De la Calle, carácter dócil y Galán carente de fuerza interior y exterior

De la Calle, carácter dócil y Galán carente de fuerza interior y exterior

12 de septiembre del 2016

La agudeza que tiene el maestro Osuna para sus caricaturas, también la tiene Lorenzo Madrigal, como firma sus columnas en El Espectador, todas las veces afiladas, ingeniosas.

Esta semana pide que los candidatos no se atropellen ni se metan zancadillas, dentro de su respectivo grupo o facción.

Destaca la figura de Iván Duque Escobar, en el Centro Democrático, “de renovado estilo personal, conocimientos financieros y políticos, más una juventud que arrastra. Y eso cuenta”.

Plantea posibles alianzas entre el Partido liberal y Cambio Radical y menciona a Humberto De la Calle “con voz de trueno y carácter dócil, y a Juan Manuel Galán, “aún carente de fuerza interior y exterior”. Y a Germán Vargas Lleras, “pese al disfavor oficial y a los quebrantos de salud”.

-Hay nombres que se mencionan (escribe) o ellos mismos lo hacen como el de Roy Barreras, hoy cercano a la guerrilla. Alvaro Leyva, quien es eterno candidato y hombre clave del conflicto.

-La izquierda rezagada, distinta de la que viene de La Habana, la de a pie, parecería resucitar el nombre de Gustavo Petro, bien ranqueado en las encuestas, pero de muy difícil suceso electoral. Más le valdría un Jorge Enrique Robledo, el señero congresista, el no violento.

-Viene como aerotransportado por ángeles “el más educado”, Sergio Fajardo, excelente candidato de opinión. Se le acepta, pero ¿quién lo elige? ¿Qué maquinaria lo sostiene? He ahí el problema.

Osuna o Madrigal (que son lo mismo) plantea que en el partido de las FARC “podría entrar el mejor policía del mundo, mi general Oscar Naranjo, quien demuestra gran empatía con lo sucedido en La Habana y debe ver la suerte incierta del país hacia el futuro”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.