Solischa, la influencer que enseña las tradiciones indígenas

Publicado por: gabriela.garcia el Dom, 25/10/2020 - 07:00
Sharekyk
La cusqueña que muestra con total naturalidad las tradiciones de su pueblo, ha causado revuelo en las redes sociales.
Solischa, la joven que ha conquistado el corazón de los seguidores en redes sociales

Soledad Secca “Solischa” se ganó el corazón de miles de seguidores,convirtiéndose en una de las influencers más nombradas de Perú. 

Con una sonrisa en su rostro, un paisaje adornado por grandes montañas y tierra arada en sus manos, Soledad Secca Noa, “Solischa” una joven de 22 años perteneciente a la comunidad quechua en los alrededores de Cusco (Perú) decidió incursionar en las redes sociales, para contarle al mundo acerca de su realidad, acerca de las costumbres que hacen parte de su vida cotidiana y acerca de las tradiciones que por años han perdurado en la comunidad que lleva en su alma. 

En un pueblo ubicado a veinte minutos de la ciudad de Cusco, al sureste de Perú, se encuentra la comunidad rural de Occopata. Allí, vive la reconocida “Solischa” quien, además de ser influencer, es estudiante de antropología en la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco. 

Como si fuera obra del destino, Secca, decidió publicar un video en Facebook, en el que apareció trabajando en una granja, y como también es apasionada de las lenguas y la antropología, la joven peruana decidió acompañar el video con una descripción del idioma quechua, que es particular y representativo de su pueblo. La publicación fue un éxito total. Tanto así, que logró flechar a miles de seguidores, no solo de Perú sino de todo el mundo.

Al ver que su publicación fue acogida con tal cariño por parte del público, Secca decidió compartir más contenido en sus otras redes sociales, como Instagram y Twitter. Y es que desde el momento en que el lente captó el primer video, hasta la fecha, “Solischa” ha logrado ganar más de 32.000 seguidores en la plataforma de Facebook

Soledad se define a sí misma como una campesina sincera y siempre alegre. Lo que hace realmente cautivador y peculiar cada uno de los videos, es la espontaneidad, la franqueza y el humor con el que presenta cada una de las costumbres de su comunidad. “Desde que inicié en la carrera, me he interesado en cuestiones de los modos de vida", explica. 

"Trato de entender cómo es la gente que vive en diferentes pueblos, y también sigo aprendiendo cómo vivimos aquí. Me gusta mostrar las cosas que nos hacen únicos”, agrega la joven influencer. 

En sus videos, “Solischa” cuenta la forma en que los Occopata aran la tierra, cómo cuidan día a día los cultivos, qué alimentos consumen, cómo son las casas donde viven y hasta la forma en que pasan el tiempo. Para construir las casas, por ejemplo, usualmente se reúnen todos los habitantes del mismo pueblo, y con ladrillos al hombro, se suben por escaleras; los pasan de mano a mano hasta terminar la obra. 

Soledad tampoco ha dejado a un lado el tema de la coyuntura, pues en varias de las publicaciones ha grabado cómo se realizan las clases virtuales en medio de la pandemia. Los pequeños se acomodan en pequeñas chozas de paja, se cubren con mantas y esperan a que llegue el maestro. Por cada una de las pequeñas casitas, se observan máximo a 3 niños participando de una clase. 

Pero, los videos no están dirigidos únicamente para quienes nunca han visitado este acogedor territorio, sino para algunos Occopata que salen del pueblo hacía las grandes ciudades y dejan en el olvido su hogar, sus familias y sus más inherentes raíces. Secca quiere recordarle a quienes se olvidaron de la tierra que los vio crecer, cómo se siente amar las costumbres y cómo se siente honrar a sus ancestros

Más allá de ganarse el cariño de los seguidores en redes sociales, para Soledad también es importante saber que cuenta con el apoyo de uno de sus seres más queridos. Dorotea Noa, con los ojos aguados y la voz quebrada, ha dicho a los diferentes medios de comunicación sentirse “orgullosa y feliz de que su hija represente de una forma tan innovadora a su gente”. 

“Quiero generar conciencia, quiero sumarle y no restarle a la vida", expresa.

"El video lo hago un poco entretenido para que la gente no se aburra y me puedan ver tal cual como soy. Pero, quiero que entiendan lo que trato de decirles, más allá de solo las risas y el hablado extraño”, concluye.