América Latina: La Región que Fomenta Innovación Digital

23 de diciembre del 2010

Cada día salen más noticias sobre industrias en vías de transformación gracias a uno o más jugadores cambiando las reglas de juego.  Por ejemplo, casi en el momento que la empresa Netflix comenzó a ofrecer películas a través de Internet hace unos 10 meses, Blockbuster anunció que estaba en bancarrota.  Lo mismo ya ha sucedido a empresas como Tower Records y Barnes & Nobel.  En todo el mundo, más y más empresas innovadoras están cambiando las reglas de juego de cómo hacer negocios y América Latina no es la excepción.

Para fomentar el desarrollo de dichas empresas innovadoras que adoptan nuevas herramientas digitales (Ej. Redes sociales, móviles inteligentes, etc.), el presidente de Chile tiene una iniciativa donde concede USD $40.000 para cualquier empresa nueva (las llamadas “start-ups”) que quiera radicarse en Chile.  El beneficio para emprendedores extranjeros es acceso a un poco de capital para lanzar sus iniciativas.  En el proceso, dichas nuevas empresas contratan a chilenos quienes aprenden lo que significa estar en una start-up internacional (pero dentro de Chile).

Sin embargo, el país más activo en esta área es definitivamente Brasil, con ejemplos como la inversión por USD $342 millones en Buscape (sobre lo cual escribí hace unos meses en el New York Times).  Solo hace unas semanas, una empresa brasilera de juegos llamada Vostu cerró una inversión por USD $30 millones de unos fondos de EEUU.  He conversado con varios profesionales que están haciendo inversión en Brasil y me dicen que, después de años de trabajo, ven el mercado al fin tomando vuelo.

Los modelos de inversión de capital de riesgo tienen que ser adaptados para los países en América Latina así como se ha hecho en Brasil. Increíblemente, otros países como China están estudiando el progreso de estas iniciativas en América Latina. Esto es sorpresivo porque, especialmente en Colombia, se siente un vacio notorio cuando se compara con las iniciativas de fomento de start-ups (incluye capital de riesgo) y el nivel y numero de start-ups con países como Chile y Argentina (ni hablar de Brasil).

Esta situación no puede seguir así porque el “impacto digital” es un tren que sigue su marcha acelerada y cada año que Colombia se queda atrás, se hace más difícil lograr la competitividad.  Durante mi último taller de Innovación Digital con empresas reconocidas veo mucho interés por parte de sus colaboradores en que sus empresas aprovechen la gran oportunidad que hay para diferenciaren en el mercado con el apoyo de las nuevas herramientas digitales.

Sin embargo, mi impresión es que muchos ejecutivos todavía ven estas herramientas (Ej., Facebook) como juguetes para jóvenes.  Esto aunque el demográfico de mayor crecimiento en sitios como Facebook son mujeres entre 45-55 años y el hecho que esta empresa acaba de lanzar una iniciativa grande de comercio electrónico con el apoyo de grandes marcas.  Aun sin comercio electrónico, la mayoría de consumidores toman decisiones de compra (aunque compren en una tienda) con el apoyo de herramientas digitales como Google.  Es por esto, que ya la publicidad digital superó la publicidad por periódicos por primera vez en la historia.

Como lo publica el periódico el Financial Times de Londres, América Latina ya es una región con crecimiento y prospectivas envidiables.  Sin embargo, si Colombia quiere ser un jugador importante dentro de este nuevo mundo, tiene que mejorar su apoyo a los start-ups.  Un buen comienzo es tomar la recomendación dada la semana pasada en Portafolio por Eduardo Suarez del Banco Santander de España quien dice que Colombia necesita más inversiones de riesgo.  Esto también beneficiaría a los start-ups digitales.

Alan Colmenares es editor del blog TropicalGringo sobre Innovación Digital.   También es consultor, conferencista y escritor con contribuciones para New York Times y VentureBeat entre otros.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO