Decisiones

Publicado por: admin el Lun, 20/01/2020 - 09:06
Share
Así como, a través de los recuerdos, el pasado se presta a ser reconstruido en relatos que van cambiando según nuestro presente, el futuro es también motivo para que la imaginación construya posi
Decisiones
Así como, a través de los recuerdos, el pasado se presta a ser reconstruido en relatos que van cambiando según nuestro presente, el futuro es también motivo para que la imaginación construya posibles mundos que se van transformando con el devenir. Hay quienes toman la decisión de adelantarse a los hechos y crean estrategias para que lo soñado se llegue a convertir en una realidad, concentrándose en ello de manera obsesiva, mientras que otros dejan que las cosas se vayan dando y descuidan las posibles consecuencias negativas que pueda acarrear ese descuido. Aunque ni la previsión obsesiva garantiza buenos resultados, ni el desentendimiento desagradables consecuencias, sabemos muy bien que tomar ciertas precauciones puede llevar al éxito, a mitigar los efectos del fracaso o, al menos, ayuda a enfrentar lo inesperado que llega con toda su carga de efectos positivos o negativos. Hay otro caso al que estamos expuestos con demasiada frecuencia y es el de tomar decisiones a partir de una información errónea o de una prevención sin fundamentos. Cuando pululan las falsas noticias y los medios se dedican a difundirlas y hasta a inventarlas ellos mismos, con el fin de ganar audiencia o congraciarse con los sectores políticos y económicos que puedan beneficiarlos, la cosa se vuelve más delicada y las consecuencias pueden ser catastróficas. Pero lo es particularmente si estas informaciones falsas llegan a quienes detectan el poder y toman sus decisiones a partir de ellas. En Colombia se han dado casos lamentables de acciones ejecutadas a partir de acusaciones falsas que se presentan como portada de revista o titular en un periódico, un noticiero televisivo o radial o a través de las redes sociales. Es de tener en cuenta la posibilidad de que decisiones trascendentales se tomen a puerta cerrada a partir de confidencias o rumores que llegan al mandatario a través de personajes que despiertan confianza por sus méritos en sus campos de acción, lo que no da garantía absoluta de credibilidad. Walter Isaacson, en su biografía de Einstein, cuenta como el físico húngaro Leo Szilard, habiéndosele ocurrido unos años atrás -en el instante en que la luz de un semáforo pasaba de rojo a verde- que se podía generar una reacción en cadena que generaría una fuerza de inmensas magnitudes, al enterarse de los resultados de la fusión del átomo hecha posible por la utilización de uranio y sabiendo que el Congo belga contaba con minas de este extraño mineral, temió que los alemanes compraran a Bélgica la producción total bajo la suposición de que los nazis estaban desarrollando armas nucleares. Quiso prevenir al rey de Bélgica y conociendo de la amistad de Einstein con la reina, decidió acudir a él para que interviniera e impidiese que el uranio de la colonia belga cayera en manos de los nazis. En su condición de refugiados en USA estos científicos decidieron consultar primero con el gobierno americano y terminaron dirigiendo una carta al presidente Roosevelt quien entendió la gravedad del asunto y terminó financiando el Proyecto Manhattan que culminó con el lanzamiento de dos bombas, la primera sobre Hiroshima y la segunda, unos días después, sobre Nagasaki. El horror causado por el terrible poder destructivo de la energía nuclear hizo que Einstein intentara expiar su culpa proponiendo un gobierno mundial que impidiera una tercera guerra mundial con armas nucleares lo que llevaría a una cuarta con piedras. Lo cierto es que luego de la rendición de Alemania se pudo constatar que los nazis no tenían el menor interés en el uranio del Congo Belga como tampoco en el desarrollo de una bomba atómica. El desarrollo de armamento nuclear surgió por el Proyecto Manhattan abriendo la puerta para que la Unión Soviética desarrollara la bomba atómica a partir de filtraciones y una red de espionaje muy sofisticada que dio inicio a la Guerra Fría. Es de suponer que sin el temor infundado de unos físicos a que Hitler se hiciera al uranio del Congo no se habrían desarrollado armas nucleares. A partir de una falsa información se llegó a crear una fuerza destructiva que ha alterado totalmente la vida del hombre sobre la tierra, lo que demuestra que el futuro de uno o de muchos puede llegar a ser el resultado de decisiones tomadas a partir de premisas falsas unidas a situaciones muy particulares y a actores que brillan en ciertos campos pero no en otros.