Julio Comesaña: "¿Por qué para ganar se necesita que alguien se vaya derrotado?"

Publicado por: german.alarcon el Lun, 22/06/2020 - 15:04
Share
Creado Por
Germán Alarcón
En diálogo con KienyKe.com el técnico de Junior de Barranquilla habló de su carrera profesional y de los aprendizajes que han quedado plasmados en su vida a través del fútbol.
Julio Comesaña y los secretos de su vida y carrera profesional
Créditos:
KienyKe.com

¿En qué se parece el fútbol al Reino Animal, o, en qué coinciden dos mundos que parecen diferentes, pero en realidad son similares?

Tanto en el primero como en el segundo hay un mismo objetivo: ser el rey, exigir respeto y 'acabar' con quien está al frente. Pero, ¿a qué costo?

El Reino Animal nos enseña a cómo sobrevivir en un mismo hábitat. Nos dice que, a veces, para obtener un triunfo se debe pasar por encima del otro o, simplemente, mostrar qué tan fuerte es cada uno para quedarse con el territorio.    

En el fútbol ocurre lo mismo... Para llegar a la cima debes 'pasar por encima de cualquiera', o por lo menos, ver cómo el otro pierde mientras tú triunfas. En el fútbol, como en el Reino Animal, del segundo para abajo todos son perdedores. Solo hay puesto para uno. 

 

 

Ese tipo de triunfo ha llamado la atención en el actual director técnico de Junior de Barranquilla, Julio Comesaña.  En su mente hay una pregunta constante que retumba su cabeza cada vez que mira hacia la ventana en busca de una respuesta. 

"¿Por qué para ganar necesitas que alguien se vaya mal... se vaya derrotado?", señaló en diálogo con KienyKe.com

Quizás 'profe' no hay razón alguna que explique de forma clara esta cuestión. Puede que solo sea un instinto de supervivencia. 

Eso sí, tanto en el fútbol como en la vida los triunfos y las derrotas dejan enseñanzas; así como lo señaló el ex seleccionador nacional 'Pacho' Maturana con su famosa frase "perder es ganar un poco".  

Precisamente, para Comesaña, el triunfo no es solo tocar la gloria con las manos y ganarse un reconocimiento. Va más allá de eso. Es "valorar al rival cuando le ganas. No hablar mal, respetarlo y ganar jugando en la cancha. Que quede la sensación de que sos merecedor de eso".

El fútbol es una pasión que despierta emociones y que traspasa fronteras. Es unión e inclusión. Es una forma de expresión que a través de goles y celebraciones se unen millones de corazones. 

"El fútbol es un juego de errores. Quien cometa el menor error, gana", indicó el holandés Johan Cruyff años antes de su fallecimiento.

 

"Yo no me siento un entrenador uruguayo": Comesaña

 

Hace 72 años la ciudad de Montevideo, capital de Uruguay, vio nacer a Julio Comesaña. Por ese entonces el fútbol profesional colombiano apenas estaba iniciando y celebrando el primer campeonato que quedó en manos de Independiente Santa Fe, aquel 12 de diciembre de 1948. 

Mientras en Colombia nuestros antepasados se vestían de gala para observar los primeros compromisos deportivos, en Uruguay ya sabían lo que era ser campeones del mundo 18 años atrás. 

A medida que el fútbol colombiano iba creciendo, Julio Comesaña iba dando los primeros pasos en su vida personal y profesional.

Nació y estudió en su tierra hasta los 19 años, jugó con Racing de Uruguay y luego tomó sus maletas para emprender su propio camino por Argentina y Colombia. 

En 1981 se dio cuenta que su cuerpo no era el mismo. Que a la hora de correr necesitaba de esa potencia que había perdido con el transcurrir de los años. Sin mucha bulla decidió dar un paso al costado, sacarse la pantaloneta y los guayos para incursionar desde la línea técnica. 

En Uruguay se preparó durante dos años como director técnico. Adoptó varios conocimientos que luego fue desarrollando con sus diferentes equipos. 

 

 

Analizó a sus rivales y hasta aprendió de ellos, así como también se dio cuenta que "no era entrenador de nada. Era un hombre que había jugado al fútbol y que me gustaba lo que hacía", resaltó.  

A pesar de ser uruguayo de nacimiento, los partidos los afronta como un técnico colombiano debido a la cantidad de años que lleva en el país y a la capacidad de valorar el juego desde otra visión, sin dejar a un lado sus raíces. 

"El entrenador uruguayo es muy recursivo. Es capaz de trabajar en un lugar donde le dan todo y es capaz de llegar a un lugar donde no hay nada. Sabe organizarse con lo poco y construir equipos aguerridos", confesó.

Por Colombia han pasado varios de sus compatriotas como Óscar Washington Tabárez, actual seleccionador de Uruguay, Donaldo Ross, Luis Cubilla, Juan Martín Mujica, Gregorio Pérez, Gerardo Pelusso, campeón de la Sudamericana con Santa Fe, entre otros. 

Pero en la historia del balompié nacional solo un técnico uruguayo ha sido capaz de salir campeón en Colombia: Julio Comesaña. ¿Cuál es la razón?

El secreto de un técnico: saber interpretar a los jugadores 

 

Por cosas del destino Colombia se convirtió en uno de sus lugares favoritos y Barranquilla en su segundo hogar. 

De los 12 títulos que tiene Junior en sus vitrinas, en cinco de ellos ha estado presente Julio Comesaña. Uno como jugador y cuatro como entrenador. 

Más allá de la preparación técnica que desarrolló con los años, Comesaña entendió desde el principio al futbolista e hincha del norte de Colombia. "Más que nada yo aprendí a conocer al costeño, al ser humano de la Costa Atlántica. Los conozco tanto como si yo fuera uno más de acá", señaló. 

El fútbol le otorgó ese aprendizaje y conocimiento de una sociedad que se convirtió en su familia. "Los conozco en sus alegrías, tristezas, manera de comportarse, andar y ser", agregó. 

 

 

Ese detalle que, al mirarlo rapidamente, parece simple, es el secreto del éxito de Julio Comesaña con el Junior de Barranquilla. El sentirse cómodo en una ciudad ajena lo llevó a ir más allá del equipo. No solo se metió en el pensamiento del futbolista costeño sino también en el corazón de la hinchada. 

No obstante, así como hay un inicio también hay un final. Y ese último paso parece estar cada vez más cerca. Julio siente que así como el fútbol le ha dado todo él también ha entregado lo mejor de sí a ese deporte que lo vio como jugador y ahora como técnico. 

 

La vida es un riesgo permanente: Julio Comesaña 

 

A propósito de la cuarentena y de la situación que atraviesa el mundo en general a causa de la pandemia del coronavirus, Julio Comesaña permanece a la espera de que el fútbol colombiano retome sus actividades. 

En estos días de pausa y encierro sabe que primero hay que cuidarse antes de arriesgar su vida y la de sus jugadores; pero no niega que se ha sentido como un león enjaulado, ya que antes de la propagación del virus acostumbraba a estar fuera de casa. 

Sin embargo, esta situación la relaciona como cuando el equipo está en concentración. Dice que los pensamientos y ansiedad son los mismos, ya que el ser humano siempre vive con un incertidumbre pensando en qué va a pasar en el futuro. 

No obstante afirmó que "la vida es un riesgo permanente y tenemos que achicar ese margen cuidándonos entre nosotros". 

 

Por: Germán Alarcón