Escritor Alberto Salcedo Ramos rompe el silencio tras denuncias de acoso sexual

Publicado por: richard.ladino el Mié, 16/09/2020 - 14:18
Share
"No pido ningún privilegio, pero si que se presuma mi inocencia", señaló el escritor.
Alberto Salcedo Ramos
Créditos:
Editorial Aguilar

Los seguidores del escritor Alberto Salcedo Ramos, se mostraron sorprendidos al conocer el relato de Amaranta HankAngie Castellanos y otras mujeres que lo denunciaron pública y penalmente por delitos sexuales, argumentando que usa su reconocimiento profesional para sobrepasarse con algunas jóvenes.

Tras varios días de silencio, Salcedo Ramos publicó una carta en su cuenta de Twitter en la que se defiende los señalamientos y contrató a una firma de penalistas para que lo representen en los estrados judiciales. 

 

"No es fácil encontrar las palabras y el tono cuando uno es linchado en público y condenado de antemano, cuando uno sabe que nada de lo que diga para defenderse podría aplacar a los grupos de Twitter, Facebook y demás redes sociales, cuando uno se siente aplastado por el peso de una avalancha mediática que ya dictó su veredicto", dijo el escritor. 

Así mismo, indicó "que no se trata tan sólo de mi reputación. Se trata, sobre todo, de la necesidad de procurar un mundo seguro y justo para las mujeres. Entiendo que mi colaboración con las autoridades competentes para el esclarecimiento de este caso se enmarca dentro de este compromiso". 

El escritor dijo que en abril de este año le dijeron que 'Las Igualadas' le estaban preguntando a varias mujeres sobre él.

"Ellas, sin embargo, sólo se comunicaron conmigo el 8 de septiembre. Ese día, poco después de las tres de la tarde, recibí una llamada telefónica de Viviana Bohórquez, quien se me presentó como periodista investigadora del colectivo feminista", relató. 

 

En la carta señala que al día siguiente volvió a llamar a las 9 de la mañana. "Antes de contarme con claridad qué tipo de informe estaba elaborando, volvió a preguntar si la autoriza a grabar la conversación. Esa insistencia me produce desconfianza. También me genera suspicacia la idea de hablar oralmente a alguien sin saber cómo ni en qué tipo de pieza periodística usaría mi testimonio. Por eso le pedí que me enviara al correo las preguntas que tuviera".

Salcedo Ramos se cuestiona el trabajo periodístico que terminó haciendo públicas estas denuncias y terminó por decir: "No pido ningún privilegio, pero si que se presuma mi inocencia, se me respete el debido proceso y, sobre todo, que no se me acuse a través de una investigación espurea y tan notoriamente manipulada".