“Guevones” que somos

26 de febrero del 2019

Opinión de Esteban Jaramillo

“Guevones” que somos

Tiempo de “guevones”, por Urán; de Lagrimones, por el toro del tino; de testículos en la mano, por Simeone; de empanadas con castigo, por la policía; de condena ante infundios en los medios a Juan Carlos Osorio, sin el debido proceso, y de conciertos solidarios, pero con brotes demagógicos, oportunismo e hipocresía. Típico.

Los clamores de Asprilla por su semental hurtado, fueron de inmediato escuchados por las autoridades. Lo que no ocurre en parajes lejanos donde el abigeato, robo de reses, es común e impune. La suerte de llamarse el Tino y tener fama.

Simeone, con los huevos al aire, e indultado. En la efervescencia de su victoria con Atlético, frente a Juventus, mostró cojones con rabia, provocando las iras de los aficionados rivales. Gesto simbólico, dijo, para expresar el valor de lo obtenido. En Colombia hay sanción para quienes exhiben sus huevos ante el público, para el que compra empanadas en la calle; cárcel  para aquellos que tocan el trasero de una dama e impunidad para quienes, codiciosos, se hacen dueños con ilegalidad, de los dineros públicos. El mundo al revés.

“Guevones” dice Uran en cada comparecencia ante la gente. Saludo coloquial de entrada o despedida con la licencia que dan la fama y los puristas del idioma, por su valiente pedaleo. Si lo digo yo, me dirán vulgar, amoral o “pelotudo”. Simplemente no es tiempo de etimologías… o “guevonadas”, porque en la victoria todo vale.

Los tribunales arbitrarios e inquisidores de los medios condenaron a Juan Carlos Osorio por infundios de un paranoico vengativo, cuyo valor testimonial fue acogido. Pablo Ceballos, el jugador de la discordia, salió en defensa del colombiano, dejando en claro el tema. Osorio con silencio prudente, que defiende su carrera impoluta. Burda patraña de aquellos que disparan sin sustento legal o critico y de amigos que no son amigos que hablan con sevicia.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO