La derecha del arte

Publicado por: admin el Lun, 06/01/2020 - 07:32
Share
Amanecí pensando en el refrán que te anima a vivir cada día como si fuese el último de tu vida y comprendí lo insoportable que puede llegar a convertirse esta idea por lo terrible que resulta. Un
La derecha del arte
Amanecí pensando en el refrán que te anima a vivir cada día como si fuese el último de tu vida y comprendí lo insoportable que puede llegar a convertirse esta idea por lo terrible que resulta. Un pensamiento tan abrumador no es el más apropiado para llevar a cuestas mientras pasan los minutos…tic tac... de este o cualquier otro día como si fuese el último. Prefiero pensar que cada día hay que vivirlo como el primero, pero no de tu vida sino de una nueva etapa en tu vida o vivirlo como el día único que se irá desarrollando durante las horas siguientes y como en mi caso que he tenido que llegar, hoy 5 de enero, a mis sesenta y tres años y a esta conclusión. Por ser justo este lunes, como cada uno de los lunes en que acostumbro escribir mi artículo semanal para KienyKe, me permito compartir con ustedes una reflexión sobre un asunto personal… aunque no sé si valga la pena… pero ya entrado en gastos… resulta que recibí un libro en el que se incluye la entrevista realizada por María Alexandra Cabrera y publicada por la Revista Bocas hace poco más de un año, que lleva por título “La derecha del arte”, título que me ha caído en gracia aunque no he podido evitar preguntarme el por qué y el para qué. En la celebración de los noventa del maestro David Manzur en el MAMBO, se acercó alguien y me dijo que subiendo la escalera “escuché decir que le gustaba la pintura de Carlos Salas pero lastima que fuera tan uribista”. Lo cierto es que a raíz de mi posición política soy calificado o descalificado como pintor de derecha… como si eso significara algo... Veamos, soy diestro y por lo tanto utilizo la derecha para pintar. En el documental de mi hija aparezco haciendo trazos con la izquierda y esa mano me es muy útil, acudo a ella, por mi manera de enfrentar la tela, con mayor frecuencia que un pintor de pincel activo en su derecha y paleta pasiva en su izquierda, o a la inversa en el caso de los zurdos. No sé como esté mi hemisferio cerebral derecho y si domina sobre el izquierdo, lo cierto, si tiene algo que ver, es que sueño mucho y las noches se me han convertido en un apasionante momento creativo. Se complementan muy bien los días dedicados a pintar abstracciones y las noches a figurar sueños, lo que es plenamente satisfactorio en mi caso. ¿Será que mis sueños son de derecha? ¿Influirá mi “arte de derecha” en mis creaciones nocturnas? Dejémosle eso a la neurociencia, de lo que, a pesar de mi ignorancia en asuntos científicos, me queda hablar es de mi experiencia intima y mencionar que de los muchos vicios que se ensañaron conmigo desde muy niño, hay uno del que no quiero, de ninguna manera, prescindir y es el de “la pensadera”. Soy un poco duro de oído y a eso se suma que me abstraigo descortésmente en pensamientos que llegan y llegan y llegan… para anidar en mi cerebro. En contra de los sabios que aconsejan que si no se puede impedir que los pensamientos lleguen, sí se puede impedir que aniden en la cabeza. Me he habituado a tener en mi cerebro un árbol con innumerables ramas ocupadas por nidos en los que pueden anidar fácilmente los pensamientos, sean positivos o negativos. De muchos de estos últimos hay veces que quisiera que se fueran al demonio pero ahí se quedan y me toda lidiar con ellos a cada rato mientras pinto, como son las viejas rencillas, los desacuerdos, las embarradas cometidas con mucha más frecuencia de la que hubiese querido y asuntos baladíes como el de si soy de la derecha del arte o no. O como los que surgen luego de uno que otro comentario que me llega a través de las redes, cargado de cinismo y se deposita, como el huevo de la discordia, en algún viejo y olvidado nido de esos que hay de sobra en mi cabeza. Con esto de ser calificado de uribista, trumpista o derechista me conformo. No he ocultado mi posición política, al contrario la hago publica y semanalmente en este medio y a diario en Facebook. Lo hago a mi manera siendo pintor y no periodista ni mucho menos político. Pero eso de que mi arte es de derecha… Que me lo expliquen por favor.