ISAGEN y democracia

20 de enero del 2016

¿Puede el gobierno vender ISAGEN dando la espalda al legislativo en este tema?

Esta prestigiosa publicación ha expuesto desde editoriales, artículos y columnas de opinión, argumentos técnicos que respaldan o contradicen la venta de ISAGEN. El propósito de las siguientes líneas será analizar dicha transacción desde el punto de vista de la democracia. En este sentido la pregunta que procuraremos responder es: ¿Es democrática la venta de ISAGEN?

Para abordar este cuestionamiento primero examinemos si la democracia tiene que ver algo con este tema que en principio parece ser del campo estrictamente económico. Podría argumentarse que aunque ISAGEN es 57% pública, es decir, de propiedad de todos los colombianos, el gobierno como representante de la ciudadanía, tiene la autonomía suficiente para decidir sobre la venta de esta entidad pública, pues su trámite no necesita pasar por el Congreso de la República. Sin embargo, podríamos preguntarnos hasta qué punto puede el Ejecutivo desconocer la opinión del Congreso frente a temas tan importantes que afectan los intereses ciudadanos.

¿Puede el gobierno vender ISAGEN dando la espalda al legislativo en este tema? Merece la pena recordar que la mayoría de los partidos, desde el Polo hasta el Centro Democrático, han planteado críticas a la venta de ISAGEN. Incluso hay sectores del gobiernista Partido Liberal que han manifestado retirarse de la coalición de gobierno si el Ejecutivo persiste en dicha venta. En este primer aspecto observamos un comportamiento antidemocrático por parte del gobierno, quien se emplea a fondo en conseguir el respaldo de los partidos políticos en el Legislativo cuando lo necesita en materias como el proceso de paz, pero desconoce su opinión cuando los trámites legales no requieren la aprobación de esta rama del poder público.

Así las cosas, la venta de ISAGEN será un hecho que no estará exento de cuestionamientos y podría decirse, hasta de falta de legitimidad, pues sin tener en cuenta el deseo de la opinión pública, de sus representantes y de los partidos políticos, el gobierno persiste en su desesperado objetivo de vender una empresa de los colombianos con el cuestionable argumento de costear la construcción de las vías 4G. Adicionalmente, y sin compartir las razones que el gobierno esgrime para vender ISAGEN, no hay certeza de que dicho dinero no será empleado en otras destinaciones como el de la financiación de la campaña por el plebiscito en publicidad y en aceitar la maquinaria política para la movilización de votantes.

El gobierno venderá ISAGEN dejando claro que los procedimientos democráticos le son útiles sólo cuando son estrictamente necesarios o favorables a sus intereses. En este caso el Ejecutivo ha desconocido la opinión de la mayoría, la cual reiteramos le importa únicamente cuando le da la razón.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO