La papeleta para decirle NO al consumo de drogas en los parques

La papeleta para decirle NO al consumo de drogas en los parques

8 de junio del 2019

Como un balde de agua fría recibimos muchos colombianos la decisión de la Corte Constitucional de echar para atrás la prohibición del consumo de drogas y alcohol en el espacio público. Esta medida estaba contemplada en los artículos 33 y 140 del Código de Policía vigente. Sin embargo, la Corte consideró que dichos artículos violaban el derecho al libre desarrollo de la personalidad y los declaró inexequibles. A muchos este fallo nos generó una profunda preocupación y por eso, desde el Partido Conservador, planteamos una papeleta en las próximas elecciones que le permita a los ciudadanos alzar su voz frente a este tema.

En redes sociales las expresiones de rechazo frente a la medida no se hicieron esperar. “Ahora los parques se van a llenar de jíbaros”, leí en Facebook. “Piensan en el libre desarrollo de la personalidad de los que consumen drogas y alcohol, y el libre desarrollo de la personalidad de los demás, ¿dónde queda?”, leí en Twitter. La verdad es que, aunque seamos respetuosos de las decisiones de las altas cortes, no podemos quedarnos de brazos cruzados ante una problemática que ha marcado la historia de nuestro país como es el narcotráfico, aún màs, cuando el microtráfico está latente entre los universitarios y a la salida de los colegios.

En Colombia el promedio de consumo de drogas a temprana edad pasó de los 14 a los 13 años, el consumo de marihuana pasó de 6,9% a 7,8% y asimismo se incrementó en otras sustancias como la cocaína, el dick o el popper. El Observatorio de Drogas de Colombia reveló que en el Chocó los niños están iniciando a los 11 años y en algunos sitios se consiguen dosis de heroína hasta en 100 pesos. ¿cómo podemos proteger a nuestros jóvenes ante un escenario tan oscuro?

En países tan abiertos frente al tema de la droga como Holanda, que legalizó el consumo de marihuana en los años 70, se prohibió hacerlo en espacios públicos desde el 2008 y, para ello, se destinaron lugares específicos como los conocidos coffe shops. La ciudadanía estuvo de acuerdo y se comprometió a cumplir la norma. En los últimos años, a raiz del aumento de consumo de drogas en dicho país y de un turismo focalizado en la compra de sustancias alucinógenas, algunas ciudades tomaron medidas más radicales. Por ejemplo, La Haya prohibió definitivamente el consumo en cualquier lugar, público o privado.

Si en estos países, que son más permisivos frente a la problemática de las drogas, se prohibió el consumo en espacios públicos desde hace más de una década, ¿por qué se permite en Colombia, donde el narcotráfico ha sido el mayor combustible de la violencia y, ahora además de producirla también se consume? Realmente no tiene explicación.

A inicios de su mandato, el Presidente Iván Duque expidió el decreto que faculta a la Policía a decomisar la dosis mínima, lo que ha significado un gran avance. Con el Código de Policía se reforzaba el control frente al consumo de sustancias psicoactivas y alcohol en espacios como parques, parqueaderos o plazas públicas. Con la medida de la Corte no solo se retrocede frente a lo establecido en el Código de Policía, sino que se deja sin piso el decreto presidencial sobre la dosis mínima. Todo esto es grave.

Por tal motivo. solicité al presidente del Partido Conservador, Omar Yepes, que como colectividad le pidamos al Consejo Nacional Electoral que incluya una papeleta en las próximas elecciones regionales de octubre. La papeleta permitirá preguntarles a los colombianos lo siguiente: ¿Está de acuerdo con que se prohíba el consumo de drogas y alcohol en los espacios públicos de nuestro país?

Este mecanismo democrático le da la oportunidad a millones de colombianos que levanten su voz y le exijan al Estado proteger a la juventud y niñez del flagelo de las drogas. Es nuestro deber defender a las familias colombianas y más cuando pertenezco a un partido que históricamente se ha caracterizado por promover el respeto a los derechos de los niños y de todos los ciudadanos. Nuestra sociedad no puede seguir siendo tan permisiva frente al consumo de drogas y alcohol, ni que los más jóvenes continúen siendo una presa fácil de las bandas del microtráfico y narcotráfico que terminan por destruir sus vidas.

Es hora de escuchar el clamor de todos los ciudadanos y darle un mandato al Estado para que esto no siga ocurriendo.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO