este lugar y de donde recibe el cariño y afecto de sus vecinos, siendo este recíproco destacándose como un líder comunal y cuando puede, ayudando al que lo necesite.

Debido a su reconocimiento en la “farándula criolla” y trabajo comunal, llegó a interesarse por la política, pero no consiguió el patrocinio necesario y por ende no pudo materializar su objetivo de aspirar a la Cámara de Representantes. Ya ese interés pasó, por que siente y cree que la política no es honesta “La masco, pero no la paso”, añadió.

La explosión en la televisión

Un día cualquiera, Carlos acompañó a un amigo a realizar una diligencia en el centro de Bogotá y luego de esto y acompañado de un café, este le comentó que estaban haciendo unas grabaciones para una telenovela en la localidad de Fontibón. Sin dudarlo se presentó al casting con la convicción apegada a su gusto e interés por la actuación y las artes escénicas. Al presentarse con el director este lo vio y enseguida le compartió unas pequeñas líneas, algo nervioso se las aprendió y sin “anestesia” lo enviaron frente a la cámara e interpretó su papel. Al escuchar ¡corte!, el director se le acercó y lo felicitó por su interpretación y pidió sus datos para seguir teniéndolo en cuenta para sus proyectos. Como si hubiera sido su esencia y de una manera muy natural, se acababa de convertir en actor.

“Quitemos la venda de nuestros ojos y miremos hacia el horizonte, disfrutemos más de la vida, no nos amarguemos, seamos agradecidos con todo lo que Dios nos regala y luchar por todo lo que se sueña, pedir perdón por esas diabluras que uno ha cometido y así poder estar en paz con el Señor y con nosotros mismos”, comentó.

Seguía esporádicamente participando en pequeñas interpretaciones y como la famosa canción de Héctor Lavoe 'El Día de Mi Suerte', ese día llegó cuando recibió una llamada por parte de RCN Televisión en la que le informaban que tenía que acercarse para un pequeño papel. Al siguiente día muy juicioso madrugó y subió a un bus en el que se dirigía hacia La Calera, ya en ese lugar, fue al baño y de frente se encontró con Carlos Vives, se saludaron y como si fuera un amor a primera vista, Vives le dijo que si le ayudaba en una pequeña escena interpretando a un borracho (quizá quedó encantando con su prominente barriga, pelo largo y barba un tanto descuidada), Molina sin dudarlo aceptó y con lujo de detalles interpretó aquel personaje.

A partir de allí se forjó una buena relación y Vives lo siguió teniendo en cuenta para diversos proyectos, uno de estos ya se estaba preparando, ahí fue cuando lo presentó con Martín de Francisco y Santiago Moure, quienes quedaron algo extrañados con el exótico y particular personaje. Más adelante Martín le dijo que si quería participar en una película, y sin dudarlo aceptó.


“Llegar a la televisión fue como ganarme la lotería”.


Carlos se dirigió hacia el norte de Bogotá para cumplir la cita, tenía que grabar una escena jugando baloncesto y su vestuario tan solo era pantaloneta y unas botas texanas, De Francisco y Moure quedaron fascinados con la actitud del hombre que no le daba pena nada y era capaz de hacer cuanta cosa le pidieran. De ahí surgió el personaje llamado 'Don Walter', sin embargo, había dudas sobre este remoquete y le preguntaron si tenía algún tipo de apodo, él les dijo que desde niño algunos le llamaban 'Porky', este sobrenombre cayó como anillo al dedo, pero de una forma un tanto más cruda, mejor lo bautizarían 'Cerdo'.

Cerdo en el 'Siguiente Programa'
Créditos:
El Siguiente Programa - Cenpro TV

Así nació este icónico personaje, símbolo de la sátira, ridiculez, sencillez, sinceridad y fiel radiografía de la clase popular del país, que a lo largo de varios años ha estado en las pantallas colombianas desde los años 90 y hasta nuestros días en la que las nuevas generaciones también han tenido la oportunidad de conocerlo y referenciarlo.

'Cerdo' despierta risas, burlas y admiración, este hombre que “entre chiste y chanza” expresa sus ideas y “echa vainas” a políticos, famosos y a cuanta persona o situación que de “papaya por ahí”, bajo la “bendición” de Moure y De Francisco.

Molina vive agradecido con 'Cerdo', es aquel que le ha brindado muchísimo, hacerse un nombre y un personaje recordado en televisión no es fácil, esto le ha permitido alcanzar varias cosas, adquirir su casa, viajar, codearse con la farándula criolla y hasta esa influencia le sirvió para ingresar a 'Doña Anciana' al “combo” de La Tele. Esa experiencia en televisión le abrió varios espectros, como brindar charlas motivacionales y ser representante de artistas, a él se le atribuye ser uno de los primeros impulsores de la carrera de Marbelle, ya que fue puente para la exposición de, por ese entonces, naciente estrella de la música en Colombia.

“Gracias a Dios uno es conocido sin estar golpeando la puerta de casa en casa, lo único cierto es que de esto le he dicho a todo el mundo que hay personas que abusan por esa misma fama que uno tiene, lo pueden tratar muy bien, pero a veces intentan aprovecharse hasta los vecinos de uno y eso es duro”, agregó.

'Cerdo' es un hombre sencillo, humilde, soñador, detesta las injusticias y la deshonestidad, sueña con muchos proyectos artísticos y le pide a Dios no enfermase, y si llegara a suceder, mejor que se acuerde de él. Seguirá con sus ocurrencias, haciendo reír, pensar y por qué no reflexionar al público y continuará “cantando tabla” a todos los “iguazos hijuepuercas” que se encuentre por ahí.

Por: David Palencia